domingo, 20 junio 2021
20:57
, última actualización

La guerra secreta de Franco

Gertrudis Rodríguez Medina evoca en su novela «El despertar de África» el recuerdo de Ifni, la última guerra internacional de nuestro país

28 may 2021 / 11:33 h - Actualizado: 28 may 2021 / 11:38 h.
"Libros","Libros - Aladar"
  • Carmen Sevilla posa con los soldados españoles en Sidi Ifni (1957).
    Carmen Sevilla posa con los soldados españoles en Sidi Ifni (1957).

Ifni, la pequeña colonia española en el sur Marruecos, se encontraba enclavada frente a las islas Canarias, y ya en el siglo XV poseía un fortín construido por la Corona de Castilla que no tardó en sucumbir ante el avance de los nativos. Tras la guerra contra Marruecos de 1860, España obtuvo el derecho a poseerla, siendo ocupada definitivamente en 1934 por orden de la II República. Sin embargo la historia volvería a cambiar en 1956, coincidiendo con la independencia marroquí y el proyecto de Mohammed V y de su hijo Hassan II de unificar todos los territorios.

Después de varios meses de incidentes —terrorismo contra jefes tribales proespañoles, saqueos, escaramuzas, etc.—, la guerra dio inició el 23 de noviembre de 1957 con un asalto al polvorín de la ciudad en el que hubo dos bajas españolas y varias entre los atacantes, y el posterior asedio. A partir de ahí, nuestros soldados, pertrechados con armas obsoletas y escasos víveres —Estados Unidos no permitía usar en África el moderno material bélico recién suministrado—, hubieron de defenderse casi a pecho descubierto, extendiéndose posteriormente las acciones a Sahara Occidental. Eso sí, aunque Franco jamás reconoció el conflicto públicamente —lo tachó de «infiltración comunista»—, trató de endulzar las Navidades de los reclutas con la actuación del humorista Miguel Gila y la cantante Carmen Sevilla, desplazados a Sidi Ifni para animarlos.

Finalmente, la cooperación entre Francia y España, unida a la superioridad aérea, hizo posible una victoria amarga en 1958 que causó 8.000 bajas entre el ejército de Liberación marroquí, y 300 muertos, 600 heridos y un centenar de desaparecidos en el español. Ya en 1969, una resolución de la ONU instó a la descolonización de aquellos territorios, siendo entregado Ifni a Marruecos en 1969 (si bien el conflicto del Sahara continúa abierto). Como curiosidad, el pasado 20 de noviembre de 2020, el Consejo de Ministros aprobó una ayuda de 1.000 euros a los españoles que se jugaron la vida en aquella contienda —al menos 1.135— la cual pretende valorar «el interés social y humanitario por los esfuerzos y sacrificios» de estos reclutas.

La guerra secreta de Franco
Gertrudis Rodríguez Medina y Raquel del Pozo durante la presentación de la novela. / Antonio Puente Mayor

Una novela «sin etiquetas»

Precisamente con ese escenario de fondo surge El despertar de África, la nueva novela de la filóloga anglogermánica Gertrudis Rodríguez Medina, que se presentó el pasado jueves 27 de mayo en el Club Náutico de Sevilla. Una obra asesorada por militares que lucharon en Sidi Ifni que refleja el lado humano de algunos de sus protagonistas reales. No en vano, el libro es un homenaje a su madre, que vivió el conflicto a través de personas cercanas, y cuya experiencia nutre al personaje de Tula, figura clave en la trama. Asimismo, El despertar de África recorre la segunda mitad del siglo XX español a través de tres generaciones de mujeres, las cuales vivirán episodios emocionantes durante los años del franquismo, la transición democrática, el intento de golpe de estado de 1981 o las vísperas de la Expo´92 de Sevilla.

Raquel del Pozo, filóloga y presentadora del acto en el Club Náutico, calificó la novela de «guía para la libertad de las mujeres» que a su vez es un «palimpsesto», pues en su vocación divulgativa contiene obras de algunas de las poetisas más importantes de la historia, caso de Safo de Lesbos o Gertrudis Gómez de Avellaneda, a quien la autora introduce junto a otras voces menos conocidas, como la de las mujeres tuareg o una rapsoda bereber del siglo XI. No obstante, Rodríguez Medina, que ha estado ligada durante treinta años a la docencia y que se encuentra al frente de la Asociación Literaria Luis Cernuda, recalcó en la presentación que El despertar de África es «un libro femenino más que feminista», pues está libre de etiquetas, y cuya historia de pérdidas y anhelos puede gustar a todo tipo de lectores. Y es que en sus 295 páginas no faltan escenas dramáticas, pero también de superación y amor por la vida, sobresaliendo anécdotas familiares cargadas de humor y costumbrismo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla