jueves, 21 noviembre 2019
14:08
, última actualización

Adiós, Gypaetus

La Fundación Gypaetus se ve obligada a anunciar su cierre tras casi dos décadas dedicada al programa más exitoso de reintroducción de una especie andaluza que estuvo a punto de extinguirse, el quebrantahuesos. La Junta de Andalucía ha dejado sin financiación a esta Fundación en los presupuestos para el 2020, lo que supone en la práctica la sentencia de muerte de esta afamada entidad conservacionista.

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
10 nov 2019 / 07:45 h - Actualizado: 10 nov 2019 / 07:45 h.
  • Adiós, Gypaetus

En el año 1993, un grupo de conservacionistas, cargados de razón, sentido de la justicia, con sólidos argumentos y aferrado a la importancia del quebrantahuesos para la salud de las sierras andaluzas, se propuso recuperar esta especie: criarla en cautividad y devolverla a su hábitat de manera que el quebrantahuesos recuperara el trono perdido. La Junta de Andalucía abanderó el proyecto de reintroducción y los contactos institucionales iniciados ese año surtieron efecto. La estrategia estaba perfectamente marcada, los trámites resultaron incontables, las anécdotas de aquellos primeros pasos apenas han sido difundidas y las que se han relatado a lo largo de la historia del proyecto, demuestran que la meta era recuperar el quebrantahuesos para Andalucía, sí o sí.

La Fundación Gypaetus se formalizó el 21 de febrero del año 2000 como una entidad privada sin ánimo de lucro, teniendo como objeto fundacional la formación, difusión, sensibilización y estudio de la conservación del quebrantahuesos, del águila imperial y por extensión de otras rapaces y como objeto específico la reintroducción del quebrantahuesos del quebrantahuesos en Andalucía. Con posterioridad adaptó sus Estatutos teniendo como objeto general la conservación de la ecodiversidad andaluza y como fines principales la recuperación de especies amenazadas y raras (fauna, flora y hongos de Andalucía, y en particular del quebrantahuesos, la defensa y conservación y gestión del paisaje, el patrimonio natural y los hábitats del territorio andaluz, la formación ciudadana y la divulgación, educación y sensibilización de la sociedad en este objetivo. En los últimos años, los esfuerzos de la Fundación se crentraron en acciones para la reintroducción del quebrantahuesos (cría en cautividad, educación y sensibilización y difusión) por motivos presupuestarios y decisión del Patronato.

Hoy el programa de la Junta de Andalucía cumple treinta y cuatro años de trabajo y, en 23 años, el Centro de Cría Guadalentín de Cazorla se ha colocado a la cabeza en cría en cautividad a nivel internacional; el quebrantahuesos vuela de nuevo en Andalucía y la población local está plenamente identificada con esta causa si bien, la acción irreflexiva e ilícita de unos pocos desaprensivos con la colocación de veneno e incluso disparando puede hipotecar el futuro de este proyecto.

La Fundación Gypaetus es la propietaria de los quebrantahuesos mantenidos en cautividad en el Centro de Cría en Cautividad de Guadalentín (Cazorla) y de su descendencia, de acuerdo con el convenio firmado con la Bearded Vulture Foundation (BVF), hoy Vulture Conservation Foundation (VCF), entidad cedente de las aves primigenias.

Los patronos, entre los que se encuentra el Presidente, de acuerdo con sus Estatutos, no pueden percibir contraprestación económica y su labor se realiza sin ánimo de lucro. En los últimos años un equipo compuesto por 7 personas han trabajado para la Fundación Gypaetus. Trabajar en un proyecto de esta envergadura demanda un compromiso personal. Los hombres y mujeres que han desempeñado su trabajo en la Fundación en cada una de las áreas del programa, han tenido y participado del mismo a las poblaciones más próximas a las áreas de suelta y campeo de los quebrantahuesos liberados. Convencidos del enorme valor intrínseco de reintroducir la especie en Andalucía, han persuadido a la sociedad en general y a los colectivos rurales en particular de la rentabilidad, además, que el regreso del Quebrantahuesos importa para la calidad y la salud de las sierras y las economías de sus pueblos. Este equipo de profesionales ha trabajado de forma coordinada con el equipo del Plan de Recuperación y Conservación de las Aves Necrófagas en Andalucía y de la Estrategia para la lucha contra el veneno para incrementar la eficiencia y eficacia en todo el proceso.

El programa de reintroducción del quebrantahuesos ha creado empleo en Andalucía, y en los últimos años ha mantenido 7 puestos de trabajo; Ha contribuido a asentar la población rural al territorio contratando los servicios externos a empresas de la zona; ha promocionado el valor de actividades autóctonas y en desuso como la ganadería extensiva; impulsado métodos cinegéticos más salubres, como el uso de la munición libre de plomo. Todo en beneficio del Medio Ambiente y el desarrollo rural. La liquidación de esta Fundación supone una de las peores decisiones en materia de medio ambiente y conservación de fauna andaluza que se ha tomado en toda la historia de la autonomía.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016