«La Plaza Nueva es el corazón de Sevilla»

Desde el pasado mes de octubre es posible conocer los secretos de la plaza noble de la ciudad gracias a la iniciativa de una historiadora del arte

05 dic 2022 / 18:09 h - Actualizado: 05 dic 2022 / 18:14 h.
"Arte","Instalaciones - Aladar"
  • Sylvia García Acevedo durante una visita a la Plaza Nueva. / El Correo
    Sylvia García Acevedo durante una visita a la Plaza Nueva. / El Correo

Son tantos los monumentos y rincones hermosos que atesora Sevilla que rara vez sus habitantes llegamos a disfrutarlos del todo. El caso de la Plaza Nueva es bastante singular, ya que pese a hallarse en un lugar privilegiado no suele figurar entre los espacios más fotografiados. De hecho, la mayoría de sevillanos desconoce su historia y los pormenores de su construcción, algo que a la historiadora del arte Sylvia García Acevedo siempre le ha llamado la atención. Fundadora de Giraldillo Tours, una empresa dedicada a descubrirnos las maravillas de la capital del sur —en la actualidad la guía ofrece el tour de las Tres Culturas, y ya prepara visitas a San Hermenegildo, la Sevilla del Flamenco o la Plaza de España en clave infantil—, Sylvia estrenó el pasado mes de octubre un original recorrido por la Plaza Nueva, con el cual es posible viajar al siglo trece y, desde ahí, conocer los secretos de este espacio noble de la ciudad.

Valladolid, Salamanca o Madrid cuentan por miles las visitas a su Plaza Mayor. ¿Por qué la Plaza Nueva es tan desconocida incluso para los propios sevillanos?

Vivimos en la sociedad de la prisa y el estrés. En nuestro día a día, queremos hacer mil cosas, y en la mayoría de las ocasiones no nos fijamos ni en quién tenemos al lado. También nos pasa con nuestras ciudades, las amamos, nos sentimos muy orgullosos de ellas, pero debido al estilo de vida que tenemos, no nos paramos a disfrutar de su entorno, de su historia (que también es la nuestra), de su arte...Estoy segura de que pasamos cientos de veces por lugares de los cuales nunca nadie nos ha explicado su historia, ni hemos tenido tiempo de documentarnos. Es cierto que la tendencia está cambiando y cada vez hay más sevillanos que dedican su tiempo de ocio a conocer a su amada Sevilla, ¡y lo disfrutan enormemente!

«La Plaza Nueva es el corazón de Sevilla»

Hace unos días hemos tenido noticia del descubrimiento de un arco y una columna que pudieron pertenecer al Convento Casa Grande de San Francisco, que ocupaba parte de este espacio. ¿Cómo fue ese edificio y qué nos queda de él?

En 1248, tras la reconquista de la ciudad por Fernando III el Santo, el nuevo rey ofrece a los franciscanos este privilegiado emplazamiento para su convento, donde permaneció hasta el siglo XIX. El mismo llegó a acoger a más de 300 franciscanos y algunos participaron en la evangelización de América. Estaba situado en la actual Plaza Nueva, pero con unas dimensiones bastante más grandes, pues su perímetro era, comenzando por la fachada de la plaza de San Francisco, Albareda, Carlos Cañal, Zaragoza y Joaquín Guichot. Podía considerarse que era casi una ciudad dentro de él, pues contaba con numerosas estancias, capillas y patios. Actualmente solo quedan en pie el conocido como Arquillo del Ayuntamiento (donde se instala el Nacimiento), que daba paso al compás del convento, y la capillita de San Onofre, a la que invito a todos los sevillanos a entrar, pues es una verdadera joya y está abierta los 365 días del año las 24 horas, puesto que es punto de Adoración Perpetua al Santísimo.

«La Plaza Nueva es el corazón de Sevilla»

¿Cuándo y de qué forma la Plaza Nueva adquirió su forma actual?

En 1840 se derriba el `convento con la desamortización de Mendizábal, y es a principios del siglo XX que comienza a configurarse como la plaza que conocemos hoy.En el centro, antes de la estatua, han existido palmeras, jardines e incluso farolas de 4 brazos. En 1920 se colocan las doce farolas de hierro forjado con pedestales de piedra adornados en jaspe. También se añadió una balaustrada de piedra blanca y bancos del mismo material, que fueron retirados en 1940, momento en que se le coloca el actual pavimento, se elimina la balaustrada y se sustituyen los bancos de piedra.

Todos saben que la figura que se alza en el centro de la plaza es el rey San Fernando, pero pocos conocen a los personajes que se ubican en la base del monumento. Háblanos de ellos.

En la base del monumento tenemos a cuatro personas que fueron clave en la reconquista de Sevilla, ayudando codo con codo al rey san Fernando, y son: Alfonso X el Sabio (hijo de Fernando III), Don Remondo, notario, consejero y confesor del rey, y después de su hijo; Garci Pérez de Vargas, caballero castellano, mano derecha de san Fernando en la reconquista, conocido por su bravura; y el almirante Ramón de Bonifaz, que ayudó por vía naval en la toma de la ciudad.

«La Plaza Nueva es el corazón de Sevilla»

¿Qué crees que le falta a la Plaza Nueva para destacar más en los itinerarios culturales y turísticos de la ciudad?

Pues, si te soy sincera, no creo que le falte nada. Yo la considero el corazón de Sevilla. Tiene historia, belleza, acoge a sus sevillanos y a los visitantes, tiene arte y arquitectura singular. ¿Qué más se le puede pedir?

Además del entorno del Ayuntamiento, eres guía en otros espacios patrimoniales como el Alcázar. ¿Qué es lo que más les gusta a los turistas de este lugar?

El Alcázar los deja sin palabras. A los turistas y también a los sevillanos. Es un edificio majestuoso, sus paredes rezuman Historia e historias. Me gusta explicarles el paso de los años, cómo cada gobernante puso su granito de arena en el resultado maravilloso que tenemos hoy; pero es cierto que el edificio, muchas veces, habla y nos hace alucinar por sí solo.

¿Y de la Catedral?

Pues otra maravilla. Contamos con la tercera catedral más grande del mundo, la primera en estilo gótico, «¡ahí es ná!». Es sobrecogedora, sin hablar de las obras de arte que alberga, y los montones de anécdotas que la componen. La subida a la Giralda y las vistas de la ciudad les suele gustar muchísimo, aunque lo cierto es que lo que más suele impresionar es su majestuoso Retablo Mayor, el más grande de la Cristiandad. Te sientes pequeñito a sus pies.

¿Qué rincón no mencionado en las guías turísticas recomendarías a un visitante que desea conocer Sevilla?

Ya es difícil que un rincón de Sevilla no esté mencionado en una guía turística, pero me gusta mucho recomendar el CAAC, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, que, aunque nombrado, quizás no lo esté tanto como otros edificios singulares de la ciudad. Ocupa el antiguo Monasterio de Santa María de las Cuevas, lugar donde en 1248 se encuentra a la Virgen del mismo nombre junto a unos hornos almohades de época anterior. Se decide construir una ermita y luego un monasterio para venerar la imagen. En sus seis años de existencia (es vandalizado por los franceses durante la invasión napoleónica y finalmente abandonado con la desamortización de Mendizábal), ha tenido momentos de esplendor y de crisis. Ya en el siglo XIX es el comerciante Pickman quien lo adquiere para poner en marcha su fábrica de loza, incorporando las chimeneas. Gracias a la Expo 92, se le dota de salas expositivas, y hoy en día a mí me parece un lugar ideal para desconectar de nuestra Sevilla bulliciosa y conectar con un enclave sin igual.

¿Cuál es tu opinión respecto al incremento de alojamientos turísticos en el casco histórico?

Siempre y cuando se respete a los vecinos, no considero nada mal que haya alojamientos turísticos en el casco histórico. Es normal que el visitante quiera hospedarse en el centro para conocer la ciudad, y no hay que perder de vista que este tipo de alojamientos dan trabajo a multitud de personas de varios sectores.

Como profesional y sevillana, ¿qué mejorarías en materia turística en los próximos años?

Creo que Sevilla y su Ayuntamiento se esfuerzan mucho en agradar y acoger a los turistas que nos visitan. Hay buena oferta, tanto hotelera como hostelera y cultural, pero nunca hay que decaer; es muy importante seguir innovando y acercando Sevilla al resto del mundo.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos