Menú
La cara oculta

La Cara Oculta - Novela (XVII)

Novelas con componentes preternaturales en sus páginas para esta entrega

25 feb 2022 / 12:18 h - Actualizado: 25 feb 2022 / 12:33 h.
"Libros","Libros - Aladar","La cara oculta"
  • La Cara Oculta - Novela (XVII)

Cuando se acerca la primavera y el buen tiempo, las nenas se escotan y los nenes se quitan las camisetas en las pistas de deporte, acciones que hacen que arda el Tinder. También resurgen las alergias y las orugas, que son unos bichos con mala prensa, pero muy entretenidas de ver.

Al tiempo, brotan las novedades editoriales, por los de las ferias, días del libros y demás saraos. Desde instituciones y asociaciones se nos dice “Leed, leed”, que en realidad lo que quieren decir es “Comprad, comprad”, que está muy bien, pero es que yo soy una gran defensora de las bibliotecas públicas para acercar la cultura a la gente, pero, claro, como autora yo también quiero facturar algo por mi trabajo y es una dicotomía de intereses muy rara.

El caso, que os vengo a hablar de cuatro novelas que me han gustado bastante.

La Cara Oculta - Novela (XVII)

«Dientes rojos» de Jesús Cañadas, Páginas: 376 P.V.P: 19,85€. Obscura Editorial

Este trabajo de Jesús Cañadas no es perfecto pero es muy bueno. Es suspense gore muy bien llevado, una novela que podrían ser dos sin ningún problema. Es más: parecen dos novelas, y no sólo por los narradores protagonistas, se debe a el tono, el mensaje, que comienza enfocado al terror más estándar y termina con la denuncia más brutal y efectiva.

Pero no me refiero a que caiga en el típico error del volantazo (se empieza escribiendo una cosa y se termina con otra), el conjunto es coherente y logra una unidad narrativa que se transforma en una lectura adictiva y estremecedora.

Si el objetivo de «Dientes Rojos» es hacer pasar miedo, lo logra con una firmeza que pocas veces me he encontrado. La descripción y ambientación de cómo se siente una mujer que camina sola de noche por la ciudad seguida por un desconocido, me estaba poniendo muy nerviosa.

“Ah, claro es que te identificas con la situación y vas a dar la turra con lo malo que es ser mujer. No all mens, Blonde”. Ya, ya, ya cuando leáis esto de Cañadas, ya me daréis la razón.

Puede pecar de feísmo y de tremendismo que exageran la parte más sórdida ciudad de Berlín, pero al mismo tiempo sirve para desmitificar la imagen que tenemos de los germanos. Lo mismo ocurre con los tipos, este inquirir en los defectos y las actitudes reprochables parecen tener un componente morboso algo gratuito, aunque entiendo que es una herramienta (que funciona a la perfección) para lograr genera una atmósfera opresiva y malsana.

A nivel técnico lo peor es ese deux ex machina de la conclusión que ya me estaba oliendo yo desde el comienzo de la segunda parte, pero no importa porque ya te ha ofrecido tanto en argumento, forma y tema, que sabes que vas a leer con ganas los próximo que salga de este autor.

Lo más jodido del terror (auténtico terror) que transmite esta novela no es lo feo que sea el monstruo, el número de cabezas que tenga el alien, o la cantidad de zombies que salgan (es un ejemplo de supuestos componentes fantásticos, aquí no se usan), son los matices de realidad que utiliza: femicidios, sedes de refugiados para inmigrantes, adolescentes desaparecidas, racismo, centros de menores o barrios que se convierten en guetos. En resumen: la vida misma en cualquier capital europea actual.

Muy buena, siempre que seáis capaces de aguantar golpes lanzados con una mala hostia cruel y descarnada, claro.

La Cara Oculta - Novela (XVII)

«Brujas de arena» de Marina Tena Tena. Páginas 251. P.V.P: 19€. Insólita Editorial

En un futuro no muy distante, la desertización de la Tierra es una realidad. El bien más escaso y preciado es el agua y, en las polvorientas carreteas, Mad- Max... no, no, perdón. Nada que ver, de verdad.

Sí en lo del desierto y la distopía y tal, y en que hay un personaje que vaga por las dunas y que hay grupos armados que lo persiguen. También en que esto es una road movie, aunque todo el mundo vaya a pie o a caballo, y que es una historia de supervivencia.

Pero también es un viaje iniciático. Su semilla no es otra que la del nacimiento del héroe en busca de algo preciado que a su vez representa el anhelo de regreso al hogar, a lo que nos es querido por conocido, seguro y que nos ata a nuestras raíces.

Cada paso de sus protagonistas nos obliga a acompañarlos en una lectura que cuesta interrumpir, algo a lo que ayuda lo breve del texto.

Es además muy accesible y cómoda ya que utiliza una primera persona, muy bien llevada, en la que la autora se parapeta para lo simple de la forma, y contacta con el lector casi de inmediato.

Brujas de Arena fluye sin dificultad ninguna y esto, junto a una trama sencilla y la dosificación de las respuestas a los interrogantes implícitos, hace que sea entretenida y uno de esos extraños títulos que satisfará tanto al público adulto como al juvenil. Es demasiado inocente, demasiado hermosa, en tema y fondo, para ensuciarse en detalles escabroso destinados a una audiencia de edad más avanzada.

Tiene un par de momentos y detalles duros, pero nada exagerados ni ofensivos a menos que tomemos como baremo la censura ñoña y perniciosa de lo políticamente correcto que mutila y cala poco a poco en los textos.

Pienso en teclear que tiene fallos en la explicación y desarrollo de detalles y conceptos, pero me percato de que eso no sería objetivo y que es mi deseo, de conocer más sobre ciertas cuestiones, lo que me hace plantearme esa afirmación. Tena se guarda las intimidades de su mundo y no por falta de planificación del mismo, es porque una dama insinúa, realiza promesas y luce transparencias, para seducir. En este caso te deja con la miel en los labios y una quieres saber más sobre las brujas, sobre los cazadores y sobre el mundo que los alberga. Muy bien jugado.

También es brillante la utilización del estereotipo del tutor, el maestro, el sabio: original en su representación, carácter y sexo porque es una mujer, una chica, tan ruda, fuerte y cruel como ha sido obligada por la vida, pero totalmente creíble y femenina sin caer en el fallo de presentar un personaje masculino físicamente feminizado o una personalidad femenina pasada por el tamiz de un autor masculino.

Si os preguntáis por qué hago hincapié en cuestiones de sexos y géneros la respuesta está en que «Brujas de Arena» es una novela con un claro mensaje feminista. Habla de un mundo en el que las mujeres son discriminadas, perseguidas y ejecutadas por ser mujeres. Habla de una violencia social consentida contra las mujeres. Trata, al fin de cuentas, de femicidios. Y lo hace sin politiqueos, sin que sea de forma gratuita, sin victimismo: simplemente utiliza referentes históricos y sucesos actuales como columna vertebral de su historia.

Se mataron mujeres en la Europa medieval; se sigue haciendo en el África contemporánea bajo la acusación de “¡Bruja!”.

Os digo una cosa: este hechizo o pócima de Tena demuestra que no va a ser fácil hacerla arder en ninguna hoguera.

Más que recomendable.

La Cara Oculta - Novela (XVII)

«El arte salvaje» de Juan González Mesa. Páginas: 600. P.V.P: 23,75€. Cazador de Ratas Editorial

En esta novela aparecen como personajes distintos autores nacionales contemporáneos. También una loca que no enseña la cara y que la lía pardísima. Pero esto es todo circunstancial, ya que también hay robots tripulables, dioses paganos, musas helénicas, La Huestes inmortales del Dios cristiano, tecnología aplicada al campo de la transhumanismo y animales genéticamente modificados. Esto en la Tierra de dentro de dos fines de semanas, cuando las deidades deciden terminar con Humanidad. Es mucho y muy variado para poder compaginarlo de forma efectiva.

Mesa crea un mundo, algo que suele hacer mucho en sus obras, pero sus mundos suelen tener fragmentos de los otros mundos que él tiene interiorizados y que da por descontado que el lector va a comprender. Lo que ocurre es que no explica demasiado los referentes ni la forma en la que encajan en su personal planteamiento.

Luego, resulta que Juan posee un estilo propio en lo de escribir, uno que se basa mucho en el tema de los guiones y que por eso genera unas tramas muy elaboradas y complejas, unos diálogos potentísimos (incluso con chistes buenos), pero que descuida la parte descriptiva, ya que da por supuesto, que ese tema ya lo cubre lo visual de una filmación.

Esto lleva a que el lector deba estar muy atento a la lectura para no perderse y eso, además de arriesgado, lastra el ritmo.

Como además Juan escribe muy bien, pues se acuerda de que está haciendo literatura y te mete recursos y forma propio de poeta para explicarte conceptos geniales pero difíciles de encajar en el compás de la historia. El resultado es una novela genialmente escrita, con ideas que valen oro y un bagaje cultural que apabulla, pero que no acaba de resultar entretenida. Para paliar este defecto, entran en juego escenas de acción y de batallas que son pura épica en cuanto planificación y en el modo en el que están narradas, pero que te dejan agotada.

Para añadir aun un poco más de consistencia, demostrar un poquito más de talento y dedicación, nos encontramos con que hay historias dentro de historias, que suelen ser biografías de personajes sin mucha importancia en la trama principal, pero Mesa las mete de igual modo demostrando que aquí no hay nada de cartón piedra, que todo está diseñado y planificado al milímetro, aunque no sea útil, aunque haga el texto demasiado denso e incluso aunque no quede estético.

A «El arte salvaje» exige mucho al lector a menos que se esté muy en sintonía con el autor, pero creo que merece la pena el esfuerzo.

Mi parte más friki se regodea con el enfrentamiento entre ángeles de luz contra armaduras robóticas industriales equipadas con artillería para evitar el apocalipsis polipanteónico.

La Cara Oculta - Novela (XVII)

«Hemetia» de Érica Couto Ferreira Páginas:127. P.V.P: 13€. Arima Editorial

Novela breve, tanto que, sin haber consultado número de palabras, creo que entra en la catalogación de novela corta o novelette.

Es sencilla en su planteamiento y trama, con un plantel de personajes muy limitado pero con personalidades sorprendentemente bien definidas. Los roles de cada uno de los caracteres que aparecen aportan algo a la historia y no caen en clichés, lo que deja imaginar (o casi desear) un desarrollo más extenso de los mismo.

La forma en cambio es muy buena y da empaque al conjunto con su dominio dosificado de los recursos y una prosa elegante. Couto roza el naturalismo en algunos pasajes y logra una ambientación inquietante, extraña, que es, al tiempo, onírica y muy real con sus detalles de costumbrismo íbero.

La lectura me ha recordado a un wéstern básico: una mujer sola y extranjera llega en un tren a un pueblo con un cargo de relevancia dentro de la comunidad. Su pasado y sus motivaciones nos son desconocidos, pero sus acciones acabaran por enfrentarla a sus vecinos.

No hay revólveres ni placas de sheriff, y la heroína lo es de forma accidental, pero la sensación de opresión y de amenaza me deja ese regusto a pueblucho del far west.

No quiero que la última frase os cree la expectación de acción o escenas de tiroteos, para nada. Todo se desarrolla bajo un suspense tranquilo, con algún que otro sobresalto, pero que se juega todo a un golpe final. Y es ese final al que os animo a que lleguéis porque creo que os va a sorprender y que apreciaréis, como lo he hecho yo, lo bien que se nos despista con santas cristianas, historia del siglo XVII y un entorno muy cotidiano, casi vulgar, para desvelar una historia sobre unas conocidas criaturas que no esperabais encontrar en la rutina de una bibliotecaria rural.

Me pregunto yo, en mis chorradas sobre filología, si el «Hemetia» del título es una pista sutil para quienes gustamos de esas cosas.

Hasta el momento, lo de mejor calidad y que más me ha gustado de lo leído del catálogo de Arima Editorial.

La Cara Oculta - Novela (XVII)

Nuestra siguiente cita es ya para marzo. En una semana, si gustáis, estaré en “La Cara Oculta”.

Besos de carmín, nenas y nenes.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos