Menú

El Amor Romántico MATA

Sufrimos un bombardeo insoportable con mensajes sobre el amor que confunden, inquietan, enervan, desquician o sirven de bálsamo para los sentimientos. Pero, sin embargo, existen otros que, sin ser tan numerosos, tratan de poner las cosas en su sitio.

15 feb 2016 / 08:01 h - Actualizado: 06 feb 2016 / 19:10 h.
"Tribuna Aladar"
  • El amor romántico MATA. / Paloma Garrido
    El amor romántico MATA. / Paloma Garrido
  • El amor romántico perjudica gravemente la autonomía. / Paloma Garrido
    El amor romántico perjudica gravemente la autonomía. / Paloma Garrido

El Amor es un tema universal. Pintura y escultura, películas y series, letras de canciones, poesía y prosa hablan de él, tratan de interpretarlo, expresarlo, sonrojar, sacar sonrisas y despertar las más variadas emociones de quienes son receptores de sus mensajes porque, en estos menesteres, ¿quién no tiene una historia?

A lo largo del tiempo el Amor ha tenido diferentes apellidos: Amor Platónico, inalcanzable y acompañado de su ideal de belleza; Amor Pasión, ataviado bajo ese halo de sufrimiento y tragedia donde la muerte siempre conseguía colarse; el respeto y templanza del Amor Cortés; o el Amor Romántico, la ciénaga que nos atrapa en pleno siglo XXI. Esa idea de la media naranja, la idealización de un amor imposible o el ser todo para el otro, elementos con los que la factoría Disney en particular, o Hollywood en general, nos ametralla sin piedad cada día:

-¡Si no me ama, me muero!

-¡Y un cuerno!

Cada día vemos en la ciudad cientos de pintadas de carácter político y social, intervenciones con un marcado contexto que no siempre envejecen bien, su significado ha quedado desfasado pero ¿qué pasa si el tema es atemporal? Cuando alguien plasma su percepción del amor en la frontera entre el espacio público y el privado no podemos evitar pensar en primera persona, sentirnos protagonistas. Mensajes anónimos que nos sorprenden en mitad de la calle, justo cuando menos esperas, para hacernos pensar durante un instante al menos sobre un tema del que todo el mundo forma parte, de una manera original, diferente e impactante.

Podríamos ver estas acciones como fortuitas, fruto de la rabia por ejemplo, pero cuando la forma de presentar el texto se vuelve tan importante como el mensaje, se crea un pequeño juego donde quien repara en esas advertencias tan similares a las que vienen en las cajetillas de tabaco, sigue buscando una tras otra. El amor romántico mata, es una suerte de tuit simbólico y sobre todo visual, que no debe pasar desapercibido, su producto esconde doctrinas sumamente perjudiciales sobre las relaciones de pareja y nocivas para la salud mental de quienes lo consumen. Evolucionemos por favor, cambiemos de una vez este último apellido del Amor por otro que nos haga más felices.

Las diferencias enriquecen el conjunto cuando ambos están dispuestos a compartir con el otro en un equilibrio donde lo común no haga desaparecer lo individual. Clara Coria.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos