sábado, 16 octubre 2021
17:40
, última actualización

Humor y metateatro bajo el cielo de Itálica

El Festival de Artes Escénicas ANFITRIÓN arranca en el Teatro Romano de Itálica con «La comedia de la cestita», clásico de Plauto dirigido por Pepe Quero que provocó las risas del público con su disparatado planteamiento

24 jul 2021 / 14:55 h - Actualizado: 24 jul 2021 / 14:58 h.
"Teatro","Teatro Aladar"
  • Humor y metateatro bajo el cielo de Itálica

En el año 2020, la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía puso en marcha un festival de artes escénicas que buscaba ser un punto de encuentro entre creadores y público, utilizando para ello enclaves históricos repartidos por toda la comunidad. Avalado por crítica y público, este año ANFITRIÓN retorna con mayor fuerza ofreciendo teatro, danza, circo, clown, títeres y música en seis sedes repartidas por las provincias de Almería, Cádiz, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla, e incluyendo novedades como la incorporación del Joven Coro de Andalucía en su atractiva programación. En el caso sevillano, el festival toma como escenario el Teatro Romano de Itálica, en el municipio de Santiponce, y sus funciones se extienden desde el 23 de julio al 7 de agosto.

El primero de los espectáculos, La comedia de la cestita, adaptación de la célebre Cistellaria del dramaturgo latino Tito Maccio Plauto, vio la luz anoche bajo un cielo estrellado que permitía evocar los días grandes de Adriano y Trajano, emperadores de Roma nacidos en nuestra tierra. Producida por GNP Producciones y Clásicos Contemporáneos, su acción nos traslada hasta el año 15 a.C., cuando la ciudad de Emérita Augusta (actual Mérida) recibe al cónsul Marco Agripa para la inauguración de su nuevo teatro. Tal es la importancia del evento, que el séquito venido desde la capital del Imperio incluye al mismísimo Plauto, quien junto a su compañía, da inicio a los ensayos de Cistellaria el día antes de la inauguración.

La comedia de la cestita, cuya trama está basada en El banquete de las mujeres (Synaristosai) del griego Menandro, cuenta la historia de amor entre Selenia, hija de una panadera, y Alcesimarco, noble cuyo padre reprueba dicha relación —este prefiere que su hijo se case con la hija de su viejo y hacendado vecino Demifón—. Partiendo de la técnica del «teatro dentro de teatro», Plauto da instrucciones a sus intérpretes, quienes en una divertida mezcla con sus propios personajes, dan lugar a un enredo que se complica con la presencia de Auxilio, un músico que el dramaturgo ha contratado para esta función y que parece ocultar algo. Mientras en el plano de la función Alcesimarco lucha por el amor de Selenia, su madre busca la cestita en la que la niña fue entregada a su criado al nacer y su tía Lena se emborracha, Plauto se enfrentará en el plano real a Auxilio en una batalla dramatúrgica que no deja a nadie indiferente.

Humor y metateatro bajo el cielo de Itálica
Itziar Castro (Gimnasia) se abraza a María Esteve (Selenia) en una de las escenas del montaje.

Estrenada en el 66 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida el pasado 2020, lo mejor que podemos decir de esta versión del texto plautino es que funciona como un reloj en su objetivo de conectar con el público. Si ya en los tiempos de Plauto los espectadores respondían a su trama «de reconocimiento» con notable entusiasmo —no en vano el autor está considerado uno de los más grandes comediógrafos de todos los tiempos—, no podía ocurrir de otro modo con la ampliación de su trama, la cual rompe la cuarta pared para ofrecernos un retrato hilarante de las entretelas del teatro. A ello contribuye sin duda la dramaturgia creada por una mujer de reconocido prestigio en el oficio, Pilar G. Almansa, así como la dirección de Pepe Quero, integrante del mítico grupo sevillano Los Ulen, quienes ponen toda la carne en el asador para provocar las risas del respetable. Y lo cierto es que lo consiguen, merced a la sucesión de gags, el ritmo disparatado y las situaciones inefables salpicadas de anacronismos, canciones y juegos de palabras, interpretadas con acierto por un elenco de primerísimo nivel. No en vano, si de algo puede presumir esta lectura metateatral de La comedia de la cestita es del acierto de Josu Eguskiza a la hora de reunir el reparto, una lista compuesta por Mariola Fuentes, Alex O´Dogherty, María Esteve, Jimmy Barnatán, Itziar Castro, Falín Galán, Rosa Merás y Juanfra Juárez, a la que se suma una loable producción donde sobresale el vestuario de Virginia Serna, la música y el espacio sonoro de Santiago Martínez y la coreografía de Carmen Martínez. Por no faltar, ni siquiera ha faltado la colaboración de una grande como Almudena Cid, quien ha asesorado a Itziar Castro para componer su papel de Gimnasia.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla