viernes, 07 mayo 2021
11:49
, última actualización

Mohamed dibuja su realidad como mena en un cómic: «Mamá, he llegado a buen puerto»

Él relata la difícil despedida con su madre en Marruecos, el miedo que pasó durante el trayecto y su llegada a España

Verónica Ojeda verojeper /
22 abr 2021 / 13:37 h - Actualizado: 22 abr 2021 / 14:43 h.
"Cómic","Historia","Inmigración"
  • Cómic de Mohamed Z.
    Cómic de Mohamed Z.

Un profesor de Educación Plástica, Visual y Audiovisual del IES La Marisma (Huelva), David Pardal, pidió a sus alumnos que realizaran un cómic de seis viñetas sobre lo que ellos quisieran. Mientras que la mayoría de los alumnos dibujaban historias de manga, Mohamed Z. dibujó su propia historia como menor extranjero no acompañado. «Mamá, he llegado a buen puerto» se titula.

Mohamed relata la difícil despedida con su madre en Marruecos, el miedo que pasó durante el trayecto y su llegada a España. La verdadera realidad de los menas a través de los ojos de un niño y en un cómic, una forma distinta de ver la situación por la que tiene que pasar un menor migrante. «No sabía de qué hacerlo y lo hice de mi propia historia», le dijo el joven a David.

«Cuando vi este cómic, me quedé sin palabras. Necesitaba compartirlo con la gente para que pudiese verlo, por eso le pedí permiso a Mohamed. Cuando empezó a recibir tantos comentarios positivos sobre el cómic, él se puso muy contento. No es consciente de la trascendencia social que puede generar su dibujo», explica David a El Correo de Andalucía. «Además, el mismo día que vi el dibujo, en las noticias se hablaba de una imagen sobre los menas que había sido difundida durante la campaña en Madrid. Lo único que pensé es ‘qué poco amor y qué poca humanidad’. La imagen que yo tengo de Mohamed sí que nos hace ponernos en la piel de estos niños. Me siento una persona afortunada por haber podido ver su realidad de una forma distinta y, por supuesto, de ser su profesor », añade.

Mohamed no habla muy bien español porque lleva poco tiempo en España, pero el dibujo le ha servido para expresar lo que no puede decir con palabras. Las pequeñas expresiones que escribe son un reflejo de la realidad que tuvo que pasar: «Te voy a echar de menos, mamá», «¡qué miedo!», «se ve España», «vamos a ayudaros».

Según su profesor, él es un chico muy inteligente con «capacidades artísticas» e incluso, suele ayudar a sus compañeros de clase a la hora de dibujar. «Aprende muy rápido porque es un alumno excelente en todo», señala David.

Actualmente, Mohamed vive en un centro de acogida en Huelva, pero primero estuvo en Francia, donde lo pasó bastante mal. Ahora él está muy contento, según refleja en el cómic y le dice a su profesor. Además, mantiene el contacto con su familia por teléfono.

«Tienen nombre, apellidos, alma, corazón... lo que no tienen es precio», dice David.


Edictos en El Correo de Andalucía