Menú
miércoles, 07 diciembre 2022

Ni Ramón de Carranza, ni 4D, la acera de Canalejas

Las izquierdas del Ayuntamiento de Cádiz apoyan el cambio de nombre de la Avenida dedicada al exalcalde falangista

20 nov 2017 / 19:15 h - Actualizado: 20 nov 2017 / 23:17 h.
"Memoria histórica","José María González 'Kichi'"
  • Uno de los tramos de la Avenida Ramón de Carranza, esquina con Corneta Soto Guerrero. /El Correo
    Uno de los tramos de la Avenida Ramón de Carranza, esquina con Corneta Soto Guerrero. /El Correo

Iba por Canalejas, por la acera del muelle, con una risa que me llegaba de oreja a oreja..», así comienza el mítico cuplé de la chirigota del Selu de 1992 El que la lleva la entiende. La acera del muelle de Canalejas es la Avenida del Puerto, la acera más alejada del mar es la Avenida Ramón de Carranza, que en Cádiz ha sido, es y será Canalejas diga lo que diga el callejero municipal.

El apellido Carranza aparece en Cádiz en un estadio, un trofeo de fútbol, un puente y dos avenidas, que a partir del próximo viernes ya sólo será una porque el Ayuntamiento, con el apoyo de Por Cádiz Sí se Puede, Ganemos Cádiz y PSOE, aprobará en el pleno municipal del próximo viernes la modificación del callejero que estipula la Ley de Memoria Histórica y la Ley andaluza de Memoria Histórica y Democrática. Los concejales del PP y Ciudadanos ya han avanzado que votarán en contra.

El trozo de la Tacita de Plata que va del Paseo de Canalejas a la calle Nueva pasará a llamarse Avenida del 4 de diciembre en recuerdo de las manifestaciones populares del 4 de diciembre de 1977. Será el sexto nombre para tal vía desde que hay registros. Antes fue Puerta de Sevilla, Cuatro Torres, Aduana e Isaac Peral. También un 4 de diciembre, pero 1868, Cádiz se levantó en armas para reivindicar que España fuera una República Federal.

El documento en el que se basa la decisión del Ayuntamiento de Cádiz apunta a que Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera (1863-1936), alcalde de la ciudad durante la dictadura de Primo de Rivera y tras los primeros meses del levantamiento militar de Franco en 1936, fue «colaborador» necesario del régimen franquista. Contribuyó a identificar a sindicalistas, miembros de UGT y CNT, y «personas de mala conducta que hablan mal del Movimiento Nacional, salvador de España», que luego eran detenidos y conducidos al «consejo de guerra permanente». También se han tenido en cuenta denuncias contra vecinos de Cádiz por su afiliación política y sindical o por sus ideas contrarias al alzamiento militar franquista, firmadas todas entre 1936 y su fallecimiento, en septiembre de ese año. El hombre que propició la construcción de la Plaza de Toros, el edificio del Palillero, el Hotel Playa y el Hotel Atlántico fue conocido también por un carácter agrio y bastante autoritario: «Cuando os entreguen en la calle las hojas y los manifiestos de los republicanos y socialistas, rompedlos en el acto y retorced el pescuezo a las personas que los repartan», se cuenta que dijo en los días previos a las elecciones municipales del 12 de abril de 1931.

Después de estudiar la documentación, el Ayuntamiento apuntó en una nota la «especial relevancia la figura de Ramón de Carranza como personaje vinculado a la sublevación militar y la política de depuración y represión que se ejerció tras el Golpe de Estado de 1936, por lo que se precisa la retirada de todos los honores y homenajes concedidos a esta persona en la ciudad de Cádiz, entre ellos el relativo al callejero, en concreto, a la avenida que lleva su nombre». El concejal de Memoria Democrática, Martín Vila (Ganemos Cádiz) consideró que la «decisión supone un paso importante en las tareas de verdad, justicia y reparación».

Para la cotidianidad gaditana, el cambio de nombre de la avenida es insignificante por el apodo popular de Canalejas a la vía. Sin embargo, en el momento en el que se apruebe la propuesta, se abre una posibilidad que seguro sí va a levantar polvareda en la ciudad, pues el estadio municipal donde el Cádiz juega sus partidos de fútbol comparte nombre. José León de Carranza Gómez-Pablos, el hijo de Ramón de Carranza, alcalde de la ciudad desde 1948 a 1969, patrocinó su construcción, dándole el nombre de su padre. El grupo municipal socialista ya ha avisado de que «por lógica» el cambio de nombre de la avenida debe tener continuación con la sustitución del nombre del estadio de fútbol. «El argumento es el mismo. Si sirve para el cambio de la avenida, sirve también para el estadio, por lo que nosotros estaremos a favor de este cambio», dijo ayer a los medios locales el concejal José Pacheco.

El Carranza no tiene sinónimo como la Avenida Ramón de Carranza. «Benditos sean los que llenan de esperanza, cada rincón, cada escalón de mi Carranza». En el pasadoble de La Familia Pepperoni, dedicado al Cádiz, no hay manera de encontrar otra palabra para la catedral amarilla


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos