jueves, 23 septiembre 2021
13:44
, última actualización
La cara oculta

La Cara Oculta - Novela (XIV)

Crímenes en el Cádiz imperial; miserias divertidas y cotidianas; una ciudad aterradora, y una comedia que esconde mucho más

04 sep 2021 / 17:20 h - Actualizado: 04 sep 2021 / 17:38 h.
"Literatura","Literatura - Aladar","La cara oculta"
  • La Cara Oculta - Novela (XIV)

Tenía algunas reseñas preparadas de lecturas de antes del verano. Tras el parón estival, vuelvo a traer propuestas de editoriales independientes.

La Cara Oculta - Novela (XIV)

Mala Persona de Lander Otaola. Páginas:180. Arima Editorial. PVP: 15 €

Novela breve que llega con una desafortunada cubierta a cargo de Kiko Alcázar que no aporta nada al texto y que puede llegar a repeler. Falla en su elección Arima Editorial que además permite que salga al mercado una novela con números cardinales incrustados en las frases. Vamos a ver, se escribe «una mano», a nadie se le ocurre poner «1 mano», pues eso vale para todo.

Una vez dicho esto, destaco una introducción tramposa que nos advierte de lo intrascendente y falto de intencionalidad del escrito, se quita importancia y mensaje para hacernos bajar la guardia y enfrentar la lectura sin expectativas. Al principio, el artificio funciona ya que el lenguaje, coloquial y sin asomo de literatura, acompaña un escenario tan ordinario como la forma que permite una primera persona sin complejos. Y parece que todo va a ser así hasta que ese narrador, que parecía un recurso fácil de un texto poco planificado, se vuelve tan íntimo, sincero y personal que se da la vuelta como un calcetín. He encontrado en esta propuesta de Otaola a un narrado de una introspectiva valiente, descarnada, capaz de sacar a la luz todas las miserias que nos son propias y puede que triviales y nimias, pero no por ello menos censurables.

Esta es una novela que bajo el barniz de comedia se vuelve cruel al recordarnos nuestras miserias rutinarias, al colocarnos frente a un espejo doméstico que no permite sublimaciones ni eufemismos de ningún tipo. Todos tenemos nuestros matices egoístas, perezosos, acomodaticios, de autocomplaciencia, pero los escondemos al omitirlos en nuestro propio relato, eso que nunca contamos a los demás, pero que no podemos borrar de nuestra propia experiencia.

Por supuesto, estas características inherentes a la condición humana tienen también su contrapunto en la sociedad en la que vivimos y es al realizar un retrato práctico de la misma donde «Mala persona» se convierte en un retrato generacional, falto de épica, sin un conflicto real al que enfrentarse, pero no por ello menos cruel o desesperante que cualquier gran epopeya distópica. Tras leer estas escasas doscientas páginas no he podido dejar de preguntarme «¿cómo podemos vivir así?», porque las sonrisas que me ha arrancado son fruto de contemplar el patetismo, el esperpento en el que quemamos nuestros días.

Se lee bien, ya que el ritmo es muy bueno y los pequeños cebos argumentales que van surgiendo te empujan a seguir las líneas y a olvidar las elipsis, demasiado facilonas, con el deseo (al que no acabas de encontrar el motivo) de saber si el Lander personaje consigue que le devuelvan la fianza o será capaz de levantarse con resaca e ir al trabajo.

No cuenta nada, pero lo dice todo, te hace reír para esconder las lágrimas y está escrita de forma que se le exija lo mínimo al cerebro y así este pueda darle un par de vueltas al mensaje subyacente. Muy notable.

La Cara Oculta - Novela (XIV)

El martir de Francisco Chaparro. Páginas: 310. Ediciones en Huida. PVP: 15€

Novela histórica con un gran trabajo de documentación a sus espaldas y de artesanía en cuanto a datos se refiere. Muy cuidada de forma y que me ofrece ese placer extraño que tengo al tener que subrayar ciertos términos para poder buscar su significado en el diccionario. En ella encontramos ejercicios sobresalientes de paisajismo, como en la descripción del puerto de Cádiz, y el ambiente descrito logra una inmersión casi cinematográfica en la acción.

El argumento no es malo, en absoluto, y se basa en sucesos reales que una vez más ratifican que cualquier ficción es un pálido remedo de la realidad. Este es un thriller situado en el siglo XV en el Cádiz imperial, con organizaciones secretas involucradas, la santa Inquisición, unos cuanto herejes, personajes siniestros y una ambientación de primera.

Quiero destacar el ramillete de tipos y caracteres que se encuentran en los distintos personajes, muy bien trabajados, bien caracterizados y sin caer en los errores de tratarlos bajo un presentismo que restaría verosimilitud a todo el conjunto. Las putas lo son desde los doce años; los niños tiran de navaja, si es que cuentan con una para defenderse; los nobles pisan al pueblo porque pueden hacerlo, y la curia cuida sus intereses antes que los de los propios monjes, porque así fue cuando Cádiz fue la capital comercial del Mundo, y negarlo o edulcorarlo sería cosa de imbéciles.

Lo que ocurre es que todos estas virtudes no acaban de encajar en una novela que parece redactada, muy bien redactada, pero no escrita. Es muy fría, más tratado que relato, no logra transmitir emociones y tanta buena pincelada en el lienzo hace que el lector no preste atención al conjunto. El ritmo flojea en altibajos y aunque no se descuidan cabos sueltos falta un buen final que convenza. Sí, lo sé, que la realidad no suele otorgar esas apoteosis, pero es que esto, en teoría, se trata de ficción.

La disfrutará el lector curioso de la Historia y esteta de esta cosa extraña que se llamaba castellano y que ahora es el español.

La Cara Oculta - Novela (XIV)

Bienes Catastrales de Pepe Carabel. Páginas: 282. Punto Rojo. PVP:20 €

A mí me ganan los giros argumentales, la sorpresa que te saca de esa sensación de encontrarte ante una nueva versión (ya sea buena o mala) de una historia ya conocida. Esos giros se pueden hacer bien y se puede hacer mal con un volantazo que desarme todo el argumento, pero este «Bienes catastrales» lo hace muy bien y es mejor abordarla sin saber mucho de ella.

Lo primero que hace el libro es descolocarte con una portada de ejecución insuperable por parte del maestro Ignacio Noé, pero de motivo malísimo que te deja, cuanto menos, indiferente. Luego te regatea con un tono de humor, jocoso de sainete casi costumbrista, que tiene frases y situaciones muy buenas ya sean incrustadas dentro de las propias escenas como en acotaciones del narrador. Lo de «los cuadros de marinas típicas de León» o lo de «la escena sería preciosa de no ser por el perro cagando» ya te dicen mucho de la mano que escribe . Porque el humor es difícil de planificar y de ejecutar, además de ser poco valorado. La capacidad para generar una risa se toma a broma porque es una broma y entonces parece que todo vale y ya no se toma en serio nada de la historia. Craso error, ya que en esta novela con una heroína con nombre tan español como María José y con una ocupación tan poco excitante como en principio puede ser la de becaria de una inmobiliaria, todo está muy bien atado. Carabel os va a vacilar todo lo que quiere con el novio celoso y profesor de baile, con las medías anticelulíticas, con los personajes variopintos y caricaturescos de la sección de desahucios, y con docenas de frases que os harán reír y pensar que este tío es un payaso, con gracia, pero un payaso. Hasta que él quiera y os deis cuenta de que, entre chiste y chiste, estáis absorbidos por una trama que acabará muy lejos de las costas por las que creías estar navegando.

Se me disculpaba Pepe por la edición autopublicada y las taras de estilo, asuntos en los que pocos fallos encuentros por que creo que esta historia luciría con toda dignidad en cualquier catálogo editorial como es deseo de su autor. Además, me reitero, que cuenta con ilustraciones originales de Noé que es un lujo para cualquier sello.

Muy divertida y sorprendente.

La Cara Oculta - Novela (XIV)

La ciudad mimética de Mari Carmen Copete. Páginas: 495. Obscura Editorial. PVP: 20,90€

Buf. Así para empezar, ya os digo que Obscura Editorial está logrando un catálogo que es de lo mejorcito en cuanto a novela de terror y tintes paranormales de autores patrios.

Esta novela de Copete va a tardar en olvidárseme porque tiene muchas cosas buenas en un narrativa densa en forma y fondo. Una vez más insisto en que no os dejéis liar por reseña u opiniones, meteos en la lectura de los libros con la cabeza virgen, con la ilusión de no saber qué os vais a encontrar. Así lo hago yo, y por eso me topo con estas joyas que me dan una patada en el cielo del paladar que me cautivan como lectora y que me bajan los humos como autora.

¿Queréis misterio y suspense? Aquí lo tenéis. ¿Queréis miedo? Van dos tazas. ¿Queréis una novela bien armada, interesante, que te intriga te sorprende con datos y protocolos? Tomad.

«La ciudad mimética» acojona por lo que cuenta, por el escenario que plantea y apabulla por el imaginario que deja entrever de la cabeza de Copete. Desasosiega, estremece y hace que tengas que leer para saciar la parte racional de nuestras mentes que exige una explicación a esta locura con tintes de realidad que la convierten en aterradora.

¿Podría estar más cuidada en forma? No hace falta. ¿Podría haberse currado más los diálogos y aprovecharlos así para profundizar en los personajes? Quizás. ¿Hay algunas causalidades demasiado traídas por los pelos? Bah. ¿Que Copete habla de inyectarse cocaína? Bueno, a ver, tiene cara de nena buena y de que le falta calle. ¿Podría haber sido una novela más entretenida y terrorífica? Lo dudo.

Valencia cubierta de arena de calima y de sangre. Valencia reconocible, pero bajo el velo de una pesadilla en la que la policía se ve impotente ante una situación espeluznante que se perpetua ya durante más de veinte años.

Y todo está ahí, todo es en nuestro ahora pero con toques que desconciertan a los personajes tanto como al lector porque no son posibles en nuestro mundo.

No os fiéis de mis palabras, dejaos convencer por las de Copete, sólo os digo una cosa: Midiam o Kadath son Disneyland en comparación.

La Cara Oculta - Novela (XIV)

A ver qué os cuento en siete días. Besos de carmín, nenas y nenes.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla