domingo, 29 noviembre 2020
05:00
, última actualización
Especial cine de Terror

«Cadáver»: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar?

La plataforma digital Netflix entrega un trabajo del noruego Jarand Herdal que nos coloca ante preguntas fundamentales que aluden a nuestras estructuras morales y éticas. Hora y media de terror y horror

23 oct 2020 / 17:44 h - Actualizado: 23 oct 2020 / 17:58 h.
"Cine","Cine - Aladar","Especial cine de Terror","Ocio durante el coronavirus"
  • Thorbjørn Harr es uno de los protagonistas de ‘Cadáver’. / Netflix
    Thorbjørn Harr es uno de los protagonistas de ‘Cadáver’. / Netflix

Una de las cosas que mayor terror provoca en el ser humano es la incertidumbre, el proceso de pérdida de control de la situación, el no saber qué hay esperando un segundo más allá o a un metro a la derecha. Y todo se complica si el terror se convierte en horror. Es decir, si del miedo intenso se pasa a un miedo mezclado con la repugnancia que generan algunas cosas (ponga usted aquí las que quiera). No saber produce miedo; el miedo provoca parálisis; y la parálisis es el fin de todo.

«Cadáver» es un película de realizador noruego Jarand Herdal. El guion es, también, cosa suya. Herdal nos lleva a un mundo que, tras un conflicto nuclear, se ha convertido en un lugar imposible. Todo es gris, todo es hambre, todo es absoluta desesperación; y la muerte espera agazapada en cada rincón.

Leonora, Jacob y su hija Alice, forman una familia que no ve salida a la situación que está viviendo. Pero aceptan una invitación para asistir a una representación teatral en un antiguo hotel que vemos siempre iluminado al final de la ciudad. Es el único edificio en el que brillan luces poderosas y en el que se vive un lujo decadente aunque acogedor dadas las circunstancias. Allí hay comida, allí se puede pensar en el futuro. Aunque poco después de llegar se desata el horror.

«Cadáver»: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar?
‘Cadáver’ es un película terribe y horrible. / Netflix

El realizador noruego nos coloca ante preguntas que nos hacemos en pocas ocasiones. Seguramente, no queremos contestar algunas salvo que sea necesario. ¿Qué estarías dispuesto a hacer para sobrevivir? ¿Comerías cualquier cosa si tuvieras un hambre atroz? ¿Merece la pena mantener intacto el sistema moral y ético si a cambio te aseguras la muerte? ¿Hasta dónde puede llegar tu generosidad en situaciones extremas? Y las respuestas que nos ofrece son estereotipos, lugares comunes que no aportan nada a lo que ya sabemos. Tal vez hubiera merecido la pena formular las preguntas sin esbozar las respuestas. Ese afán que ponen algunos artistas en explicar destroza más de una propuesta.

La película recuerda mucho a «El hoyo» en esa propuesta ética que el realizador intenta lanzar a la línea de flotación de nuestros sistemas morales. La estética es parecida en su profundo color gris y en el mar de desolación que puede ser un mundo dominado por el hambre y la supervivencia como objetivo fundamental.

«Cadáver»: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar?
El final de la película ha generado un intenso debate. / Netflix

La dirección actoral es la justa (los protagonistas a Gitte Witt, Thomas Gullestad y Thorbjørn Harr están correctos y cumplen con sus papeles); la fotografía busca las sombras y los tonos colorados cuando los peligros acechan, es cuidadosa con los encuadres; el montaje es casi lineal y la comprensión de la trama es, así, muy sencilla; la banda sonora es plana y no destaca.

Se ha hablado mucho del final de la película y se ha abierto un debate sobre su significado. No hay que dar muchas vueltas para entender que se trata de un resumen de la propuesta que nos han presentado desde el principio de la película y que se coloca en las consciencias para agarrarlas de las solapas y zarandearlas.

Terror y horror. A veces, cierto asco. Y la pregunta en el aire: ¿Qué haría yo en esas mismas circunstancias?


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016