Menú

Díaz abomina de los planes de Urkullu e Iceta, «opuestos» al 4D

La presidenta de la Junta rechaza cualquier proyecto que suponga la ruptura de la caja de la Seguridad Social, aunque esquiva cualquier crítica a la propuesta del líder del PSC

04 dic 2017 / 22:04 h - Actualizado: 04 dic 2017 / 23:38 h.
"PSOE","4D: Autonomía andaluza","Susana Díaz"
  • Susana Díaz y Rafael Escuredo intervienen en el encuentro de la Cadena SER sobre el 4D. / Europa Press
    Susana Díaz y Rafael Escuredo intervienen en el encuentro de la Cadena SER sobre el 4D. / Europa Press

El cuarenta aniversario del 4 de diciembre de 1977 ha servido para darle una capa nueva de barniz y pintura. El espíritu, el legado y la memoria del 4D relucen más frescos que nunca en esta conmemoración redonda. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, usó sus nuevos bríos para parapetarse en la fecha ante las propuestas que el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el candidato del PSC a presidente de la Generalitat, Miquel Iceta, han hecho sobre el nuevo modelo de financiación autonómica.

El dirigente vasco defendió ayer el Concierto Económico vasco como modelo de referencia para un nuevo sistema de financiación autonómico «descentralizado» y más «eficiente, justo y solidario» que el actual. Por su parte, el líder socialista catalán, avalado por la dirección nacional, apuesta por una Hacienda federal con la que la Generalitat asuma «toda la responsabilidad fiscal y de gobierno que ello supone, y por tanto también la recaudación y gestión en consorcio con la Administración del Estado».

Susana Díaz, dentro de los encuentros que organiza la Cadena SER con motivo del 4D, abominó ayer de los modelos de la España de las dos velocidades, que se han planteado en los últimos días. La presidenta andaluza recordó que las manifestaciones de hace 40 años fueron, precisamente, para manifestarse contra tales diseños. Ante ellos, aseguró que su Gobierno «levantará la voz, ya que hay quienes van a pretender callar a algunos a cambio de privilegios y no lo vamos a consentir. Alzaremos la voz con la misma lealtad que el 4 de diciembre y el 28-F, por la igualdad y dentro de la Constitución». La presidenta consideró que aplicar el modelo del cupo vasco para referenciar el sistema de financiación autonómica «rompería la caja única de la Seguridad Social y pondría en peligro a todo un país».

Sobre la propuesta de Iceta, Díaz reconoció «no saber exactamente lo que ha querido decir», aunque repitió, como en el caso del cupo vasco, que romper la caja de la Seguridad Social llevará a romper el país. El Gobierno andaluz ya rechazó el pasado viernes el plan Iceta pues «puede dar la «falsa impresión de que son los territorios los que contribuyen a la hacienda común con la cesión de sus impuestos, cuando la realidad es que son los ciudadanos», manifestó la consejera de Hacienda, María Jesús Montero.

La presidenta de la Junta va a pasar de puntillas por la campaña electoral catalana. Ayer reconoció que no ha hablado con el líder del PSC, y mientras otros líderes andaluces, como Moreno Bonilla (PP-A) o Marín (Cs), ya tienen agenda en Cataluña para los próximos días, Díaz no tiene previsto participar en ningún acto de apoyo a Iceta, «todo el mundo sabe lo que pienso porque lo digo igual en Cataluña, Euskadi, Madrid o en Andalucía, e Iceta también sabe lo que pienso y que no lo he cambiado nunca». Además de la distancia en cuanto al modelo de financiación, el PSOE andaluz se ha puesto de espalda ante los ataques que en las últimas semanas el propio Iceta y el secretario general Pedro Sánchez han lanzado contra Ciudadanos en la precampaña catalana. Díaz no quiere que nada del mundo estropee su santo grial de la estabilidad, que se mantiene gracias al apoyo de la formación naranja a su Gobierno.

El ex presidente de la Junta, Rafael Escuredo, que también participó en el acto de la Cadena SER, estuvo menos comedido que Díaz y avisó de que le tiene «mucho miedo al fuego amigo». De la propuesta de cooperación fiscal de Iceta dijo que es para «tentarse la ropa».

La dirigente andaluza también aprovechó su intervención para reprochar al Gobierno del PP su estrategia en cuanto a la financiación autonómica. Volvió a repetir su acusación de la pasada semana al afear a Mariano Rajoy que posterga a sabiendas la reforma del modelo con «fines electoralistas». Aseguró que Rajoy trata de «recortar autogobierno por su vocación centralista». La presidenta dijo que, a veces, defender a Andalucía por encima de todo «duele en casa» y la coherencia política a veces «es cara», pero esa es su «obligación y responsabilidad».

Susana Díaz, recordó que la autonomía andaluza es hija de la transición, y advirtió de que se rebelarán ante el hecho de que algunos pretendan ahora «manipular y mentir sobre la voluntad limpia que tuvo el pueblo andaluz» el 4D y el 28F. «Nuestra singularidad es que el referéndum del 28F fue constitucional», subrayó.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos