Menú
miércoles, 30 noviembre 2022
La cara oculta

La Cara Oculta – Relato V

Ilustrados, sin dibujos, largos, cortos, en plan carta, de policías, de nenas monas, de monstruos... cuentos esta semana

03 jun 2022 / 08:14 h - Actualizado: 03 jun 2022 / 08:33 h.
"Literatura","La cara oculta"
  • La Cara Oculta – Relato V

Se me acumulan lecturas, me engancho a otras de forma lúdica y en medio me tiro por los relatos y ya me lío del todo. Os traigo diversos formatos de cuentos y también ediciones variadas, una selección muy eclética y apañada.

La Cara Oculta – Relato V

Historias negras, de Raúl Cordero. Páginas: 200. P.V.P: 8€. Matraca Ediciones

Cuquísima edición de Matraca ediciones que en su colección Serie Beee propone una encuadernación de diez por catorce centímetros que me encantado.

Muy cuidada también en detalles de fuentes y en las ilustraciones de naif en blanco y negro de Pepe Cueto. Me ha encantado como objeto con su utilización sobria y elegante de negros, oros y blanco con un par de detalles en escala de grises para los títulos o separaciones de los capítulos.

El texto: son diecinueve historias muy cortas, en algunas hablamos de microrrelatos. Su punto fuerte es que logra desde la primera página su objetivo de ambientación y homenaje al género negro y noir resbalando hacía el pulp por los estereotipos y lo liviano del argumento.

Es sórdido pero creíble en un Madrid contemporáneo algo mitificado (pero eso lo hacemos todos). Este escenario no se limita sólo al lugar, también lo encontramos en la época que nos ha tocado vivir. Me ha resultado curioso lo bien resuelto que está que los personajes, casi clichés de ciertos ambientes demodé, sepan encarar asuntos tan actuales como la homosexualidad en el deporte, la transexualidad o el feminismo. Hay algunos diálogos que enmendarían los propios de las películas de Torrente y casi las harían políticamente correctas para nuestros días.

La forma es correcta y tiene algunas frases de poeta urbano y malasañero que merece la pena recordar. También me ha arrancado alguna risa, de negrísima carcajada, como en el caso de «Gajes del oficio» o en el de «Miedo a volar».

Lo malo es que no hay una estructura de obra general y, aunque se nos advierte que es una antología de relatos sin más hilván entre sí que algunos personajes, el problema principal es que el lector va a perderse entre capítulo y capítulo o relato y relato por el simple hecho que no se sabe quién es el narrador.

¿Es esta una historia del detective Marioa Biedma, del sicario Rodrigo Sánchez, o del policía Lucena? Cuando lo que tecleas son quinientas palabras no puedes hacer que el lector se entere quién es el protagonista a mitad del texto. Lo que más pica de esto es que se podría haber solucionado en cada plana de título de capítulo añadiendo un simple nombre de personaje

Por otra parte no esperéis grandes casos, en realidad se quedan en anécdotas, en pequeños sketchs de escenas que yo visualizo en un plano de teatro.

Prólogo de Enrique Sánchez Abulí, además de incluir como extras una banda sonora más que aceptable y una entrevista entre el escritor y el ilustrador.

Índice de relatos:

«Una de policías».

«De camino al trabajo».

«Una de detectives privados».

«Tango amargo».

«Un caso cualquiera».

«El profesional».

«La mujer infiel».

«Débora».

«El periodista».

«Gajes del oficio».

«Un momento de inspiración».

«Golpes fuera del cuadrilátero».

«Justo de tiempo».

«Historia negra».

«La clienta».

«Otra de policías».

«Secuestrada».

«Miedo a volar».

«El escondite».

La Cara Oculta – Relato V

Musas, de Iván M.I.E.D.H.O. Páginas: 72 P.V.P: 14€. Ediciones Vernacci

Tercer título de la colección relatos de la editorial Vernacci que vuelve a demostrar que para editar y diseñar de maravilla no hace falta el músculo propio de un gran sello. Formato cuadrado de veinticuatro por veinticuatro, y setenta y dos páginas a todo color. En este sentido sólo hay un “pero” y es la mala utilización del guión corto en vez de la raya en algunas acotaciones de diálogos. Es una tontería, pero ahí está y yo no puedo evitar que se me vayan los ojos a estas cosas.

No había leído nada nunca antes de M.I.E.D.H.O y me ha gustado en su prosa sencilla y correcta, sin alharacas más allá de alguna metáfora afortunada. Podría llegar a decir que en determinados pasajes me ha parecido hasta infantil de no ser por contener una sensualidad elegante y excitante.

No sé muy bien que es pero hay en este relato una pátina de sexualidad latente, contenida y nunca culminada, no ya en el porno, sino siquiera en el erotismo. Pero ahí está esa sensación.

Flojea el pulso y el ritmo del relato, no logra una tensión argumental que incite a su lectura y esta se continúa por un simple deleite estético de lo planteado en el texto. No es que no exista un argumento o que no esté bien cerrado (aunque a mí el recurso de los epílogos no me guste), pero son las escenas, la plástica de las mismas, las que acaban siendo el motor de la historia.

Aquí es donde entra en juego la ilustración que complementa el texto de una manera asombrosa. M.I.E.D.H.O no se apaña mal en la descripción, pero es que es al ver el retrato cuando entiendes que Mara se obsesione con la musa sólo con verla. Igual ocurre con el paisaje de la orgía de Valentín, observas el dibujo y las palabras se potencian exponencialmente. Es increíble lo que se ofrece con esos trazos de lápiz sutil, poco más que bocetos pero que logran atrapar anatomías bellísimas y rostros de una expresividad pasmosa.

Además está la utilización del color que logra, por pantoné y no tanto por saturación, compensar toda la fuerza que podría faltarle a la línea.

Por otro lado los motivos dibujados obedecen más al capricho del autor que a cualquier perspectiva digamos “más comercial”. Con esto me refiero a que un pasaje con catanas casi obligaría a bosquejar la siempre eficiente figura de un espadachín, en cambio aquí se descarta el camino fácil y se ofrece un arcoíris orgánico en fondo negro.

Relato atemporal (de no ser por algunos referentes modernos se podría emplazar en cualquier bohemia desde las de principios del siglo XX) y con claros referentes clásicos tanto en recursos como en estructura.

Ah, y los temas, que confieso que me encantan: El mundo de las ideas demiurgas, la esclavitud del artista ante su propia ansia de crear, los peligrosos caprichos de las Musas (terribles señoras) e incluso la rivalidad de aquellos que se arriesgan a estas disciplinas de talento, técnica y trabajo perpetuo.

Prólogo de José Carlos Somoza.

La Cara Oculta – Relato V

Yo, Beatrice Golden: Diarios de una rebelde, de Fernando Codina. Páginas: 330. P.V.P: 18,00€ Célebre editorial

Ya me he leído cuatro libros de Fernando Codina y no me sorprende su calidad, ni tampoco lo versátil que es a la hora de tocar distintos géneros. Lo que me ha sorprendido esta vez es su capacidad para crear un personaje. Si yo no supiera que Fernando es un señor con bigote, me habría creído perfectamente que este volumen habría salido del tecleo de una veinteañera.

No sé muy bien si las de la época que Fernando y yo compartimos, o de las de ahora. Puedo intentar usar mi propia experiencia vital y decir que en ocasiones Beatrice me parece algo viejoven, y mentiría porque yo era más redicha. Podría decir que me parece muy moderna en sus actitudes, pero recuerdo mis veinte y no veo tantas diferencias entre ella y yo.

Es la ambigüedad, la mezcla entre madurez e infantilidad y las contradicciones, las que hacen reales a Beatrice. He utilizado arriba el término veinteañera y no lo hago de forma despectiva y desde mi punto de vista de señora mayor, al contrario. Quiero, al utilizar esa veintena de referente, recalcar que nos encontramos ante una universitaria culta, leída, empoderada y con un gran talento para escribir (este se lo presta Codina, pero bueno) y esas individuas existen en nuestra sociedad por mucho que la adolescencia pavisosa se extienda ahora hasta edades como la ya mencionada de señora mayor.

Por otro lado Codina no cae en el error en la sublimación ni mitificación de ciertos supuestos hitos de cualquier trayectoria vital femenina, me gusta mucho cómo afronta el tema de la sexualidad o del físico y me ha parecido increíble lo bien que enfoca los constantes cambios anímicos que las mujeres experimentamos a l largo de un día.

¿Por qué he incluido este título en una entrega de relatos? Pues porque aunque hay una trama que podríamos considerar general , que es la vida en tiempo real de la protagonista, lo que más enjundia tiene son los relatos ficticios que Beatrice escribe en su blog y la biografía de sus allegados.

Todo el texto está contado en la moderna forma epistolar de las bitácoras de internet, así que no cuenta con transiciones y es poco anárquico en su temática. Lo mismo nos encontramos con la reflexión surgida de ver a alguien en el transporte público, con la historia del reloj familiar de los Golden, que de una cuartilla en prosa poética cursi y sentido, o con un cuentecillo que se le ha ocurrido a Beatrice sobre dos amantes lesbianas.

Y lo que me apabulla de Codina es lo que se trabaja la documentación, da lo mismo que te hable de los entresijos de la Universidad Complutense, que de las partes mecánicas de un Ford modelo T, o del callejero de Madrid, todo queda creíble y si una se pone cojonera y a comprobarlo, va y encaja. Además escribe bien, cuando le he leído en plan épico, molaba, y aquí que se me pone cursi en primera persona sólo puedo decir: “¡Qué mono y qué bonito!”.

Se cataloga este libro como romántica, como historia de amor, y sí, lo es, pero hay muchas clases de historias de amor.

La portada queda muy chula pero es engañosa. No incluyo el índice porque son más de sesenta relatos e iba a quedar un bloque de texto muy feo.

La Cara Oculta – Relato V

Púrpura - Ocho mujeres; Ocho historia, de Tery Logan y Rubén Arnaiz. Páginas: 336. P.V.P: 14,95. Autoeditado

Ya os hablé de esta antología cuando estaba buscando financiación. Me llega ahora la edición en físico, correcta pero ramplona en calidades tal y cómo las saca Amazon y su imprenta polaca en offset. No encuentro créditos de portada excepto la firma dirección de lectorcero.com, pero la muy vistosa ilustración de la camisa de la cubierta yo la hubiera regalado unas solapas.

Prologa Alba Santos Tante estos ocho relatos que en algo más de trescientas páginas ofrecen unas cuantas relecturas.

Tanto en título como en la sinopsis se hace referencia al feminismo, este también queda reflejado en el hecho de que las protagonistas son mujeres y así queda bien remarcado en el subtítulo de ocho mujeres, ocho historias. Todo esto podría quedarse en un mero reclamo publicitario, un intento de subirse a la ola morada que tanto gusta en el mundo editorial.

Pero «Púrpura» va más allá al otorgar una visión bastante global y acertada de la problemática real a la que se enfrenta la mujer en la actualidad y también en un futuro. Porque todos estos relatos se sitúan en el futuro y utilizan la ciencia ficción y su variante distópica para permitirse así una hipérbole de esos conflictos exagerada y amparada por la ficción.

Tiene mucho de denuncia, mucho de reivindicación, pero no es un discurso o una soflama, no repite ningún tipo de argumentario ministerial. Aquí se juega con la seducción literaria para hablar de feminismo pero sin ñoñerías, sin victimización y sin santificar la figura de la mujer.

Por ejemplo, el maltrato y los abusos sexuales se plasman muy bien en «El sótano», composición en la que cualquier lector quiere que Jon pique el anzuelo y baje las escaleras encelado por los machacados encantos de Lucía. No por predecible esta historia deja de estar bien narrada y es satisfactoria.

«La habitación blanca» esconde tras su opresivo universo, bajo el mando de una empresa, el tema de la prostitución y la trata de blancas. Si, esos conceptos están ahí, sin duda, pero tan bien planteados que yo lo que quiero es saber más sobre esa sociedad orwelliana que se nos deja entrever.

«Hijoteca» se centra en una variable de la gestación subrogada, de la imposición de la maternidad tanto social como biológicamente pero también es un relato de terror en el que la inquietud se logra gracias a salas asépticas y en la deshumanización y mercantilización total del acto de reproducirse.

En resumen y para no destripar más argumentos: lo podéis leer con un filtro de gafas púrpuras o como simple ciencia ficción softh. En ninguno de los casos defrauda, además está escrito de una forma accesible pero sin ese pecado de “limpitas” que a veces repele a los lectores más machos de clones y droides. La el léxico es contundente cuando debe y la prosa muy entretenida.

Yo lo recomiendo.

Índice de relatos:

«El sótano».

«Mi templo.

«Parálisis».

«Nanachip».

«De género».

«Habitación blanca».

«Hijoteca».

«Despertar».

La Cara Oculta – Relato V

En siete días estaré aquí con más cosas de arte, cultura y literatura independiente, todo eso que se queda oculto en otras secciones de cultural.

Besos de carmín, nenas y nenes.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos