viernes, 20 septiembre 2019
03:33
, última actualización

Las mejores películas del siglo XXI (IX)

La guerra no acaba cuando se firma un armisticio o una rendición sin condiciones. Los efectos de la guerra perduran durante mucho tiempo y condiciona la vida de las personas. ‘Ida’ es una película que cuenta cómo la Segunda Guerra Mundial cambió la vida de millones de personas y cómo el futuro ya no puede ser diferente

26 dic 2018 / 10:19 h - Actualizado: 26 dic 2018 / 10:43 h.
  • Las dos personajes principales son antagónicas y se complementan a la perfección. / El Correo
    Las dos personajes principales son antagónicas y se complementan a la perfección. / El Correo

Pawel Pawlikowski entregó el año 2013 una preciosa película que habla de la guerra y sus consecuencias, del odio y sus consecuencias, de la ignorancia y sus consecuencias, de la culpa, del pasado como estructura indispensable y definitiva del presente y del futuro, de la redención como carga para el ser humano, de la imposibilidad de olvidar, de la posibilidad de una libertad que nos conmociona y a la que tememos porque es la forma de encontrarnos con nosotros mismos; de todo esto y de sus consecuencias. Y habla desde dos personajes femeninos contrapuestos que dibuja con precisión, con delicadeza, con la necesaria contundencia para que la trama se soporte sin problemas. Por otra parte, el guion es estupendo, cuidadoso y muy bien rematado.

Ida (Sister of Mercy) cuenta la historia de una novicia que está a punto de tomar los votos. Estamos en Polonia, 1960. La joven es enviada a conocer a su única familiar viva. Su tía es una antigua combatiente, reniega de todo, está descreída y le devora el alcoholismo. Ida descubre que su nombre es otro y que sus orígenes son bien distintos a los imaginados.

El trabajo que hacen las dos actrices es maravilloso. Agata Kulesza y Agata Trzebuchowska cuidan cada movimiento, encarnan a sus personajes de modo que pensamos que sería imposible que otras actrices lo hicieran. Será difícil que el fotógrafo de turno les fotografíe con tanto buen gusto.

Las mejores películas del siglo XXI (IX)
La realidad se impone a la ignorancia en la película de Pawel Pawlikowski. / El Correo

El blanco y negro de la película es luminoso, brillante, perfecto; un blanco y negro que artísticamente fascina al representar una época en la que muchos países vivieron la realidad sin color alguno. Los encuadres dejan muy bajo el foco y la realidad, que parece estar presionando desde arriba, tiene un gran espacio. La cámara apenas se mueve (solo en dos ocasiones) y el resultado es que el efecto pictórico se impone en toda su belleza.

Suena jazz en Ida, suena una balada preciosa de John Coltrane, la que dedicó a su primera esposa y tituló Naima. Este es un tema que se incluyó en el disco Giant Steps (1960). Suena el jazz con un punto de esperanza para un país condenado a lo gris, a la tristeza. Además de este tema, la banda sonora es discreta y casa bien con lo que se cuenta. La música clásica aporta ese toque imprescindible para que una película dibuje el contorno propio con exactitud.

Las mejores películas del siglo XXI (IX)
La actriz Agata Trzebuchowska encarna a una joven novicia que tendrá que enfrentarse a lo que, realmente, es. / El Correo

La parte final de la película es formidable. La escena en la que Wanda toma una última decisión o en la que Ida toma la suya, son un placer para cualquiera que ame el cine. Y los detalles tienen efectos casi quirúrgicos. Por ejemplo, el coche en el que viajan Ida y Wanda es blanco y está en perfecto estado. Termina arrugado, sucio porque el camino ha sido duro, difícil; se convierte en una metáfora de lo que les está sucediendo a los personajes. Todo es importante en la cinta de Pawlikowski.

La trama se desarrolla con lentitud, sin retóricas estúpidas, sin buscar el éxito comercial. El espectador va recibiendo información, imágenes rotundas, y necesita cierto reposo para interiorizarlas, para poder disfrutar de las siguientes al máximo.

El caso es que esta es una excelente película de cine por todos los elementos técnicos utilizados, por unas interpretaciones de primera categoría y porque el realizador se empeña en dejar abierta la posibilidad a buscar y encontrar la luz al final del túnel sea cual sea la situación. Este es cine de calidad que hipnotiza de principio a fin y reconcilia con el séptimo arte.

Las mejores películas del siglo XXI (IX)
Cartel de la película ‘Ida’. / El Correo

Todos los vídeos de Semana Santa 2016