Menú

«La prioridad de la consejería es construir las depuradoras que faltan»

El consejero José Fiscal reclama inversiones pendientes al Estado en materia de agua y afirma que el 90% de los agricultores pide acelerar el plan de regadíos de Doñana

23 feb 2017 / 14:32 h - Actualizado: 23 feb 2017 / 22:30 h.
"Economía","Medio ambiente","Hidralia"
  • El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ayer en Los Diálogos de El Correo. / Jesús Barrera
    El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ayer en Los Diálogos de El Correo. / Jesús Barrera
  • Asistentes a la conferencia en el salón de actos del Cortijo de la Gota de Leche en el Parque Empresarial Morera y Vallejo. / Jesús Barrera
    Asistentes a la conferencia en el salón de actos del Cortijo de la Gota de Leche en el Parque Empresarial Morera y Vallejo. / Jesús Barrera
  • Susana López, Javier Segovia, Antonio Morera Vallejo, Chary Maldonado, José Fiscal y José Luis Hernández. / Jesús Barrera
    Susana López, Javier Segovia, Antonio Morera Vallejo, Chary Maldonado, José Fiscal y José Luis Hernández. / Jesús Barrera
  • Antonio Morera Vallejo, editor de El Correo de Andalucía. / Jesús Barrera
    Antonio Morera Vallejo, editor de El Correo de Andalucía. / Jesús Barrera

El mejor ejemplo de la economía circular es la propia naturaleza. No hay residuos. Todo se recicla. Y también lo debería ser el ciclo del agua. Por eso el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta, José Fiscal, desgranó ayer –haciendo autocrítica y reclamando al Gobierno central que haga sus deberes en Andalucía– qué medidas se pondrán en marcha para lograrlo. En primer lugar, aseguró con rotundidad que la prioridad de su departamento es «construir las depuradoras que faltan» en Andalucía por la incidencia en el medio ambiente y, también, por la generación de empleo que suponen estas obras.

La gestión del canon del agua y la conjugación entre el estado de los acuíferos de espacios como Doñana y el desarrollo de la agricultura de la zona fueron otros de los temas abordados ayer en Los Diálogos de El Correo bajo el título La gestión eficiente del agua: paradigma de la economía circular, acto patrocinado por Hidralia y presentado por el periodista medioambiental Ricardo Gamaza, en el que el presidente del Grupo Morera&Vallejo, Antonio Morera Vallejo, defendió la importancia de preservar el medio natural y de sensibilizar en este sentido a la sociedad.

Durante su intervención ante empresarios y representantes de organizaciones e instituciones, el consejero recordó que el pasado martes el Consejo de Gobierno autorizó la contratación de las obras de construcción de once depuradoras de aguas residuales urbanas en las provincias de Córdoba, Granada, Jaén y Sevilla, por un importe de 47 millones de euros. Los proyectos, declarados de interés de la comunidad, generarán 893 empleos, según defendió.

Sólo en la provincia de Sevilla –dijo–, se destinará 13,38 millones de euros a las nuevas depuradoras de El Saucejo, La Roda de Andalucía, Algámitas y Villanueva de San Juan. A estas actuaciones, se une la licitación a finales de enero del proyecto de la estación depuradora de aguas residuales urbanas (EDAR) y el sistema de agrupación de vertidos de Nerva-Riotinto, en la provincia de Huelva, que costará más de 18 millones de euros, según Fiscal.

De esta forma, «en la actualidad, el 88 por ciento de la población andaluza cuenta con una infraestructura que le permite depurar sus aguas». Eso sí, Fiscal admitió que tanto España como Andalucía han llegado tarde ante el mandato europeo, puesto que todas las depuradoras deberían haber estado en funcionamiento a finales de 2015, de ahí el anuncio de la sanción de la Unión Europea. «Andalucía no llegó a tiempo, pero va mejor que la media de España y de las otras comunidades», matizó. «Estamos en la senda correcta, soy moderadamente optimista», apostilló ante las preguntas de los asistentes.

Eso sí, también añadió que para la construcción de las instalaciones que faltan se requiere «un gran esfuerzo administrativo y económico de todas las instituciones» implicadas: desde los ayuntamientos, a las diputaciones y la Administración del Estado.

Y llegaron las críticas al Gobierno central: «No me cansaré de recordar que tiene pendiente en la actualidad inversiones por 300 millones de euros de las obras declaradas de interés del Estado. Desde la Junta no cesaremos de reclamar esta inversión porque el Gobierno Central está en deuda con todos los andaluces en este campo».

El titular de Medio Ambiente recalcó que «siempre tenemos que tener muy presente que el abastecimiento y el saneamiento son derechos básicos de los ciudadanos y, su consecución, la vía para garantizar la igualdad, el bienestar y cohesión social». Por eso subrayó que las administraciones tienen la obligación de auxiliar técnica y económicamente a las corporaciones locales, así como desarrollar un marco de ordenación.

En cuanto a las trasferencias de agua entre demarcaciones hidrográficas, el responsable de Medio Ambiente destacó que son dos los proyectos que desde la Junta se entienden como prioritarios por su importancia estratégica. El primero, el incremento hasta los 20 hectómetros cúbicos de la transferencia desde el Tinto, Odiel y Piedras hasta el Guadalquivir, «para restablecer el equilibrio hídrico de la comarca de Doñana y preservar los ecosistemas asociados». El otro, la transferencia de 4,9 hectómetros cúbicos desde el Guadalquivir hasta la comarca de Antequera, «para garantizar el abastecimiento de las poblaciones de esta comarca».

Como sendas transferencias requieren de la intervención del Gobierno central, Fiscal aprovechó para arremeter otra vez contra sus incumplimientos e incluso para criticar el uso electoralista del agua de la ministra onubense Fátima Báñez.

Y precisamente se detuvo en un asunto que acapara titulares en su provincia, Huelva: el acuífero de Doñana y el plan de regadío. Apostó por conjugar la buena gestión del acuífero con el importante desarrollo del sector de las berries y con aplicar el Plan de la Corona Norte. «Más del 90 por ciento de los agricultores de la zona no tiene ningún problema y pide la aceleración del plan especial de ordenación de las zonas de regadío del norte de la corona forestal de Doñana. Ambas partes, ecologistas y agricultores, lo piden», dijo tras recordar que «el clima es notablemente mejor que hace un año» y que ya son más de 400 los pozos cerrados.

Sobre el canon del agua, Fiscal admitió que al Gobierno andaluz se le acusa de no ser transparente «cuando yo lo aclaro un día sí y otro no». «Hasta el 31 de diciembre de 2015, en breve se conocerán los datos a 31 de diciembre de 2016, se han recaudado 323,7 millones de euros, y hasta la misma fecha contamos con una inversión comprometida de casi 400 millones de euros para las obras declaradas de interés de la comunidad».

Incluso añadió que la Consejería cuenta con más de 40 actuaciones de inversión en marcha en materia de saneamiento y depuración, con un presupuesto comprometido de casi 200 millones de euros. «Hay que ir más rápido, lo reconozco», sentenció.


«Sería ideal una tarifa única, pero habría que estudiarlo»

¿Sería posible una tarifa única del agua en toda Andalucía? Ésta fue una de las preguntas que los asistentes a Los Diálogos de El Correo le lanzaron ayer al consejero José Fiscal, quien respondió con sinceridad: «Sería ideal, deseable, pero habría que estudiarlo y a corto plazo no parece factible». La realidad se impone al deseo. Al igual que la pobreza hídrica es una realidad que nadie desea. Por eso el titular de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio subrayó que la Consejería ha creado un grupo de trabajo multidisciplinar para impulsar el Reglamento del Ciclo Integral del Agua de Uso Urbano, norma que abordará también el análisis de situaciones de pobreza hídrica a fin de buscar posibles soluciones.

«Andalucía ha sido la primera comunidad autónoma que ha dispuesto de una norma reguladora de las relaciones entre las entidades suministradoras y los usuarios finales del agua. Ya hemos remitido a la Oficina del Defensor del Pueblo andaluz información sobre dicho reglamento, para que esta institución pueda aportar, en esta primera fase del documento, todas las observaciones que considere oportunas y que puedan contribuir a mejorarlo y completarlo», avanzó.

Según Fiscal, la política hidráulica de la Junta, más allá de la visión economicista, «priorizará siempre la gestión del agua como un recurso público, un generador de derechos». «Un recurso al servicio de la vertebración social y el equilibrio territorial», apostilló, para incidir en que vivimos en un contexto hídrico cuyos rasgos más definitorios son las cíclicas sequías y una notable irregularidad en la distribución interanual de las precipitaciones. Precisamente en un día de lluvia y barro, Fiscal insistió en que las fuentes no convencionales de recursos hídricos tienen un gran papel fundamental en la gestión integrada de los mismos: «Los recursos alternativos a los que me refiero son la desalación, desalobración y la reutilización de las aguas regeneradas que se haga compatible con los distintos usos del agua y las demandas».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos