Menú

Sevilla será en 2030 la provincia de España con más días de sequía

Un informe de COAG prevé que Sevilla sería en 2030 la provincia de España con más días de sequía

09 ago 2022 / 04:57 h - Actualizado: 08 ago 2022 / 19:43 h.
"Ahorro","PP","PSOE","Industria","Comercio","Críticas","Eficiencia energética","Decreto Ley"
  • Sevilla será en 2030 la provincia de España con más días de sequía

El sector agrícola sevillano está sufriendo las consecuencias de una sequía que se prolonga a lo largo de varios años. Según el informe «Empieza la cuenta atrás. Impactos del cambio climático en la agricultura española» elaborado por COAG, Sevilla sería en 2030 la provincia de España con más días de sequía al año si la temperatura media del planeta asciende 1,5 grados.

Así lo ha señalado COAG Sevilla en una nota de prensa este lunes, en la que ha resaltado que «como es habitual en los planes de sequía», la dotación hídrica que reciben los agricultores de la provincia se ha «visto reducida en un 70 por ciento, lo que deja 1.750 m3/ha para regar», toda vez que la CHG alega la necesidad de adoptar medidas de contención ante una situación de sequía extraordinaria y la necesidad de ofrecer «garantías a los ciudadanos».

«El campo sevillano necesita que llueva, y mucho. Sin embargo, las previsiones no son halagüeñas», ha indicado en la nota de prensa COAG. De este modo, han explicado que en Sevilla, «donde antes se sembraban tomates de industria, pimientos, calabazas y boniatos, este año se han visto obligados a arrendar tierras en la provincia de Cádiz y Huelva donde la dotación hídrica es más alta, para así poder cumplir con los contratos adquiridos y seguir produciendo».

Por otro lado, los agricultores que se han quedado a cultivar sus tierras, «se han visto obligados a cambiar de cultivos, siempre buscando la optimización del agua», ha señalado la organización.

MENOS AGUA, MENOS PRODUCCIÓN

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos ha destacado que la sequía «está mermando la producción de los campos sevillanos». Entre los cultivos que sufrirían los nuevos cambios climáticos y verían mermada su producción han reseñado al «girasol, los garbanzos, los almendros, los olivos, la remolacha y el algodón, cuyos rendimientos de producción se encuentran muy por debajo de los que se obtienen en una campaña normalizada».

«La ola de calor de mayo afectó de manera significativa a todos los cultivos que se encontraban en fase de floración o desarrollando el fruto, quedando las cáscaras de las pipas vacías, o los vasillos de los garbanzos mermados», ha señalado el responsable de transformados de COAG Andalucía, Diego Bellido.

Así, ha añadido que «lo mismo le ocurre a la almendra y a la aceituna, que presentan un peso y un tamaño inferior al habitual. La uva, por su parte, se ha deshidratado, consumido, y se ha adelantado la vendimia y el algodón está teniendo dificultades para tomar el agua de riego debido a la acción conjunta de las altas temperaturas y el viento».

Además, ha comunicado que «a todo esto se une otro fenómeno: el agrietado y la salinización de las tierras». Tal como comenta Bellido, sus tierras se están «salinizando al no haber agua que diluya los productos fitosanitarios empleados --muchos de ellos contienen nitrato-- impidiendo que la planta pueda absorberlos». La estampa que queda es «un suelo cultivado con manchas blancas en la superficie provocadas por el nitrato, que asfixia a la planta», según la coordinadora.

Las consecuencias de la sequía son «claramente observables en los cultivos de temporada, pero no serán los únicos que se vean afectados». En este sentido, el responsable de transformados de COAG Andalucía ha afirmado que los cultivos de otoño, como la coliflor o el brócoli, «igualmente sufrirán las consecuencias de la falta de precipitaciones, afectando de manera directa a la agroindustria, que no puede planificar las siembras, ni encuentra agricultores dispuestos a arriesgarse». De esta forma, se volverá a producir un éxodo en busca de agua de riego.

Por si no fuera poco, ha añadido Bellido, la merma de producción provocada por la sequía «afecta también al empleo». «El paro agrícola subió en los meses de junio y julio, tanto en la agroindustria como en el campo y, si sigue sin llover, las previsiones para el otoño no son más positivas».

Por último, la organización ha concluido que «esta situación solo se podrá paliar si las precipitaciones fuesen abundantes y copiosas, para que los embalses de Regulación General y destinados al consumo humano pudiesen alcanzar cotas óptimas. De no ser así, el sector primario y los consumidores se encontrarán ante una hecatombe sin parangón».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos