Menú
Rugby y cultura

«El factor humano»: ‘Nelson, Nelson’

¿Puede un partido de rugby cambia el rumbo de la Historia? La respuesta es sí. Ocurrió el año 1985 y Sudáfrica pudo superar la peor crisis imaginable

05 mar 2020 / 22:48 h - Actualizado: 05 mar 2020 / 22:57 h.
"Libros","Rugby","Libros - Aladar","Rugby y cultura"
  • John Carllin. / Photo by Romina Santarelli
    John Carllin. / Photo by Romina Santarelli

Cuenta John Carlin en «El factor humano» cómo la selección nacional de Sudáfrica de rugby derrotó a la francesa en las semifinales del Campeonato del Mundo de 1995 celebrado en el país africano. Benazzi, delantero francés, siempre insistió en que consiguió un ensayo en los últimos momentos del partido que no subió al marcador puesto que el árbitro no apreció que la oval cruzase la línea de fondo. Ese ensayo hubiera servido para que los franceses disputaran la final. Pero también le dijo a Morné du Plessis, exjugador y directivo de la South African Rugby Union, lo siguiente: «Lloramos desconsolados cuando perdimos con vosotros. Pero, cuando fui a ver la final el fin de semana siguiente, volví a llorar, porque sabía que era más importante que no estuviéramos allí, que lo que estaba ocurriendo ante nuestros ojos era más importante que una victoria o una derrota en un partido de rugby». Este fragmento podría servir de resumen para este valioso libro que narra cómo un país logró salir adelante gracias a un partido de rugby.

El relato periodístico es un género que, bien utilizado, puede dar frutos excelentes. Truman Capote ya dejó claro que el mestizaje entre periodismo y literatura no solo era exquisito sino que era necesario. ¿No es «A sangre fría» un libro excelente y muy difícil de superar en todos los aspectos?

«El factor humano» es el libro en el que se nos acerca a la realidad histórica de Sudáfrica desde los primeros tiempos de la CNA hasta los años 80 y 90. Y se construye sobre un cierre insólito y maravilloso, sobre la conquista del Campeonato del Mundo de Rugby de 1995 que fue, además, la conquista de las libertades, de la igualdad y de la paz. Al menos fue el cimiento indispensable.

El autor John Carlin, dedicó años a entrevistar a los protagonistas políticos y deportivos que estuvieron involucrados en el llamado ‘proceso’ (sí, se llamó ‘proceso’ y es que, a estas alturas, casi todo está inventado). Carlin logra un libro robusto, compacto, de una potencia informativa arrasadora; un libro que despliega una carga expresiva y emocional apabullante. Los que tenemos una edad y vivimos todo aquello en tiempo real, es difícil que podamos controlar la emoción que provoca el recuerdo de una de las cosas más preciosas que ha vivido la humanidad en los últimos cien años.

«El factor humano»: ‘Nelson, Nelson’

Como es lógico, la figura central es la de Nelson Mandela, pero los springboks (encarnados casi siempre en la figura del capitán del equipo en aquel momento, François Pienaar) son protagonistas también. Y los miles de mandelas que vivieron aquello en su país son la salsa del relato.

La final que se jugó en el campo de Ellis Park y enfrento a las selecciones de Sudáfrica y Nueva Zelanda, fue algo más que un partido de rugby. Fue el sello de oro que hizo que blancos y negros dejarán atrás el horror del apartheid y sus consecuencias inhumanas, lo que logró que en Sudáfrica se formase un bloque que terminaría abriendo las puertas al futuro. Además, conviene recordarlo, uno de los equipos con más talento de la historia, los All Blacks de Jonah Lomu, cayó derrotado y no pudo proclamarse campeón del mundo.

El libro es ameno, muy interesante, se lee con facilidad y la información que contiene es una joya. Bien contado, bien escrito y bien estructurado.

Calificación: Muy bueno.

Tipo de lectura: Amena, absorbente.

Tipo de lector: Aficionados al rugby. Todo aquel que quiera comprender cómo Sudáfrica logró ser un país democrático sin pasar por una guerra cruenta.

¿Dónde puede leerse?: En las gradas del Ellis Park. Si te queda lejos, en casa junto a un café.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos