jueves, 02 diciembre 2021
12:39
, última actualización

«El belenismo, como tradición religiosa, tiene un futuro esperanzador»

Este domingo arranca en YouTube la novena temporada de ‘Caminando hacia el Belén’, un clásico de las navidades que, con dirección del periodista Juanma Labrador y la realización de JRP Videos, nos permite descubrir el fascinante arte del belenismo

18 nov 2021 / 08:58 h - Actualizado: 18 nov 2021 / 09:04 h.
"Entrevista - Aladar","Navidad","Navidad en Sevilla","Entrevista"
  • Juanma Labrador en la XXVII Feria del Belén de Sevilla.
    Juanma Labrador en la XXVII Feria del Belén de Sevilla.

Un año más, y coincidiendo con la festividad de Cristo Rey, regresa ‘Caminando hacia el Belén’, el espacio sobre belenismo que lleva nueve años descubriéndonos los entresijos de este precioso arte. La temporada constará de seis programas, los cuales se emitirán por YouTube a partir de las 19 horas, comenzando este domingo 21 de noviembre y concluyendo el 26 de diciembre, día de la Sagrada Familia. Al frente del mismo se encuentra el periodista y pregonero de la Navidad de Sevilla en 2016 Juanma Labrador.
¿Cuál es tu primer recuerdo de la Navidad?

Montar el nacimiento en mi casa. Desde siempre. Recuerdo, como si fuese ayer, a mi tío-abuelo José Vázquez Recio, hermano de mi abuela materna, instalando el belén en el salón de casa. Tenía ya setenta y tantos años de edad cuando yo era pequeño, y me acuerdo del esfuerzo que realizaba para que no nos faltase nunca aquella recreación en nuestro domicilio. Ya en sus últimos años comenzó a ayudarle mi hermano Antonio, que como muchos saben es escultor e imaginero, y cuando él comenzó a tener mayor faena en su taller, empecé a montarlo yo. Por lo tanto, mis recuerdos de la Navidad desde la niñez son las viejas cajas con las figuras, subirlas desde el trastero, ir a por serrín a una carpintería porque este no se vendía en ninguna tienda especializada en belenes como hoy, buscar el papel de embalar para hacer las montañas, ir a por musgo o a por algo que se le pareciese a algún parque cercano... Todo ello va unido indisolublemente a mi persona.
¿Qué te llevó a realizar un programa de televisión sobre belenismo?

La ausencia de esta temática entre tanta programación televisiva, así de claro. Cuando llegaba diciembre, en los programas de formato magacine, concretamente en los de media tarde, se insertaba algún reportaje sobre algún artista ligado al mundo belenista, u otro en el que se mostrase al telespectador cómo se estaba llevando a cabo la instalación de un belén que, en pocos días, podría visitarse en tal o cual entidad de esta u otra ciudad. Y se acabó. No había más. Por ello, cuando tuve la oportunidad de crear ‘Caminando hacia el Belén’ lo hice sin pensarlo dos veces, porque era todo tan virgen en ese ámbito televisivamente hablando que, hiciese lo que hiciese, iba a ser novedoso. Así que cuando estuve trabajando en la recordada María+Visión España, se lo planteé al director, le hablé de hacer cuatro programitas de una media hora durante las noches de los domingos de Adviento y me dio el visto bueno. Y así arrancamos en 2013. Luego pasamos por varias cadenas locales pero colgando siempre los programas en YouTube, hasta que decidimos quedarnos sólo en dicha plataforma desde 2018.
¿Cómo surge el título ‘Caminando hacia el Belén’?

De la manera más natural. Nuestra vida es siempre un camino. Y el propio Adviento no es otra cosa que un recorrido que nos lleva al nacimiento del Hijo de Dios, y nos preparamos para recibirle. Y entre esos preparativos siempre debe estar ese belén que sale del corazón y que queremos compartir con nuestros seres más queridos. Por lo tanto, cada año regresamos a Belén, y es justo lo que hacemos en nuestro programa cuando te paras a pensarlo detenidamente. De este modo, haciendo un juego de palabras, si le adjuntamos al nombre propio el artículo por delante, ello nos deja ver que hablamos de temática belenista y no en sí de la población donde nació Cristo, aunque yo quise mantenerle la letra inicial en mayúscula, porque el belén, en minúscula y como palabra sustantivada, es lo que nos lleva a esa Belén, en mayúscula y como nombre propio, en la que nos postramos como pastores ante el Niño Jesús recién nacido en el portal.
¿Por qué crees que la tradición belenística goza de tan buena salud pese a la secularización de una gran parte de la sociedad?

Porque, le pese a quien le pese, nuestra fe es inquebrantable y mueve montañas. ¿Por qué gozan igualmente de tan buena Salud —sí, en mayúscula, seguro que muchos me entienden— las hermandades y cofradías? ¿Por qué sigue habiendo tanta gente que peregrina en las distintas romerías que se celebran? ¿Por qué se siguen llenando nuestros templos? Porque nuestra fe es firme, como se decía en el inolvidable lema de la JMJ de 2011 en Madrid. Y dentro de todo ello, el belenismo, como tradición religiosa, tiene un futuro esperanzador como lo tiene nuestra propia Santa Madre Iglesia.
¿Es Sevilla una punta de lanza en esta y otras tradiciones cristianas?

Considero que sí, y junto a ella toda Andalucía. No puede negarse lo robustecidas que se hallan en nuestra región las cuestiones vinculadas con la religiosidad popular y el movimiento que todo ello genera. Aunque en navidades sí deberíamos seguir haciendo un esfuerzo mayor porque haya más y mejores belenes en nuestras parroquias y capillas, porque ayudan también a acercar a los fieles a los templos. Y sobre todo aprovecho para decir que echo en falta que en nuestra catedral hispalense se instale un belén como se hacía hasta no hace muchos años. Es más, se hacía de tal modo que no afectase ni al desarrollo del culto ni a las visitas culturales al mayor templo metropolitano, pues se ponía el belén en el trascoro, pegado interiormente a la puerta de la Asunción, accediéndose por la propia Avenida de la Constitución a través de la puerta del Baptisterio para salir por la de San Miguel. Es fabuloso que haya belenes en distintas entidades sociales, porque hacemos que Dios no sólo esté en espacios sagrados; pero en los recintos sacros debe estar más presente con los belenes, y sobre todo en aquellos de especial relevancia como una catedral.
Imagino que uno de los momentos más emocionantes del Adviento es el montaje de tu propio Nacimiento en casa. ¿Algún consejo para los que se inician?

Que nunca les falte la ilusión, y que piensen que con el belén están instalando un particular altar doméstico mediante el que se le rinde culto al Niño Dios cuando da a luz la Virgen María, como Divina Pastora que Ella es en su Blanca pureza, para infundirnos así toda su Esperanza.
El 21 de noviembre arranca la novena temporada de ‘Caminando hacia el Belén’. ¿Qué novedades nos aguardan?

Habrá novedades técnicas que traerán consigo un aspecto renovado del programa, lo cual es un claro mérito de Julio de los Ríos Pastrana como realizador y editor de JRP Vídeos, la empresa que desde el año pasado hace posible audiovisualmente ‘Caminando hacia el Belén’. Y como se decía en el ‘Un, Dos, Tres’... «Hasta ahí puedo leer».
¿Con qué te quedas de estos nueve años al frente del programa?

Con la ilusión. Con la fe con la que se hace todo. Con el cariño. Con la emotividad. La gente ha hecho suyo este programa, y somos muchos los que cada año vamos ‘Caminando hacia el Belén’. Son muchas personas las que aguardan que regrese el domingo de la festividad de Cristo Rey para que arranque una nueva temporada. Y esa es, sin duda, una gran motivación para seguir con esta bendita locura. Hay quienes me dicen que cuando se lanza el anuncio de la lotería de Navidad, ven que se instalan las luces en las calles y oyen ese soniquete del villancico «Las casas del nacimiento» interpretado por mi querido coro de mi Esperanza de Triana que sirve de cabecera para el programa, se dan cuenta que «esto ya está aquí». Y he de reconocerlo, que te digan cosas así te embargan el corazón.
El año que viene, ‘Caminando hacia el Belén’ cumplirá una década de vida y tocará hacer balance. ¿Qué retos os faltan por cumplir?

Nos quedan por cumplir muchos retos que los iremos afrontando en los próximos años. Qué duda cabe que el programa no es el mismo que nació en 2013, ha ido creciendo y madurando. Ya dije que el primer año fueron cuatro programas de media hora, y actualmente son seis de algo más de una hora, y aquí seguimos, porque algo tiene el agua cuando la bendicen. Ahora bien, para poder cumplir muchos retos futuros nos hace falta poder invertir, y para ello necesitamos más patrocinadores, y ya creo que compito con San José, a ver quién llama a más puertas, si él buscando posada para la Virgen aún embarazada o yo para llevar a ese Niño que Ella parió a las casas de tantísima gente a través de ‘Caminando hacia el Belén’. Desde aquí animo a que, quien crea en este proyecto, se haga anunciante nuestro con su entidad, negocio o empresa.
Si tuvieras que recomendar una ruta de belenes imprescindibles de Sevilla, ¿cuáles no podrían faltar?

El que jamás puede faltar es el de Silvio Torilo en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla. Y quien venga de fuera a ver belenes en nuestra ciudad, ese es una cita ineludible por su valía artística, por cómo se trabajan las perspectivas, por las construcciones... Luego, por su grandiosidad, el de Luis Miguel Garduño en la sede de Cajasol. Tampoco se debe dejar de visitar el napolitano del Convento del Santo Ángel por la enorme calidad de sus figuras principalmente y por el espectacular revuelo de ángeles existente sobre el misterio del nacimiento. A nivel más popular, es muy hermoso el de la Parroquia de San Marcos. Y de los existentes en domicilios particulares, el archiconocido de la calle Goya en Nervión, un auténtico deleite para los sentidos. Y ojalá Sevilla tuviese algún día un museo de belenes como lo hay en Jerez de la Frontera y, sobre todo, en Mollina, pero si aquí no logramos crear ni uno para las cofradías en general...


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla