sábado, 22 enero 2022
21:11
, última actualización

El PSOE-A se decanta por un Comité Federal tras las elecciones del 25S

El líder extremeño Fernández Vara lamenta la falta de «cercanía y diálogo» con Pedro Sánchez

12 sep 2016 / 21:52 h - Actualizado: 12 sep 2016 / 21:53 h.
"Elecciones Generales 2016","Susana Díaz"
  • Susana Díaz, presidenta de la Junta, inauguró ayer el Congreso Nacional de Geología en Huelva. / Julían Pérez (Efe)
    Susana Díaz, presidenta de la Junta, inauguró ayer el Congreso Nacional de Geología en Huelva. / Julían Pérez (Efe)

Pedro Sánchez, «y sin embargo, se mueve», como dicen que dijo Galileo Galilei, aunque el PSOE-A banaliza esos movimientos que tratan de poner de acuerdo a Podemos y Ciudadanos para formar una mayoría alternativa a Mariano Rajoy, «es una situación que no suma y esa es la que tenemos ahora», reiteró ayer el secretario de organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo. La escrupulosa mesura táctica en la que se ha situado la federación socialista obliga a insistir para que el dirigente andaluz admita que las maniobras de Pedro Sánchez van destinadas a postularse como candidato a la investidura: «Pues sí, se está postulando, qué quiere que le diga». Dicho lo cual, el PSOE-A vuelve a trivializar las maniobras de su secretario general: «No hay una propuesta distinta a la acordada por el Comité sino que son relaciones, conversaciones o llamadas, nada que conduzca a una solución como una alternativa de lo planteado en el Comité».

La precavida observancia de la federación andaluza sólo se zarandea para dejar claro que desde Andalucía no se van a jalear los intentos de su candidato a la Moncloa a formar gobierno con 85 diputados.

La posición de los socialistas andaluces es que lo «lógico y razonable» es que la dirección del partido convoque el Comité Federal después de que se celebren las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre. «No es indispensable que se produzca antes puesto que no hay movimientos que lleven a ver una posibilidad de acuerdo que permita una investidura», dijo Cornejo otra vez minusvalorando los guiños que parece haber hecho Pedro Sánchez en los últimos días. Sería a partir del 25S cuando se plantee una posible modificación de los dos mandatos que a día de hoy tiene el líder del PSOE: no a Rajoy y no a negociar con partidos independentistas y Podemos.

El PSOE-A, mientras, no sabe-no contesta sobre los presuntos intentos del secretario general por usar a Compromís como puente para negociar con los partidos independentistas, según avanzaron ayer algunos medios digitales. También se hizo público ayer que Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, mantendrán un nuevo encuentro esta semana. Pese a este silencio y distancia, Cornejo negó que Susana Díaz, su secretaria general, esté «ajena» a todo lo que se mueve en torno a la formación de gobierno. «Los mismos que le decían que estaba pensando en Madrid ahora le dicen que esté pendiente de Madrid», ironizó el secretario de organización.

La cautela de Díaz contrasta con las punzantes opiniones de otros líderes regionales, caso de Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. «Ser leal no es siempre tocar las palmas al líder del partido», sino decir lo que uno piensa dentro de la lealtad a la organización. Yo desde el minuto uno he intentado ser absolutamente leal a Pedro Sánchez mientras quiso que le fuera leal, es decir, mientras hubo diálogo y mientras ha habido cercanía y proximidad».

Fernández Vara reclamó la reunión del Comité Federal del PSOE, con el objetivo de «poder decir en libertad lo que uno piensa», así como analizar «cuáles son las consecuencias, para el país y para el partido, de que haya unas terceras elecciones en España».

Vara recordó que lo que han dicho los ciudadanos tanto en diciembre como en junio «era que había que hablar», ya que el resultado fue «un escenario de cuatro partidos, dos solo no suman», por lo que «hay que hablar al menos con tres», por lo que «si no se habla, difícilmente se podrá resolver».

Pedro Sánchez, «y sin embargo, se mueve», como dicen que dijo Galileo Galilei, aunque el PSOE -A banaliza esos movimientos que tratan de poner de acuerdo a Podemos y Ciudadanos para formar una mayoría alternativa a Mariano Rajoy, «es una situación que no suma y esa es la que tenemos ahora», reiteró ayer el secretario de organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo. La escrupulosa mesura táctica en la que se ha situado la federación socialista obliga a insistir para que el dirigente andaluz admita que las maniobras de Pedro Sánchez van destinadas a postularse como candidato a la investidura: «Pues sí, se está postulando, que quiere que le diga». Dicho lo cual, el PSOE-A vuelve a trivializar las maniobras de su secretario general: «No hay una propuesta distinta a la acordada por el Comité sino que son relaciones, conversaciones o llamadas, nada que conduzca a una solución como una alternativa de lo planteado en el Comité».

La precavida observancia de la federación andaluza sólo se zarandea para dejar claro que desde Andalucía no se van a jalear los intentos de su candidato a la Moncloa a formar gobierno con 85 diputados.

La posición de los socialistas andaluces es que lo «lógico y razonable» es que la dirección del partido convoque el Comité Federal después de que se celebren las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre. «No es indispensable que se produzca antes puesto que no hay movimientos que lleven a ver una posibilidad de acuerdo que permita una investidura», dijo Cornejo otra vez minusvalorando los guiños que parece haber hecho Pedro Sánchez en los últimos días. Sería a partir del 25S cuando se plantee una posible modificación de los dos mandatos que a día de hoy tiene el líder del PSOE: no a Rajoy y no a negociar con partidos independentistas y Podemos.

El PSOE-A, mientras, no sabe-no contesta sobre los presuntos intentos del secretario general por usar a Compromís como puente para negociar con los partidos independentistas, según avanzaron ayer algunos medios digitales. También se hizo público ayer que Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, mantendrán un nuevo encuentro esta semana. Pese a este silencio y distancia, Cornejo negó que Susana Díaz, su secretaria general, esté «ajena» a todo lo que se mueve en torno a la formación de gobierno. «Los mismos que le decían que estaba pensando en Madrid ahora le dicen que esté pendiente de Madrid», ironizó el secretario de organización.

La cautela de Díaz contrasta con las punzantes opiniones de otros líderes regionales, caso de Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. «Ser leal no es siempre tocar las palmas al líder del partido», sino decir lo que uno piensa dentro de la lealtad a la organización. Yo desde el minuto uno he intentado ser absolutamente leal a Pedro Sánchez mientras quiso que le fuera leal, es decir, mientras hubo diálogo y mientras ha habido cercanía y proximidad».

Fernández Vara reclamó la reunión del Comité Federal del PSOE, con el objetivo de «poder decir en libertad lo que uno piensa», así como analizar «cuáles son las consecuencias, para el país y para el partido, de que haya unas terceras elecciones en España».

Vara recordó que lo que han dicho los ciudadanos tanto en diciembre como en junio «era que había que hablar», ya que el resultado fue «un escenario de cuatro partidos, dos solo no suman», por lo que «hay que hablar al menos con tres», por lo que «si no se habla, difícilmente se podrá resolver».


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla