martes, 22 octubre 2019
09:06
, última actualización

«Carter»: La lírica de los malos

Un comienzo en las antípodas de la buena escritura creativa -’La lluvia llovía’-; un final maravilloso y propio de la literatura mejor construida; y un personaje inolvidable y terrorífico: Jack Carter. Estupendo relato

03 oct 2019 / 22:30 h - Actualizado: 29 sep 2019 / 23:23 h.
  • Michael Caine y Ted Lewis. / El Correo
    Michael Caine y Ted Lewis. / El Correo

Es posible que la novela policiaca británica actual sea el producto del enorme cambio que supuso la publicación de «Carter» («Jack’s return home», 1970), novela de Ted Lewis.

El autor murió cuando tenía 42 años. El alcohol no tuvo clemencia alguna. Con «Carter» creó un mundo negruzco, un territorio conquistado por las chimeneas, el metal fundido, la suciedad moral y la violencia como herramienta con la que se soluciona cualquier problema.

Jack Carter es un sicario violento y elegante; no grita ni hace lo que haría cualquier macarra; no tiene escrúpulos y es letal con un arma en la mano. Carter regresa a una ciudad industrial de la que no sabemos el nombre, un lugar que no pisaba desde que enterrara a su padre años atrás. Esta vez es el hermano al que hay que despedir. Y Jack no cree que la muerte se produjera a causa de un accidente de tráfico.

El ritmo narrativo de la novela es vertiginoso desde el primer párrafo. Jack crecerá como personaje llegando a ser robusto y perfilado con exactitud; la trama avanza con rapidez mientras los secundarios, los escenarios y los objetos (todos los actantes) iluminan al protagonista. Los diálogos (muy, muy, cinematográficos) aceleran todo y nos proporcionan una información vital para que el relato funcione correctamente.

«Carter»: La lírica de los malos

No falta la lírica en «Carter». Aunque no abundan, algunas imágenes son potentísimas (el final del libro es una maravilla) y dejan una estela poética que contrasta mucho y bien con escenarios casi brutales en los que se desarrolla la acción, con unas vidas tristes y tremendas.

Una vez que el lector abre la novela es muy difícil que pueda cerrarla sin arrepentirse un instante después.

Los amantes de la novela criminal encontrarán en «Carter» un relato imprescindible.

Calificación: Muy buena.

Tipo de lectura: Vertiginosa como lo es el ritmo narrativo que imprime Ted Lewis a la acción.

Tipo de lector: Todo aquel que no se asuste ante escenas violentas y trepidantes.

Personajes: Jack es inolvidable. Lo encarnó Michael Caine en la versión cinematográfica.

Argumento: La maldad y la violencia cierran círculos construidos con maldad y violencia.

¿Dónde leerse?: Cerca de una zona industrial abandonada o algo parecido.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016