domingo, 17 octubre 2021
17:27
, última actualización
Ecoperiodismo

La ciudad como ecosistema

Entrevista a Enrique Figueroa, catedrático de Ecología y director de la Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Sevilla

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
12 sep 2021 / 04:30 h - Actualizado: 12 sep 2021 / 12:29 h.
"Ecoperiodismo"
  • Enrique Figueroa, en el campus de Reina Mercedes. / Javier Cuesta.
    Enrique Figueroa, en el campus de Reina Mercedes. / Javier Cuesta.

Enrique Figueroa ha recibido 16 premio en relación con su actividad investigadora y divulgadora, entre otros el Premio Academia de Ciencias de Sevilla y Real Maestranza de Caballería, Premio Internacional Zerosion, Premio Andalucía de Medio Ambiente especial Cinta Castillo, Medalla de la Ciudad de Huelva, Medalla de la Ciudad de Sevilla, habiendo sido nombrado este año Onubense del Año premio especial Ana Vives. Tiene el reconocimiento de calidad en docencia de la Universidad de Sevilla durante los años que se ha evaluado y reconocido, habiendo recibido la insignia de oro de la ciudad de manos del alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín. Ha dirigido 20 tesis doctorales, tiene en su aval científico más de 100 proyectos de investigación, 200 publicaciones científicas y 16 libros. Colabora de forma continua con los medios de comunicación, prensa, radio y televisión. Desde hace siete años tiene un blog en el Arzobispado de Sevilla que se denomina Iglesia y Ecología con un contenido altamente ecológico y social.

-¿La ecología se tiene en cuenta cuando se diseña en la actualidad una ciudad?

-Una respuesta rápida a esta pregunta, sería no. Si la pregunta se refiere a si se tienen modelos de ciudades donde la ecología tenga el protagonismo indispensable que debe tener en el siglo XXI con los riesgos y retos que hay, mi respuesta es no. Si la pregunta es más discreta en extensión y se refiere a si se tiene en cuenta, al menos a veces, algunas cuestiones ecológicas, te diría que sí. En los modelos de ciudad creo hay falta de ecología. La ecología suministra una base conceptual de gran recorrido práctico que ayudaría mucho al diseño y gestión de las ciudades. Pero realmente se utiliza la ecología de forma intermitente en espacio, en unos sitios de la ciudad sí y en otros no, y en tiempo, a veces sí y a veces no. Esto habría que cambiarlo de forma urgente. En repetidos textos he definido la ciudad como un sistema (ecosistema) complejo en un paisaje de incertidumbres. Considero que si no analizamos y tomamos decisiones sobre la ciudad bajo esta perspectiva estamos equivocados y no responderemos a las necesidades de la misma.

-¿Qué conceptos son clave en el diseño ecológico de una ciudad?

-Te indicaré algunos. Primero, analizarla de forma clara y conceptualmente aceptable, como un ecosistema. La ciudad es un sistema complejo organizada en barrios de diferentes características y necesidades. Esto hay que tenerlo en cuenta y es imprescindible. La ecología tiene sus métodos y son aplicables a la ciudad. Es un sistema con subsistemas que son los barrios de la ciudad, y hay que analizarla desde esta perspectiva. La ciudad tiene un flujo de energía y su propio metabolismo que hay que cuantificar; el análisis crítico de la movilidad es urgente. La biodiversidad urbana es un valor de primer orden, donde hay que analizar de forma adecuada científicamente el problema de las especies invasoras, como las cotorras, que forman parte de la biodiversidad urbana. Hace falta una ordenanza de gestión de la fauna urbana. La salud en la ciudad es hoy y más en el futuro una cuestión crítica, no podemos seguir sin cuantificar de forma adecuada metodológicamente la línea de base de calidad del aire de las ciudades y sus barrios. La demografía urbana por barrios es otro aspecto importante. Tenemos que tener planes de arbolado con la perspectiva del siglo XXI. Las ciudades necesitan un Plan Estratégico ante el Cambio de Carbono y cuantificar su huella de carbono institucional.

-¿Nuestra salud depende de las infraestructuras verdes?

-Absolutamente, ya que no podemos reducir la contaminación industrial, por movilidad o generada por los hogares de forma inmediata. Nuestra baza principal es la infraestructura verde urbana. He analizado algunos planes de arbolado recientes en ciudades españolas y son muy carenciales en este sentido. Los planes para el siglo anterior que no responden de forma suficiente a los retos de salud urbana del siglo XXI. Estamos atrasados en este aspecto. Llevo varios años analizando el tema en diversas ciudades de Andalucía, Cataluña y Canarias y necesitamos avanzar rápidamente en este aspecto. La salud no es solo ausencia de enfermedad sino también confort y bienestar, y como tal hay que concebirla. El verde urbano es esencial para lograr esto. Todo árbol urbano es necesario y hay que meditar mucho la eliminación de cualquier ejemplar y también analizar la gestión del arbolado que hacemos. También la lucha contra el Cambio Climático depende de la infraestructura verde urbana. El árbol, cada especie vegetal en realidad, trabaja 24 horas al día dándonos oxígeno y absorbiendo dióxido de carbono. También trabaja limpiando nuestra atmósfera urbana y dándonos confort, además de generar paisajes gratos. La salud en la ciudad en su triple vertiente, física, psíquica y social, depende de la infraestructura verde urbana. El ecosistema urbano tiene personas y otros componentes de la biodiversidad que tiene que entenderse en el marco ecosistémico evolutivo y adaptivo de la ciudad ante incertidumbres.

-La movilidad en la ciudad guarda una estrecha relación con la lucha contra el cambio climático. Lo cierto es que trabajar a muchos kilómetros de distancia de dónde vivimos impide en muchas ocasiones el uso de bicicletas. ¿Hay soluciones que se puedan implementar en las ciudades para solucionar este problema? ¿Es un problema estructural?

-La movilidad es un problema estructural de las ciudades. Las ciudades tienen un casco antiguo con las limitaciones evidentes para la movilidad motorizada, nuevos desarrollos urbanísticos y áreas metropolitanas. Conjugar esto no es fácil. Una ciudad con un área metropolitana extensa y densa como Sevilla o Barcelona representa un problema de no fácil solución. En las ciudades hay emigración para vivir querida y cautiva, y la unión de ambas induce una circulación de vehículos motorizados densa y esto genera problemas para la propia ciudad ya que muchos vehículos tienen que cruzarla. Un gran problema. No podemos esperar al año 2050 en que parece ser todos circularemos con vehículos eléctricos. Los problemas están presentes hoy y la salud se resiente, y el Cambio Climático se agudiza. Hay que conjugar el derecho al trabajo con la vivienda y la movilidad. Esto exige soluciones imaginativas que deben ser ecológicas y sociales. No podemos sustentar la comunicación entre las áreas metropolitanas y las ciudades prácticamente de forma exclusiva en movilidad motorizada privada (a veces con un solo ocupante). Hay que buscar soluciones de transporte público hipocarbónico. Da igual que existan objetivos de Desarrollo Sostenible o Acuerdos de París, celebrados por todos, si no actuamos a nivel local y sobre esto hay mucho que andar, y los años pasan. Es claro que fomenta otros tipos de movilidad es importante, peatonal, bicicletas, autobuses (micro y macro) y tranvías es necesario. Pero como siempre los problemas residen en la superestructura social, económica y política, y esto se resuelve en clave política local, autonómica o nacional. No hay soluciones basadas en globocracias, una consolidación de capitalismo global que realmente no soluciona los problemas de la personas a nivel de ciudad. Hacen falta soluciones a nivel local.

-¿Sevilla es una ciudad verde?

-Tendríamos que meditar en qué pensamos si hablamos de una ciudad verde. ¿Es una ciudad verde un ente urbano con muchos parques y arboledas? ¿Es una ciudad verde una ciudad basada en un modelo ecológico y social de verdadero alcance? ¿Es una ciudad verde una ciudad que tiene muchas zonas verdes o árboles por habitante? ¿Es una ciudad verde aquella que tiene una distribución justa de zonas verdes y arbolado sin que haya barrios carenciales de infraestructura verde? Podemos meditar en qué consiste el escenario Ciudad Verde Europea, galardón al que aspira la ciudad de Sevilla. Es conveniente analizar qué tipo de ciudades lo han conseguido y porqué. Creo que este es un camino necesario para conseguir ser Ciudad Verde. En segundo lugar analizar las directrices que rigen esta consideración para saber el camino que debe seguir Sevilla. Hace 50 años que esta maravillosa ciudad me acogió, y siendo onubense de nacimiento y queriendo profundamente a Huelva, siento también profundo amor por Sevilla. Conozco bien sus barrios y sus carencias.

-¿Cuál es el camino hacia Ciudad Verde de Sevilla?

-Pues pasa por generar la necesaria infraestructura verde en todos sus barrios. Sevilla necesita actualizar su Plan de Arbolado en relación con las necesidades y retos del siglo XXI y sus retos y contingencias. Sevilla necesita un Plan Estratégico ante el Cambio Climático. Estos son algunos aspectos donde hay que mejorar en nuestro camino hacia la Ciudad Verde. Pero hay cuestiones muy positivas, algunas llevadas a cabo bajo la gestión del actual Gobierno Municipal. Otras son heredadas de gobiernos anteriores. La rica red de parques y jardines de la ciudad de Sevilla proviene de un largo proceso histórico de Parque y Jardines. Sevilla tiene un gran desarrollo de arbolado viario, con más de 250.000 árboles, esto representa una gran riqueza para el proyecto de Ciudad Verde. Los desarrollos recientes como el Parque de la zona Los Bermejales es un avance importante. El tema de la salud y el confort urbano es una cuestión crítica en las ciudades del siglo XXI. Sevilla ha sido la primera ciudad de España que ha realizado medidas extendidas en la ciudad de la calidad del aire y el confort de la ciudadanía, y su ejemplo ha sido recogido por otras ciudades. Hace falta conocer la realidad de la calidad del aire barrio por barrio para saber que respira la ciudadanía. En este sentido, Sevilla ha tenido avances importantes en los últimos años.

-¿Cuáles?

-El modelo de Ciudad Saludable inspirado por el Alcalde Juan Espadas tiene resultados innovadores y sustanciales para la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía. En colaboración con la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (EMASESA) se ha remodelado la Avenida El Greco, realizando evaluaciones previas al proyecto de obra para conocer las mejoras a introducir. Esto es una cuestión innovadora de la ciudad de Sevilla. Se ha aplicado la misma aproximación a la Avenida de la Cruz Roja y a la Avenida de San Francisco Javier y Luís de Morales, también en relación con obras de EMASESA. Existen actualmente importantes proyectos que nos avalan en el camino para ser Ciudad Verde Europea en los próximos años, como el plan de mejora de barrios aprovechando las obras de EMASESA en zonas necesitas de una infraestructura verde adecuada como Los Pajaritos; y también otros barrios. Este es un reto ineludible de la ciudad de Sevilla. El Parque de las Huertas, ejecutado en relación con el tanque de tormentas de EMASESA también tiene un importante recorrido ecológico y social ya que ha generado un espacio de convivencia vecinal donde no lo había. Estas son algunas pinceladas de los que nos puede avalar en el reto de Sevilla como Ciudad Verde. Pero quiera destacar algo más. Sevilla, con su Alcalde a la cabeza, ha sabido poner inteligencia al problema de las cotorras y metodología en relación con la cuestión está sirviendo de elemento de análisis pata otras ciudades de España. No haber entrado en el exterminio sangriento, sin necesidad demostrada, de un ser vivo en Sevilla denota una sensibilidad exquisita hacia otras sensibilidades ciudadanas, y también un saber ver realidades.

-La pérdida de arboleda en la ciudad de Sevilla ¿qué consecuencias tiene?

-La pérdida de un solo árbol tiene consecuencias. Este debe ser el principio palanca de un Plan de Arbolado lo que nos conduce a que el apeo (tala) de cualquier árbol en nuestra ciudad debe ser justificada. Pero solo justificada, sino que hay que conocer la función que ese árbol juega y llevar a cabo acciones compensadoras de su eliminación. Creo sinceramente que este es el principio que nos debe regir. Los árboles de la ciudad de Sevilla juegan un papel en la misma insustituible en relación con la salud, el confort y el bienestar de la ciudadanía, y también en la lucha contra el Cambio Climático.

-¿Quieres añadir algo más?

-Bueno, primero agradecerte tu labor como periodista implicado en el medio ambiente desde hace muchos años, como ecólogo y como ciudadano de Sevilla y Andalucía te lo agradezco. Creo que el Premio Andalucía de Medio Ambiente de Periodismo Ambiental que te otorgaron en 2017 está muy justificado. En segundo lugar decir que creo en la ciudad de Sevilla y su camino hacia conseguir ser Ciudad Verde Europea, Creo igualmente que el gobierno de la ciudad está implicado en la ecología y el medio ambiente, con un pensamiento claramente social, pero hay que recorrer un camino de conocimiento para hacer las cosas bien. Se debe favorecer el incremento del conocimiento para los retos que nos esperan. Cualquier decisión se debe basar en el conocimiento científico, y no en creencias, opiniones o posverdades. Hay mucho conocimiento disponible y otro que hay que generar y la ciudad lo necesita, la ciudadanía lo necesita.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla