Ecoperiodismo

Reciclar puerta a puerta

La Mancomunidad de la Sierra de Cádiz implanta de manera pionera en Andalucía un sistema de reciclaje de residuos domésticos con recogida puerta a puerta como modelo para cumplir las directivas europeas que obligan a que en 2024 se recicle la basura orgánica

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
10 abr 2022 / 04:00 h - Actualizado: 10 abr 2022 / 04:00 h.
"Ecoperiodismo"
  • Reciclar puerta a puerta

La cuenta atrás para el reciclaje de la basura que producimos en nuestros hogares está en marcha y tiene una fecha clave: el año 2024. Para entonces, según las Directivas Europeas aprobadas en 2018, será obligatorio para todos los municipios de Europa recoger de forma separada la materia orgánica y aprovecharla, de manera que se establece una obligatoriedad de reciclar hasta el 65% de los residuos municipales antes de 2035.

El problema es que casi ningún municipio andaluz cumple actualmente esta obligatoriedad que nos marca la Unión Europea. Sin embargo, en los municipios de la comarca de la Sierra de Cádiz ya han empezado a trabajar para cumplir esa norma europea. Para ello, han contado con el apoyo de la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, que decidió liderar el proyecto de economía circular en la Sierra de Cádiz en colaboración con la Mancomunidad de Municipios de este territorio. Se trata de un proyecto que, según sus promotores “tiene como objetivo cumplir tres objetivos principales: el ambiental orientado al cumplimiento de los objetivos de reciclado que establece la UE; el económico encaminado a crear una red empresarial para el aprovechamiento de las fracciones municipales y el social destinado a generar empleo estable y de calidad en la zona”.

Reciclar puerta a puerta


Para hacer frente a este reto, el sistema de recogida de residuos puerta a puerta (PaP) es el que mejor asegura cumplir con estos objetivos, aseguran sus promotores, ya que “garantiza porcentajes de reciclado muy por encima de los obtenidos con el sistema de recogida tradicional mediante contenedores”.

Esta iniciativa de recogida puerta a puerta, que se instalará de forma progresiva en los municipios de la Sierra de Cádiz próximamente, ha arrancado ya en municipios como Setenil de las Bodegas, Torre Alháquime y Zahara, siendo este último el pueblo piloto que comenzó el proyecto hace ya tres años. Fueron precisamente los excelentes resultados de Zahara, que mostraron cifras realmente buenas desde su primer mes de implantación, los que motivaron que el puerta a puerta se siga extendiendo al resto de municipios de la comarca.

La recogida puerta a puerta se basa en recoger cada día, desde la puerta de cada hogar o establecimiento, una fracción de residuos debidamente separada: tres veces a la semana restos de comida, dos veces envases ligeros, una vez papel – cartón y una vez restos. Cada vivienda recibe de forma gratuita los cubos necesarios para separar correctamente así como las guías y material informativo para realizar la separación de forma correcta. Es importante que la fracción orgánica quede debidamente separada puesto que se hará compostaje con ella que luego podrá recoger gratuitamente cada vecino.

Reciclar puerta a puerta


“Cambiar de un modelo de recogida mediante contenedores a un modelo puerta a puerta requiere del compromiso y esfuerzo de todos: de administraciones y ciudadanos”, explican los técnicos de Ecomímesis, una de las empresas dedicadas a la implantación del nuevo modelo. Por ello, en todos los municipios donde se está implantando el sistema, se han llevado a cabo numerosas acciones de comunicación para tratar de llegar a toda la población: stands informativos en las calles, sesiones en los centros educativos, visitas a la planta de reciclaje con escolares y/o mayores, senderos de reciclaje, charlas con colectivos, rondas informativas puerta a puerta, buzoneos, etc.

Tras la campaña informativa se produce el primer gran hito de impacto: desaparecen los contenedores de las calles (sólo permanece el contenedor de vidrio) y el anonimato de los residuos que excusa a aquellas personas no concienciadas.

“La parte que garantiza el éxito tras la implantación del nuevo modelo es el programa de acompañamiento al ciudadano en el que un equipo de educadores ambientales realiza el seguimiento de las incidencias a la par que guían a aquellas personas que no estén bien informadas o concienciadas hacia un cambio en la conducta favorable para que el nuevo sistema de recogida se consolide y funcione por sí sólo sin la necesidad de estos enseñantes en el futuro”, explican desde Ecomímesis.

El plan contempla un periodo de 18 meses durante el cual se realiza un seguimiento exhaustivo de los resultados que se están obteniendo en cada hogar y cada establecimiento productor. Todas las incidencias que se detectan son notificadas al ciudadano, y se pone en marcha de forma inmediata el programa de visitas que proporciona las soluciones necesarias para subsanar los errores. “Las incidencias suelen ser abundantes al inicio, alcanzando un 20% aproximadamente, pero tras unos meses desde el arranque bajan hasta un 5%”, explican.

El programa de acompañamiento también atenúa la oposición ciudadana a los nuevos cambios en la manera de gestionar los residuos y busca el consenso necesario que garantice obtener buenos resultados de reciclado. Encuestas realizadas entre los vecinos de los municipios de Zahara y Torre Alháquime, donde ya está instalado el sistema de recogida puerta a puerta, muestran que más del 90% de la población está satisfecha con el nuevo modelo. “Y este porcentaje va incrementando a medida que el modelo se va arraigando”, afirman los educadores ambientales que llevan a cabo el seguimiento.

El sistema de recogida puerta a puerta requiere de unos mayores recursos humanos para que funcione correctamente, de manera que tiene un impacto directo en la creación de nuevos puestos de trabajo (educadores ambientales y operarios de recogida) que se sufragan por un lado con la disminución de la factura del impuesto por depósito en vertedero y por otro con el aumento de los ingresos por la valorización de las fracciones recicladas. El modelo puerta a puerta “recicla” de esta manera los recursos que se dedicaban a sufragar vertederos para convertirlos en empleo.

El modelo puerta a puerta mejora también los resultados que se venían obteniendo respecto al reciclaje ‘clásico’ en los contenedores, triplicando las cantidades segregadas, como ya se ha cuantificado en municipios como Zahara, lo que según sus promotores demuestra que implantando el nuevo sistema puerta a puerta se obtienen en un corto espacio de tiempo los mejores resultados de reciclado tanto en cantidad como en calidad, así como el cumplimiento de los objetivos de la UE a tiempo.

La generación de residuos pone sobre la mesa el debate de uno de los principales problemas socioambientales que se extiende por todo el planeta y que tiene un impacto directo en la crisis climática y ambiental que atravesamos en la actualidad.

Entre los principales problemas que los residuos acarrean está la contribución al calentamiento global con la generación de gases de efecto invernadero; la acumulación de plásticos en forma de islas en nuestros océanos que triplican el tamaño de Francia; o la imposibilidad de recuperar los recursos naturales utilizados en un sistema económico lineal que considera al planeta como un almacén infinito de materias primas.

Ante este inminente problema que compromete a la sociedad y el medio ambiente, la economía circular porta una de las principales llaves para paliar esta crisis basándose en la reciclabilidad y la reutilización de los desechos, alargando la vida de los materiales hasta casi el infinito y tratando de cerrar los ciclos de la materia.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla