viernes, 23 abril 2021
01:31
, última actualización

El PSOE rechaza expulsar a Chaves y a Griñán como una “imposición”

Ha citado hoy a IU en el Parlamento a la primera ronda de negociación con los partidos para allanar la investidura de Susana Díaz y formar gobierno cuanto antes

07 abr 2015 / 14:02 h - Actualizado: 07 abr 2015 / 15:38 h.
"Partidos Políticos","IU","Podemos","PSOE","Ciudadanos","Tribunales","Corrupción","Caso ERE","Elecciones Autonómicas 22-M","José Antonio Griñán Martínez","Manuel Chaves González"
  • Susana Díaz, hoy en San Telmo. / EFE
    Susana Díaz, hoy en San Telmo. / EFE

El PSOE ha citado hoy a IU en el Parlamento a la primera ronda de negociación con los partidos para allanar la investidura de Susana Díaz y formar gobierno cuanto antes. La coalición de izquierdas, antigua socia de ejecutivo de los socialistas, es el grupo más mermado del futuro Parlamento, con cinco diputados, no tiene margen para condicionar con su voto el nombramiento de Díaz. Sin embargo, los socialistas han optado por sentarse a negociar primero con ellos, porque el resto de fuerzas que sí pueden facilitar o impedir la investidura aún “tiene que clarificarse y plantear una postura dialogante”, ha explicado hoy el aún portavoz del PSOE en la Cámara y uno de los negociadores, Mario Jiménez.

Los socialistas están “preocupados” por las “posiciones de partida” que han mostrado Podemos y Ciudadanos antes incluso de que arranque la negociación para formar gobierno, pero también por las aparentes contradicciones y el doble discurso que mantienen estas dos formaciones, muy condicionadas por sus intereses electorales fuera de Andalucía. Jiménez ha instado a los dos partidos a que “clarifiquen sus cuitas internas” y que “planteen una postura dialogante sin líneas rojas que impidan sentarse a negociar”. El aviso del PSOE llega 24 horas después de que los líderes nacionales de Podemos y Ciudadanos anunciaran que sus condiciones para facilitar la investidura de Susana Díaz “no son negociables”, y “sí son líneas rojas”. Entre ellas, la que más preocupa es la exigencia de que los expresidentes Chaves y Griñán abandonen sus escaños en el Congreso y en el Senado por su implicación en el fraude de los ERE. Ambos están citados a declarar como imputados ante el Tribunal Supremo a partir de esta semana, y tanto Podemos como Ciudadanos exigen a Díaz que precipite la dimisión de sus antecesores como paso previo a iniciar la negociación. “Estas posturas no son fácilmente entendibles por la ciudadanía. El PSOE no ha planteado ningún elemento excluyente y podría planteárselo al resto de formaciones políticas”, ha avanzado Jiménez, quien ha reprochado a los dos partidos rivales que “más que voluntad de diálogo, hay voluntad de no diálogo”. “La negociación tiene que producirse pronto y cuando estemos sentados, cada uno tiene que plantear lo que quiera, pero sin imposiciones, con respeto a la verdad y con altura de miras”, ha advertido.

En la misma línea se ha manifestado más tarde el portavoz del Gobierno andaluz en funciones, Miguel Ángel Vázquez, que ha apremiado a los partidos a llegar a un acuerdo pronto, recordando que en las elecciones del pasado 22 de marzo los ciudadanos decidieron “que querían un gobierno presidido por Susana Díaz”. “Todos los partidos tendrán que ceder para facilitar la investidura”, ha dicho Vázquez.

El próximo jueves 16 de abril se constituirá el Parlamento y los 109 diputados electos tomarán posesión de su escaño. La composición de la Mesa de la Cámara (siete miembros), órgano rector de dicha institución, puede entrar dentro de las negociaciones vinculadas a la posterior investidura de Susana Díaz. El reglamento del Parlamento estipula que los cinco partidos más votados el 22M tienen derecho de representación en la Mesa, con al menos un miembro para cada uno. Los socialistas aspiran a quedarse con la presidencia y otros dos miembros más, aunque están dispuestos a negociar la cesión de un sillón al PP, segunda fuerza más votada. Ciudadanos plantea la ampliación de los miembros de la Mesa para hacerla proporcional a los cinco partidos, para lo cual habría que reformar el reglamento de la Cámara y, en todo caso, la nueva composición de la Mesa no tendría hasta después de la constitución del Parlamento.


Edictos en El Correo de Andalucía