Menú
Ecoperiodismo

Las mascotas ya son (legalmente) miembros de la familia: Así afecta el cambio legal que considera “seres sintientes” a los animales de compañía

Este año los animales son considerados como “seres sintientes” tras la reciente reforma del Código Civil. Entrevistamos a la abogada pionera en crear un despacho especializado en derecho de los animales y presidenta de la Asociación Abogacía Andaluza por la Defensa de los Animales (AADA).

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
09 ene 2022 / 04:00 h - Actualizado: 09 ene 2022 / 04:00 h.
"Ecoperiodismo"
  • A la izquierda de la foto, Lola García, presidenta de AADA, durante el congreso de la asociación.
    A la izquierda de la foto, Lola García, presidenta de AADA, durante el congreso de la asociación.

Lola García es cofundadora y presidenta de la asociación Abogacía Andaluza por la Defensa de los Animales (AADA) desde 2017, año en que se constituyó. En 2019 abrió su despacho jurídico especializado en derecho de los animales, Derecho&Animales, pionero en Andalucía.

-No parece que nadie discuta que los animales son seres vivos y por tanto tienen la capacidad de sentir, es decir, que no son objetos. Pero hasta ahora no se ha dado esa consideración legalmente.

-Efectivamente, como ocurre en muchos otros aspectos, la sociedad civil va mucho más avanzada que la legislación. España es un país donde los animales no son tenido en cuenta. Como ejemplo tenemos el convenio europeo de animales de compañía de 1987 que España ratificó en 2017, 30 años después, y entró en vigor en 2018. Sin embargo, desde hace unos años hay una parte de la sociedad civil española que a través de entidades y asociaciones están llevando a cabo campañas de sensibilización y de empatía hacia a defensa de los derechos de los animales, exigiendo a las administraciones públicas se involucren en la protección de los derechos de los animales. En el panorama actual tenemos ya en vigor la reforma del Código Civil, y además actualmente se está tramitando el Anteproyecto de ley estatal de protección de los derechos de los animales y la reforma del código penal.

-¿Qué efectos tiene esta normativa?

-La reforma del Código Civil establece el cambio del régimen jurídico de los animales, dejando de ser “cosas” para ser “seres sintientes” dotados de sensibilidad, y su bienestar junto con el de sus responsables debe ser tenido en cuenta con independencia de la titularidad del mismo. Por tanto, en relación con los animales debemos dejar de pensar en quién es el propietario para hablar de vínculos afectivos. Y como consecuencia de lo anterior, esta reforma recoge modificaciones importantes en la compraventa de animales, en la atribución de los animales en caso de separaciones y divorcios, en animales abandonados y perdidos, reconocimiento del daño moral por la perdida o fallecimiento de los animales, en disposiciones testamentarias para garantizar el bienestar de los animales cuando sus responsables fallezcan y también se incluye la violencia vicaria ejercida hacia los animales o la amenaza de causar daños a los animales dentro del ámbito familiar como un elemento a tener en cuenta para otorgar o no la guarda conjunta de los menores.

-¿Y hasta ahora qué pasaba en esos casos?

-Hasta ahora se dejaban al criterio de los jueces. A partir de ahora están regulados para otorgar mayor seguridad jurídica a los ciudadanos y empezar a cambiar la forma en la que nos relacionamos con ellos. Se trata de un primer paso para su “descosificación” en todo aquello que sea posible. No obstante, a pesar de la reforma será necesario que la jurisprudencia determine y aclare conceptos jurídicos como “ bienestar”.

Las mascotas ya son (legalmente) miembros de la familia: Así afecta el cambio legal que considera “seres sintientes” a los animales de compañía
Lola García junto a otros miembros de la Junta Directiva de AADA.

-¿Es suficiente con esta normativa para defender a los animales?

-Esta reforma es un gran paso, quizás el primer peldaño de una larga escalera, pero sin duda insuficiente para defender de facto a los animales en este país. Debe señalarse que la reforma del Código Civil afecta principalmente a los animales de compañía, pero es necesario dotarnos de una legislación que proteja a todos los animales sin excepción, dejando atrás una visión antropocentista. Ese será el verdadero avance.

-Las mascotas van a ser considerados legalmente ahora como miembros más de la familia, pero en muchas familias esto ya era así. Tú has defendido como abogada especializada en varias ocasiones casos de tutela de mascotas en casos de separaciones matrimoniales. ¿La nueva normativa va a facilitar estas cuestiones legales?

-Efectivamente, era imprescindible superar el concepto de propiedad de los animal, y atender al principal criterio de protección del vínculo afectivo entre los animales y sus responsables en los casos de separación y divorcio. Recientemente, una sentencia dictada en Madrid, en un caso que hemos llevado en el despacho pone de relieve la necesidad de proteger el vínculo afectivo entre los animales y sus responsables y como este vinculo es merecedor de protección jurídica con independencia de a quien pertenezca el animal.

-¿Hay casos en los que las mascotas se “usan” en divorcios para hacer daño al ex conyuge?

-Por supuesto, hay casos donde los cónyuges no quieren a los animales y solo solicitan las custodias para dañar a la ex pareja. Lamentablemente la violencia vicaria también se ejerce hacia los animales como modo de amenazar o someter a la otra parte. De ahí la necesidad de regular estas situaciones y dotar de herramientas a los jueces para prevenirlas.

Las mascotas ya son (legalmente) miembros de la familia: Así afecta el cambio legal que considera “seres sintientes” a los animales de compañía
Lola García, abogada especializada en derecho animal, durante una entrevista en televisión.

-Los más desprotegidos son probablemente los perros usados para la caza, donde el maltrato es sangrante y sobre los que no hay una protección legal efectiva hasta ahora.

-Hay que empezar indicando que no existen los perros de caza: todos los perros son exactamente iguales, por tanto no existe ninguna justificación ni científica ni ética para que la ley proteja a unos perro sí y a otros no dependiendo del uso que se les dé. Sabemos que muchos perros usados para la caza viven en condiciones deplorables en zulos, permanentemente encadenados, hacinados, explotados en la cría y mercadeo e intercambio de cachorros, y cuando ya no sirven para la caza, muchos son abandonados o directamente “desechados” sin control alguno. Las administraciones deben dar un paso al frente y dejar de mirar para otro lado.

-Por eso vemos cada vez más galgos adoptados... son los que han logrado sobrevivir a ese maltrato de la caza.

-Es un hecho acreditado que cada año, tras la temporada de caza miles de perros son abandonados y recogidos por asociaciones de protección animal, quienes los atienden, les dan asistencia veterinaria a su costa y cuando están recuperados, son adoptados por familias . Es el círculo del maltrato que debemos romper y eso pasa por exigir a la administración que no ceda ante la presión del lobby cazador y tramite el anteproyecto de ley, donde todos los perros sin excepción sean igual de protegidos.

-¿Hay algún país modélico en lo que se refiere al respeto y la defensa animal?

-Holanda es un modelo a seguir para combatir el abandono de animales, ha impulsado campañas para la adopción de animales, desincentivado la compra de animales en tiendas, ha fomentado la esterilización, etc... Todas las medidas están ya “inventadas” solo necesitamos un gobierno valiente y comprometido con ganas de ponerlas en marcha. Francia ha reformado su código penal para incrementar las penas por maltrato animal hasta 5 años de prisión, Italia ha prohibido las granjas de pieles, en el cantón de Ginebra llevan 40 años sin caza y las conclusiones son muy claras: la biodiversidad es exuberante y perfectamente regulada y controlada.

————————————————————————————————————————

AADA nace en 2017, está formada por 150 abogados y abogados andaluces, con representación en todas las provincias de Andalucia y nació con la vocación de ser un instrumento para la formación de compañeros, colaborar con las administraciones públicas para el desempeño de iniciativas y proyectos, promover campañas en favor de los derechos de los animales, presentar denunciar por maltrato animal, personarse como acusación popular...


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla