Menú
Sociedad

«De no tener nada, vivir en la calle, a tener compañía y una casa»

El programa de personas sin hogar de la Consejería de Igualdad ha dado una nueva oportunidad a 298 personas en exclusión social extrema

31 oct 2021 / 12:43 h - Actualizado: 31 oct 2021 / 13:09 h.
"Crisis","Sociedad","Violencia de género","Vivienda","Empleo","Empleo","Formación","Fondos europeos","Pobreza","Servicios Sociales","Conciliación","Consejo de Gobierno"
  • Vídeo con el testimonio de personas sin hogar que han logrado rehacer sus vidas.
  • «De no tener nada, vivir en la calle, a tener compañía y una casa»

Son cuatro compañeras de piso que aparentemente tienen poco en común pero que, sin embargo, han compartido una experiencia que ha marcado sus vidas para siempre: no tener un hogar. Sus edades son dispares desde los 35 a los 50 años pero se enriquecen mutuamente de la diferencia intergeneracional y cultural. Hoy, 31 de octubre, es el Día de las Personas sin Hogar.

Esto significa para mí tenerlo todo de no tener nada, de vivir en la calle”, explica Teresa S.R. Dice que lo perdió todo cuando terminó la relación con su pareja, hasta la familia: “Te ves en la calle y no tienes el valor de ir a tu familia porque ellos te dicen que tengas cuidado, entonces luego, sienten vergüenza”. Teresa es enfermera pero se dedica a la cocina desde hace seis años. Ha dormido bajo el Puente de Triana y recuerda lo duro que es esperar a que no haya gente en la calle, dormir entre cartones y no poder descansar: “Esto ahora es todo para mí porque tengo compañeras y con quien poder hablar”.

Están juntas en esto y de este hogar es de donde ahora sacan su fuerza y los apoyos para seguir adelante. Isa M.V. llevaba once años de un albergue a otro y ese tiempo era el que llevaba sin trabajar. Ahora tiene un empleo, que explica que es lo más difícil de lograr para salir de esta situación de vulnerabilidad extrema, pero “lo mejor de esto es un conjunto de todo: tener compañía e intimidad. Quiero seguir adelante y salir algún día de esto”, explica. Y, para ello, tiene el claro objetivo de sacar el título de la ESO.

«De no tener nada, vivir en la calle, a tener compañía y una casa»


La situación de las personas sin hogar es de extrema vulnerabilidad en muy diversos aspectos para la proyección de su vida. La falta de vivienda es un impedimento para el acceso al empleo, las experiencias de sinhogarismo impactan negativamente sobre la salud física y mental de las personas y esta población está desprotegida ante delitos y situaciones de discriminación.

El caso de Ilza P.D. es bastante frecuente entre las mujeres sin hogar. Desde hace unas semanas se encuentra mucho mejor, estaba bastante enferma pero va mejorando poco a poco. Se encontró en la calle después de terminar una relación en la había sufrido violencia de género. “Estoy contenta, vivimos como una familia”, cuenta. El hecho de tener las necesidades básicas cubiertas es el primer paso para ella para poder recuperarse y encontrar un empleo.

El programa de Igualdad

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación inició el Programa Extraordinario de alojamiento e inserción social a personas sin hogar entre las medidas puestas en marcha desde el inicio de la crisis sanitaria por Covid-19 con el fin de combatir la pobreza y la exclusión social por más de 100 millones de euros. En concreto, una ayuda extraordinaria por valor de 2,9 millones de euros a la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) para la creación de 298 plazas destinadas a personas sin hogar en Andalucía.

Esta entidad cuenta con más de veinte años de experiencia en el Tercer Sector y está conformada por más de cincuenta entidades sociales avaladas por una trayectoria y solvencia técnica demostrables. Entre ellas, Médicos del Mundo gestiona una vivienda que comparten cuatro mujeres gracias a la cual, han conseguido una nueva oportunidad vital después de llegar a los márgenes más excluyente de la sociedad.

El sinhogarismo es una de las expresiones más extremas de la exclusión social y un fenómeno complejo, con consecuencias muy graves y un elevado componente de invisibilidad de las personas que lo sufren - explica la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz -. A ello se suma el impacto que ha tenido la pandemia sobre las personas más vulnerables de nuestra sociedad como son las que carecen de un hogar donde refugiarse, cuidarse o poder pasar los estados de confinamiento, a quienes la pandemia ha situado en una situación de alto riesgo al contagio y a la transmisión del virus”.

Según expresa Juan Carlos Ramírez, trabajador social de la organización Médicos del Mundo responsable de la vivienda que habitan estas mujeres, “durante esta crisis, muchas de las medidas adoptadas para proteger a las personas como el autoaislamiento, quedarse en casa o el distanciamiento social no supusieron una alternativa realista ni posible para quienes viven en la calle”.

Dos tipos de recursos de atención: centros de dia y viviendas

El Programa de sinhogarismo de la Consejería de Igualdad contempla dos tipos de recursos de atención a las personas sin hogar. Por una parte, centros de día ubicados en todas las provincias andaluzas mediante los que se presta los servicios de alimentación básica, ropería de emergencia, material preventivo e higiene básica. Se trata de un dispositivo indispensable como centro de valoración para posteriores derivaciones a otros recursos.

Hasta el momento, estos centros han realizado una media de 295 atenciones diarias para un total de 1.597 personas asiduas a los mismos.

Por otra parte, una red de recursos residenciales como son viviendas, orientados a la realización de itinerarios de inserción sociolaboral con el fin de detener el deterioro y el daño causado a estas personas por vivir en la calle. Estos itinerarios son personalizados y contemplan áreas como la personal, salud, relacional, vivienda, formación, sociolaboral, de empleo y económica.

En total, 298 plazas que en estos momentos se encuentran ocupadas al 100% y distribuidas por toda Andalucía. De ellas, 160 plazas en 8 centros de día con una capacidad de 20 personas; y 138 plazas en 23 viviendas de 6 personas de capacidad. Estos recursos asisten a personas de más de 40 nacionalidades con un rango de edad que abarca desde los 18 hasta los 85 años.

En este caso, de 474 casos valorados desde el inicio del programa, 235 han sido atendidos desde el inicio y 76 han tenido un completo éxito con la reinserción de la persona en los ámbitos formales de la sociedad.

«De no tener nada, vivir en la calle, a tener compañía y una casa»


La distribución por provincias ha sido: 1 centro de día y 2 viviendas en Almería, Huelva, Jaén; 1 centro de día y 3 viviendas en Cádiz, Córdoba y Granada; y 1 centro de día y 4 viviendas en los casos de Málaga y Sevilla. Asimismo, las entidades responsables de la gestión de estos centros por toda Andalucía a través de la Red de Lucha contra la Pobreza son: ACCEM, Fundación Atenea, Jaén Acoge, Málaga Acoge, Fundación CEPAIM, INPAVI, Médicos del Mundo, Cáritas, Nuevo Hogar Betania, Inserta Andalucía y Proyecto Hombre.

En este sentido, la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, ha informado que “ante los positivos resultados obtenidos, estamos trabajando ya en el contexto del nuevo marco de programación de fondos europeos 2021-2027 para darle continuidad”.

Estrategia de Atención a personas sin hogar en Andalucía

La ayuda extraordinaria de la Consejería y el programa que ha ejecutado EAPN se insertan de pleno en los objetivos que planea la Estrategia de Atención a las Personas sin Hogar en Andalucía cuya formulación se aprobó en Consejo de Gobierno el pasado de 9 febrero. Entre ellos, la prevención, de manera que esta experiencia está definiendo una de sus líneas de actuación.

Durante los siguientes meses, se ha elaborado un diagnóstico contando con la participación del Grupo de trabajo sobre sinhogarismo del Consejo de Servicios Sociales de Andalucía, de personas expertas y el Comité técnico de la Estrategia con la asistencia de la Oficina de apoyo a Evaluación de Políticas Públicas del IAAP.

«De no tener nada, vivir en la calle, a tener compañía y una casa»


Como ha asegurado Rocío Ruiz, “las Administraciones públicas deben buscar nuevas formas de atajar esta problemática que no se puede solucionar exclusivamente desde los servicios sociales, dadas las múltiples dimensiones del fenómeno: salud, empleo, vivienda, seguridad, etcétera. Por este motivo, la propuesta de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación expresa la oportunidad de poner en marcha una estrategia coordinada con otras Consejerías, con otras Administraciones y con el Tercer Sector con el objetivo de consensuar las actuaciones necesarias para conseguir la prevención y la reducción del sinhogarismo en Andalucía”.

El objetivo es la creación de un sistema de atención al sinhogarismo basado en opciones flexibles, adaptadas a las necesidades de las personas y que las conecte con todos los sistemas ordinarios de atención para la garantía de sus derechos, especialmente vivienda, salud y empleo. Asimismo, una vez que se publique el Decreto por el que se apruebe el Catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales, tendrá eficacia jurídica como prestación garantizada, es decir, como derecho subjetivo, lo que supone un nuevo paso más adelante en el reconocimiento de los derechos sociales de los andaluces y andaluzas.

Para la reducción del fenómeno del sinhogarismo, se hacen necesarias una serie de condiciones que suponen importantes retos de futuro como incidir en la prevención y en una intervención rápida y flexible, conseguir un cambio de modelo como se ha demostrado en otros países y apostar por centrarlo en la persona y en la vivienda estable.

«De no tener nada, vivir en la calle, a tener compañía y una casa»

De esta forma, la Estrategia, cuya finalización está prevista para los primeros meses del próximo año, incluirá un análisis de la situación de partida y un diagnóstico que permita señalar los problemas y la determinación de los objetivos estratégicos perseguidos, fases ya concluidas en estos momentos. Asimismo, se fijará una programación de las medidas a ejecutar, su organización y un sistema de seguimiento y evaluación con sus correspondientes indicadores de cumplimiento.

Algunos de estos datos que arroja la situación de partida evidencian la necesidad de afrontar este problema en Andalucía. Según la Encuesta de Personas sin Hogar 2012 de INE, en nuestra Comunidad hay 3.009 personas en esta situación. De ellas, 1.771 solo en los ocho municipios más poblados de cada provincia. Por otra parte, 5,4 sería el tiempo medio que llevan las personas sin hogar y el 29,3% de ellas sufren esta situación de forma recurrente.

En el caso de las mujeres, el principal motivo que empuja a la persona a vivir en la calle son los problemas familiares o la ruptura con la pareja (50,7%), seguido de los problemas económicos (34,7%) y los laborales (22,7%). Respecto a los hombres, los principales motivos son los problemas económicos (35,2%) y laborales (35,1%) y en tercer lugar los familiares (30,8%).


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos