lunes, 01 marzo 2021
21:59
, última actualización

Sevilla en veinticuatro estampas

¿Sabía que Sevilla, además de ser el Puerto de Indias, es también la Milla Cero? ¿O que el hospital más antiguo del mundo está aquí y sigue funcionando? ¿Por qué el Gambrinus es el símbolo de la cerveza Cruzcampo? A estas y otras preguntas da respuesta «Esto no estaba en mi libro de Historia de Sevilla», el nuevo libro de Jesús F. Creagh publicado por Almuzara, que no os dejará indiferentes

31 ene 2021 / 22:16 h - Actualizado: 31 ene 2021 / 22:21 h.
"Libros","Libros - Aladar"
  • ‘Vista de la ciudad de Sevilla’. Pintura atribuida a Alonso Sánchez Coello (finales del siglo XVI). / Museo del Prado
    ‘Vista de la ciudad de Sevilla’. Pintura atribuida a Alonso Sánchez Coello (finales del siglo XVI). / Museo del Prado

«Sobre Sevilla se ha escrito mucho y bien de su Historia, su cultura y, sobre todo, del crisol de pueblos que la han ido conformando, día a día, siglo a siglo. Pero no cabe duda que también ha sido objeto de envidias, rencores, de decisiones políticas, que le han mermado —junto con las epidemias y periódicas inundaciones que la azotaron— su capacidad de expansión, pese a haber sido la llave del mundo».

Con estas rotundas palabras arranca el prólogo de Esto no estaba en mi libro de Historia de Sevilla, una de las últimas apuestas de la editorial Almuzara, que viene a sumarse a la extensa y rica bibliografía existente sobre una ciudad que ha inspirado a músicos, dramaturgos y poetas desde tiempos remotos. Escrita por Jesús F. Creagh, la obra está compuesta de veinticuatro capítulos, o mejor dicho «relatos», que en palabras de Isidoro Moreno, «rezuman amor por la ciudad pero no un amor ciego, ya que su mirada de amante se basa en el conocimiento y tiene casi siempre un punto de ironía».

Para aquellos que no conozcan a este autor sevillano nacido un mes antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, hay que decir que desde muy joven sintió una especial inclinación por la literatura, especialmente aquella de corte fabuloso que revoloteaba en su cabeza y que, como en un universo mágico, le incitaba a escribir. Una afición que fue a más mientras estudiaba en el colegio de los Escolapios y que continuó tras finalizar la carrera de Derecho. En este sentido, no son pocos los artículos, ensayos y pregones salidos de sus manos, siendo la Semana Santa uno de los ejes principales de su producción —a este tema le ha dedicado más de una veintena de trabajos—.

Pero la cosa no acaba aquí. Y es que, mientras desempeñaba el cargo de presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Sevilla, Jesús Creagh colaboró en diversas publicaciones, como el diario ABC, llegando, años más tarde, incluso a alumbrar una novela titulada La profecía de Sevilla (Almuzara).

Sevilla en veinticuatro estampas
Portada del libro. / El Correo

De El Rinconcillo a San Leandro

Esto no estaba en mi libro de Historia de Sevilla arranca con unos versos de los hermanos Álvarez Quintero, los cuales están dedicados a uno de los establecimientos imprescindibles de la ciudad: El Rinconcillo. Fundado en 1670, su nombre se debe, según apunta Creagh, «al emplazamiento que la primitiva muralla de la ciudad describía con un ángulo, formando rincón al parecer, y que era aledaño al lugar donde se funda nuestra taberna en cuestión». Seguidamente, y tras contarnos anécdotas ocurridas entre sus cuatro paredes —entre otras el origen de la «tapa» o la visita de personajes famosos como la tenista Sharapova—, el autor se detiene en uno de los muchos conventos históricos sevillanos que merecen ser conocidos, en este caso el de Santa Inés. Ni que decir tiene que Bécquer es mencionado en sus páginas, pero no en clave biográfica o literaria, sino en relación a la restauración del órgano que inmortalizara en su leyenda Maese Pérez el organista, y que tanto revuelo ocasionó en el año 2017 —he aquí la prueba de que el autor no pretendía escribir un ensayo sevillano al uso—.

Tras sumergirnos en las claves de la fachada plateresca del Ayuntamiento, de las diversas configuraciones de la Plaza del Duque, o de las yemas más extraordinarias de la urbe, Creagh hace un cambio de tercio en su apartado dedicado a Paco Gandía. Íntimo, lúcido y entrañable, su retrato del famoso humorista fallecido en 2005 es probablemente uno de los mejores hallazgos del libro. Y lo es por la sencillez y el cariño con que se narra, por la verdad expuesta y la humanidad presente en cada uno de sus párrafos. Solo por él merece la pena acercarse a la obra, sin desmerecer por ello al resto de retratos contenidos en la misma. Por ejemplo el de Agapito López y Raposo, personaje prácticamente desconocido para el sevillano de a pie, cuya aportación al mundo de la Semana Santa es encomiable. O el de Rafael Franco Rojas, capataz mítico de la ciudad, al que el autor evoca en unas líneas inolvidables. Y muy especialmente el del tristemente desaparecido Antonio Dubé de Luque, uno de los imagineros más brillantes de la segunda mitad del siglo XX.

Sevilla en veinticuatro estampas
El autor Jesús F. Creagh.

«Un amante infatigable de Sevilla»

Como no podía ser de otra forma, el mundo de las cofradías es uno de los motivos más recurrentes de Esto no estaba en mi libro de Historia de Sevilla, dando lugar a relatos relacionados con la hermandad de la Cena, la banda de las Cigarreras, o la Carrera Oficial; todos ellos expuestos de manera «ágil, documentada y rigurosa», como bien señala Jaime Raynaud, pero a la vez cercana, lo cual gustará tanto a expertos como a profanos en la materia. En este sentido, también encuentran su hueco aspectos poco explorados de la historiografía hispalense, como el cementerio protestante, la fundación de la fábrica de la Cruz del Campo o la Casa Cuna, los cuales permiten recorrer diversas épocas, realidades y barrios de un modo ilustrativo y ameno.

Para completar su trabajo, Jesús Creagh, «un amante infatigable de Sevilla», según el presidente del Ateneo Alberto Máximo Pérez Calero, nos pasea por el mercadillo de «El Jueves», el Real de la Feria y el Patio de los Naranjos, confirmando que, pese a los ríos de tinta vertidos sobre la ciudad a través de los tiempos, aún no se ha dicho —ni escrito— la última palabra.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía