Menú

«El pique entre béticos y sevillistas es único en España y en el mundo»

Tras la buena acogida de su novela ‘Y la historia del deporte se escribió en Sevilla’ (Punto Rojo Libros), Martín Isidro Vázquez León regresa a las librerías con su continuación: ‘Y el orgullo del Betis hizo otra vez historia’

29 oct 2022 / 18:00 h - Actualizado: 29 oct 2022 / 18:04 h.
"Libros","Libros - Aladar","Entrevista - Aladar","Entrevista"
  • «El pique entre béticos y sevillistas es único en España y en el mundo»

Raro es el año que Martín Isidro Vázquez León (Sevilla, 1966) no nos sorprende con algún libro. Y es que la fertilidad de este escritor es tal, que este 2022 las librerías han recibido varias propuestas salidas de su pluma: desde una primera novela dedicada al deporte rey a un extenso trabajo que reúne toda su producción lírica.

Pero la cosa no queda ahí, pues a las puertas de la campaña navideña, el autor residente en Triana publica la continuación de su primera ficción futbolera; un relato distópico y repleto de curiosidades que lleva por título ‘Y el orgullo del Betis hizo otra vez historia’ (Punto Rojo Libros), y que a diferencia del anterior —centrado en el equipo de Nervión— pone el foco en el club de las trece barras.

«El pique entre béticos y sevillistas es único en España y en el mundo»

El libro está dedicado a Antonio Biosca, ex futbolista nacido en Almería que jugó doce temporadas en el Real Betis Balompié y disputó con España el Mundial de Argentina de 1978. ¿Cómo le conociste?

Para empezar, a Antonio Biosca lo vi jugar algunas veces en vivo y en directo, cuando yo era adolescente. Aún recuerdo su estampa en el álbum de cromos que coleccioné de la temporada 1976-77. Hace unos treinta años, lo reconocí en una calle del centro de Sevilla y estuve dialogando muy animadamente con él, rememorando toda aquella época. Después descubrí con sorpresa que vivía cerca de mí, y desde entonces hemos charlado en otras muchas ocasiones.

La trama de ‘Y el orgullo del Betis hizo otra vez historia’ arranca con dos noticias extraídas de la prensa donde se informa de los fichajes del Betis para la temporada 2071-2072. Lo más curioso es que, pese a ambientarse dentro de cincuenta años, la forma de entender el fútbol permanece inalterable.

El fútbol no tiene por qué alterarse con el paso del tiempo. Siempre se ha vivido y se disfrutará con la misma expectación y pasión.

Otra de las singularidades de la novela es que repiten varios personajes de la primera parte (‘Y la historia del deporte se escribió en Sevilla’), como los béticos Quino y Lolo, y los sevillistas José Pedro y Ricardo. Háblanos de ellos.

Los béticos Quino y Lolo aparecen en la primera parte más de pasada, ‘metiéndole caña’ a sus conocidos sevillistas (José Pedro y Ricardo). En esta nueva entrega aparecen más en serio, hablando del Betis actual y haciendo historia del equipo. Eso sí, aparecen de manera más formal al principio, porque al final adquieren un talante más festivo y divertido a raíz de la victoria del Betis. En cuanto a los sevillistas, siguen una línea similar, si bien sus vidas han evolucionado, porque José Pedro es médico del Sevilla F.C. y va a ser padre, y Ricardo ya es profesor de la universidad y un ambicioso historiador.

Por boca de los personajes nos enteramos de que el Real Betis atraviesa una larga racha sin ganar a su eterno rival, pese a haber jugado grandes partidos frente al Real Madrid, el Valencia o el Atlético. Una situación que recuerda a ciertas campañas del equipo de Heliópolis.

El Betis es un equipo que a veces da buenas sorpresas y vence a los grandes equipos.

Otro aspecto que conecta al Betis del futuro con el del pasado es la evocación de las finales de Copa del Rey de los años 1977 y 1997. ¿Qué recuerdos tienes de aquellos partidos?

La del año 1977 no la recuerdo muy claramente, me perdí parte del partido. La de 1997 la vi junto a mi padre, que había salido de una grave operación, y con otros familiares. Hubo decepción en todos, porque ninguno queríamos que la Copa del Rey se la llevaran los catalanes.

Además de hablar de futbol, la trama de ‘Y el orgullo del Betis hizo otra vez historia’ incluye un bonito homenaje a la poesía. ¿Cómo se te ocurrió y de qué modo bebe de ti el personaje de Ricardo?

El personaje de Ricardo es un historiador que decide enfrentarse a la redacción de una ambiciosa y sorprendente obra: ‘Poesía e Historia’. O lo que es lo mismo, la historia de la humanidad en verso. Los dos poemas que aparecen en la novela son míos, y el hecho de haberlos escrito en su día se debe a que pretendía elaborar una enorme obra enciclopédica. Fue un gran proyecto que fracasó, pero quedaban textos como los que he puesto en el libro.

Igualmente tenemos a otro personaje llamado Carmen cuyo gusto por la literatura es evidente...

El personaje de Carmen también tiene que ver conmigo, porque esta chica, que es sevillista, es una apasionada de la poesía y de la literatura. En la anterior novela estudiaba filología y en esta es profesora en Utrera.

Algo que salta a la vista desde los primeros capítulos es el lenguaje sencillo, la introducción del humor y el hecho de ambientar la trama en escenarios de la vida cotidiana, como una carnicería o una pastelería. ¿Es este un modo de hacer más cercana la novela a los lectores?

Por supuesto que sí. No cabe la menor duda. En la cotidianidad de Sevilla se vive el pique entre sevillistas y béticos de una forma, yo creo, que única en España y en el mundo.

Otra curiosidad es la presencia de establecimientos reales de la ciudad, como el restaurante Jamaica o el bar Bilindo. ¿Por qué escogiste estos lugares?

El restaurante Jamaica está en Heliópolis, cerca del Benito Villamarín, y tiene mucha tradición entre los béticos. Ten en cuenta que los antiguos jugadores de la mítica final de 1977 se reúnen en este establecimiento para comer y hacer convivencia durante toda una vida. En cuanto al bar Bilindo, como está en una zona no demasiado alejada del estadio y el lugar es atractivo, pues vi que era un buen escenario para la novela.

Por último, el libro incluye una sorpresa final con tintes musicales...

Sí, hago lo mismo que en la otra novela. En la anterior fue el himno de El Arrebato, para celebrar la goleada sevillista, y en esta los dos himnos del Betis, para festejar la respuesta al rival del equipo de Heliópolis. Aunque creo que el Betis tiene algún himno más, me he quedado con el del grupo Fondo Flamenco y con el Himno Oficial.

«El pique entre béticos y sevillistas es único en España y en el mundo»

Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos