El mapa fantasma: Y Dios hizo la bacteria

Atractivo y necesario libro de Steven Johson que habla del brote de cólera que se produjo en Londres el año 1854. Todo cambió después de que John Snow (médico) y Henry Whitehead (pastor protestante) lograsen saber cómo se produjo el desastre sanitario. En aquella época, era uno más

05 jun 2020 / 13:37 h - Actualizado: 05 jun 2020 / 13:50 h.
"Libros","Libros - Aladar"
  • Steven Berlin Johnson. / El Correo
    Steven Berlin Johnson. / El Correo

Durante el verano de 1854, se detectó un brote de cólera que acabaría con cientos de personas. La primera noche murieron 500 individuos. La mortalidad provocada por la bacteria Vibrio Cholerae se confundía con lo que se conocía como Miasma, con la falta de higiene entre las personas y con una salubridad muy deficiente que convertía las ciudades en lugares detestables. Si alguien hubiera dicho que la enfermad era provocada por un ser microscópico hubiera sido tomado por loco.

Este brote que se produjo en el Soho londinense sirvió para que un anestesista, John Snow, y un reverendo, Henry Whitehead, supiesen llegar a una conclusión que cambiaría el tratamiento de epidemias y el concepto de ciudad que, en aquel momento, se iba dibujando torpemente.

Una fuente, la que estaba situada en Broad Street era el centro de un brote que se logró atajar, salvando cientos de vidas, gracias a la observación, el análisis y un punto de valentía.

El círculo médico victoriano tuvo que claudicar y empezó a mirar en otras direcciones hasta ese momento desconocidas y despreciadas.

El libro se puede leer como si fuese una novela. Steven Johnson un excelente divulgador, logra una tensión narrativa notable y no renuncia a explicar todos y cada uno de los conceptos que van apareciendo a lo largo de la historia que cuenta. En resumen, es un libro que puede leer cualquiera.

La descripción de la enfermedad, de los efectos tremendos que provocaba en las personas, lo fácil que resultó controlar el brote gracias a la observación, la negación de la superchería y lo sencillo que es el tratamiento (hoy) de una enfermedad que acabó, sin remedio, con la vida de millones de personas, resulta, al menos, perturbador.

El mapa fantasma: Y Dios hizo la bacteria
Portada de ‘El mapa fantasma’. / El Correo

«El mapa fantasma» se publicó, por primera vez, el año 2006 y ya, en el epílogo el autor habla de la amenaza de una pandemia como la que estamos viviendo en la actualidad. En ese mismo epílogo, Johnson indaga en territorios relacionados con la guerra biológica y armas de todo tipo que desentonan con el conjunto del relato. En sin duda alguna lo peor del libro.

En conjunto, «El mapa fantasma» resulta muy interesante y muy didáctico. Si algunos políticos utilizasen su tiempo leyendo «El mapa fantasma», «El jinete Pálido» de Laura Spinney o «Contagio» de David Quammen, tal vez otro gallo nos cantaría.

La traducción de Cristina Mbarichi es muy acertada y cuida mucho de los matices. Y la edición de la editorial Capitán Swing es tan cuidada como a lo que nos tienen acostumbrados.

Calificación: Hoy, necesaria.

Tipo de lector: Interesados en saber de qué va esto de la vida.

Tipo de lectura: Fascinante. Amena.

¿Dónde puede leerse?: Cerca de una fuente.

El mapa fantasma: Y Dios hizo la bacteria
John Snow Memorial. / El Correo

Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos