Menú
miércoles, 07 diciembre 2022

Cádiz, en el meollo político

Albert Rivera ha anunciado que presentará en la ciudad su propuesta de reforma política. En los últimos meses los principales líderes han visitado la Tacita de Plata

18 oct 2015 / 22:28 h - Actualizado: 18 oct 2015 / 22:30 h.
"Albert Rivera","José María González 'Kichi'"
  • El alcalde de Cádiz, José María González, ‘Kichi’, recibió en su despacho al líder de Podemos, Pablo Iglesias. / Efe
    El alcalde de Cádiz, José María González, ‘Kichi’, recibió en su despacho al líder de Podemos, Pablo Iglesias. / Efe
  • El presidente Mariano Rajoy junto a Kichi en la inauguración del puente. / Efe
    El presidente Mariano Rajoy junto a Kichi en la inauguración del puente. / Efe
  • La presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto al alcalde de Cádiz. / Efe
    La presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto al alcalde de Cádiz. / Efe

Así en Cádiz como en España. Para lo bueno y para lo malo, según quién venda el mensaje, la Tacita de Plata se ha convertido en un inesperado centro estratégico de la política nacional. Pablo Iglesias en junio para iniciar su gira de ciudades para el cambio, Mariano Rajoy y Susana Díaz en septiembre para inaugurar el nuevo puente y Albert Rivera para presentar su propuesta de reforma constitucional habrán pisado la ciudad en apenas cinco meses (junio a noviembre).

Además de las visitas, el PP celebró allí hace unos días un encuentro de sus portavoces en Cádiz, A Coruña, Badalona, Barcelona, Madrid, Pamplona, Santiago de Compostela, Valencia y Zaragoza, con el clarificador título de: Las malas prácticas de los alcaldes radicales aupados por el PSOE. «Kichi ha puesto en marcha una nueva forma de turismo, el turismo político. Todos los partidos han situado a Cádiz en su mirilla estratégica y sus líderes tienen necesidad de estar en la ciudad para hablar de lo que está sucediendo aquí y creo que durante la próxima campaña electoral ocurrirá lo mismo», cuenta un exconcejal del ayuntamiento.

El día en el que los entrenadores de Sevilla y Betis dan la rueda de prensa previa a su partido de liga, los medios nacionales mandan a sus cámaras y redactores para preguntarles por asuntos que más tienen que ver con la polémica de turno sobre Real Madrid o Barcelona que por cuestiones de sus propios equipos. Algo parecido sucedió en la comparecencia en la que María Jesús Montero y Juan Marín anunciaron el pasado martes el acuerdo sobre presupuestos entre PSOE y Ciudadanos: «Yo quería preguntar por otro tema. Su opinión sobre los tuits de Kichi en relación con la Fiesta Nacional», expuso una periodista con acento del Macizo Galaico-Leonés.

El PP simboliza en Cádiz todo lo perverso del populismo de las candidaturas vinculadas a Podemos y de dejar en manos de amateurs la gestión de las administraciones. De paso, reprende al PSOE por haber facilitado el acceso a los sillones de mando a estas opciones. Hablar del Ayuntamiento de Cádiz supone, por tanto, atacar de una tacada a dos de los grandes enemigos políticos. «Cádiz es la parte que explica casi todo del panorama político español. Es como una figura retórica. La parte por el todo», argumenta el exedil gaditano. La estrategia de los concejales del PP gaditano está centrada en dejar en evidencia la falta de preparación y planes del alcalde José María González Santos y su equipo de gobierno. La última zanja que han cavado ha sido la de proponer a la oposición venezolana para el Premio Libertad Cortes de Cádiz 2015 para tratar de desnudar a Kichi en su posición sobre el régimen de Nicolás Maduro.

«Cádiz tiene un alcalde que se parece a sus ciudadanos, un gobierno municipal que se parece a su gente», dice, por su parte, Pablo Iglesias de la nueva etapa municipal que se ha abierto en la Tacita. Para el líder de Podemos, la gestión de Kichi es un ensayo general de lo que sería un país gobernado por el partido morado. El alcalde presume de haber cumplido el 85 por ciento de lo proyectado para sus primeros cien días de gobierno y haber parado más de un centenar de desahucios.

Mientras, el PSOE local pone el acento en su papel como el contrapunto responsable a lo que consideran desmanes e improvisaciones del candidato al que facilitó la gobernanza de la ciudad. Su apoyo a la candidatura de Kichi no tuvo otra razón que la pura supervivencia política en una ciudad en la que la marca socialista está muy desgastada.

«La clave de que el PSOE a nivel local, autonómico o nacional pueda sacar algún beneficio electoral de su apoyo a Kichi la tiene Susana Díaz. Hay muchos proyectos que dependen de un acuerdo entre Ayuntamiento y Junta que llevan atascados mucho tiempo por las tensas relaciones entre San Telmo y el consistorio de Teófila Martínez. Si en el primer encuentro entre Kichi y la presidenta logran desbloquear ciertos temas, los socialistas podrían tener algún argumento más para justificar su apoyo a Por Cádiz Sí Se Puede», explican voces cercanas al partido en la ciudad.

En un escenario de un hipotético pacto entre PSOE y Podemos después de las elecciones generales del 20 de diciembre, el balance del ensayo gaditano podría ser utilizado por los apoyos y los críticos de ese acuerdo para gobernar el país.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos