viernes, 10 abril 2020
03:08
, última actualización
Ecoperiodismo

Cinco razones que hacen imprescindibles a los árboles en la ciudad

Sevilla ha perdido más de 4.000 árboles, muchos de ellos históricos por talas masivas indiscriminadas y podas a destiempo. Un ciudad no puede ser sostenible si olvida el papel esencial del árbol y como incide en la vida cotidiana de los urbanitas. Estas son 5 razones que hacen imprescindibles los árboles en la ciudad

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
09 feb 2020 / 04:04 h - Actualizado: 09 feb 2020 / 04:04 h.
"Barrios","Medio ambiente","Ecoperiodismo","Tráfico","Universidad de Sevilla","Cambio climático","Contaminación","Primavera","Verano","AVE"
  • Cinco razones que hacen imprescindibles a los árboles en la ciudad

Sevilla ha perdido más de 4.000 árboles, muchos de ellos históricos por talas masivas indiscriminadas y podas a destiempo. Un ciudad no puede ser sostenible si olvida el papel esencial del árbol y como incide en la vida cotidiana de los urbanitas. Estas son 5 razones que hacen imprescindibles los árboles en la ciudad

1. Dan sombra y suavizan las temperaturas extremas

Las temperaturas promedio en ciudades en las que se ha reducido la masa arbórea en los últimos 50 años se ha incrementado en hasta 10 grados de media en verano, como ha sucedido en algunas zonas de la ciudad de Los Ángeles, en Estados Unidos, donde a medida que se ha disminuido la cobertura de árboles y aumentado la cantidad de caminos y edificios -que absorben el calor- la temperatura se ha hecho casi insoportable en algunas calles. Los árboles son capaces de refrescar una ciudad hasta rebajando en 10 grados la temperatura en los meses de más calor. La sombra en muchas plazas son imprescindibles para que la ciudadania disfrute de los espacios públicos. Los árboles son los únicos capaces de interrumpir las “islas de calor” liberando vapor de agua al aire a través de sus hojas.

2. Permiten la vida silvestre y crean un vínculo con la naturaleza

Los árboles son el hogar de la gran mayoría de la fauna urbana. El gorrión común (Passer domesticus), declarado ave del año por la SEO BirdLife en 2016, es tal vez el mayor exponente de la avifauna de las ciudades. Gracias a los árboles, hay aves en las ciudades conviviendo con el ser humano desde hace siglos. La arboleda urbana ha permitido que muchas especies se hayan extendido a lugares donde no existían de forma natural. De hecho, el gorrión común conquistó el continente americano con la llegada de los europeos. Diversos estudios destacan los beneficios de su presencia en nuestras sociedades: ayudan a controlar plagas, dispersan semillas y son un excelente indicador de nuestra calidad ambiental. Además, ver aves en las ciudades o escuchar sus cantos es uno de los escasos vínculos que mantenemos con nuestra naturaleza primigenia.

Cinco razones que hacen imprescindibles a los árboles en la ciudad
Un árbol de ceiba, a orillas del río Huitzilapan, en el municipio de La Antigua, Veracruz (México). EFE/Miguel Victoria

3. Capturan CO2 y luchan contra el cambio climático.

El dióxido de carbono (CO2) causado por muchos factores, pero sobre todo por el tráfico de los vehículos en las ciudades, se acumula en la atmósfera contribuyendo al cambio climático. Los árboles absorben el CO2, removiendo y almacenando el carbono al tiempo que liberan oxígeno al aire. Un árbol absorbe al día el C02 equivalente al que emiten 10.000 coches. Según un estudio elaborado por el catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla, Enrique Figueroa, titulado”Los sumideros naturales de CO2" explica que las especies urbanas que más absorben este gas de efecto invernadero que está recalentando la Tierra, son la melia, la acacia de tres espeinas, la jacaranda y el olmo.

4. Olor y salud atmosférica

“Sevilla tiene un olor especial”, cantaba una sevillana oída hasta la saciedad en ferias y festejos. Un olor especial que procede del azahar, la flor de los miles de naranjos que recorren la ciudad que se abre en primavera e inunda con su fragancia la atmósfera de las calles de la capital andaluza. Pero no son sólo ‘ambientadores’ naturales de la ciudad; los árboles absorben los olores y gases contaminantes como óxidos de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono. Además filtran las partículas contaminantes del aire, atrapándolas en sus hojas y corteza. Hay que recordar que en Europa e producen 487.000 las muertes -de las que 31.520 acontecen en España- por contaminación del aire, según el último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

5. Los árboles sanan y reducen la violencia

Existen estudios han demostrado que los pacientes hospitalarios que pueden ver árboles desde sus ventanas se recuperan más rápido y con menos complicaciones. Los niños y niñas diagnosticados con trastorno por déficit de atención e hiperactividad muestran menos síntomas cuando se relacionan de alguna forma con la naturaleza. Otros estudios sobre la conducta apuntan que los barrios que carecen de plantas o árboles tienen una mayor incidencia de violencia dentro y fuera del hogar que los vecindarios más verdes.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016