lunes, 06 abril 2020
03:36
, última actualización

Descubrimientos arqueológicos e Historia

En no pocas ocasiones los relatos contenidos en la Biblia han sido tenidos por fantasías y metáforas, no se planteaba nada más allá de ese valor simbólico. Fue la Arqueología la que se alió con la Historia Sagrada para tratar de determinar si parte del contenido de estos textos podrían llevarnos a ubicaciones reales donde encontrar los lugares en los que se enmarca los Hechos.

18 mar 2020 / 08:02 h - Actualizado: 18 mar 2020 / 08:05 h.
"Ciencia"
  • Descubrimientos arqueológicos e Historia

TAGS:

Cuando las sorpresas son traídas por la Arqueología

La Fundación Nacional de Investigación Científica de Bélgica, a través de Dimitri Laboury, comunicó la ubicación de un yacimiento arqueológico que coincidiría con un pasaje bíblico y demostraría su veracidad... Se trataba del pasaje que podemos encontrar en el Libro de Josué, capítulo 11, versículos 10 y 11, en el que se narra la destrucción, por parte de las tropas israelías, de la ciudad de Jasor. Los israelíes estaban liderados por Josué y este hecho encaja perfectamente con el pasaje de la conquista de Canaán. Además de esta coincidencia también se tiene una estatua destruida hace tres milenios, 3.300 años, que sería el momento de la Historia en el que ocurrió este suceso.

Dimitri Laboury indicó a los medios de comunicación: “Las grietas indican que la nariz se había roto y que la cabeza se separó del resto de la escultura antes de ser destrozada. Curiosamente, ninguna otra parte de la estatua original fue recuperada en el sitio”, habiéndose descubierto la cabeza de una estatua de un faraón que aún está por identificar según indica “Live Science“.

No es el único hallazgo de estas características que guarda una relación directa con la Biblia pues en una excavación en la Ciudad de David, se descubrió la realidad de la narración bíblica en la que se captura, quema y conquista la ciudad de Jerusalén por del rey de Babilonia.

Lo que por mucho tiempo se ha tenido por historias mitológicas con un fin “educativo” dentro de la Biblia parece que poco a poco se descubre su realidad, quizás sea el momento de rescribir la Historia.

La misteriosa ciudad de Laquis

Laquis es una ciudad legendaria nombrada en la Biblia, ubicada en Judá, al 24 kilómetros al oeste de Hebrón, en Israel. Tenía una posición destacada a nivel estratégico pues estaba justo en la ruta de camino entre Jerusalén y Egipto.

De Laquis se cuenta que fue gobernada por el rey Ezequías, entre el 745 y el 717 a.C. tras morir Acaz, su padre. Ezequías fue un rey creyente de Yahvé y quiso que todos profesaran esta fe. Además se interesó por los Proverbios de Salomón y por ser el autor del canto de acción de gracias, que se puede encontrar en Isaías 38, 10-20.

Ahora son los arqueólogos israelíes los que sacan a la luz, en el yacimiento de la ciudad de Tel Lachish, un viejo santurario y una puerta de la ciudad datada en 2.900 años de antigüedad que son la garantía que el relato bíblico del rey Ezequías es veraz, es cierto, sucedió en la Historia. Así lo apuntan desde la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El director de la excavación, Sa’ar Ganor, decía: “El tamaño de la puerta coincide con los conocimientos históricos y arqueológicos que tenemos”. Y es que la puerta estaría ubicada cerca de la zona donde estaba descrita la puerta de Laquis.

El ministro de Asuntos de Jerusalén Ze’ev Elkin, aseveraba: “cómo los relatos bíblicos que conocemos se convierten en hechos históricos y arqueológicos”.

La ciudad del gigante bíblico Goliat

Los arqueólogos de la Universidad Bar-llan, en el transcurso de sus excavaciones, descubrieron la puerta de entrada a la mítica ciudad de Gat, la ciudad filistea que relata la Biblia como hogar del gigante Goliat.

Dicho nombre es referido en las Sagradas Escrituras, de ella se decía que era -en su tiempo- la ciudad más grande del mundo -conocido- en el siglo décimonono antes de nuestra Era, antes de Cristo.

Las excavaciones arqueológicas fueron llevadas a cabo por el equipo de Aren Maeir, en el Parque Nacional de Tel-Zafit, a mitad de camino entre Ashkelon y Jerusalén, en el centro del país. Los restos hallados se correspondían a una puerta de la ciudad, es una de las más grandes que se han encontrado en el país y parece recibir la influencia de Gat en ese período.

Junto a la impresionante puerta se descubrió también los restos de su monumental muralla y diversos edificios tales como un templo y una función de hierro.

La ciudad de Gat fue destruida por el rey de Siria Hazael, tras sitiarla logró entrar en ella y reducirla a escombros, era el año 830 a.C. La puerta de la ciudad de Gat es mencionada en la Biblia cuando la huida de David del rey Saúl. En esta ciudad se encontraría el hogar del gigante Goliat.

Descubrimientos arqueológicos e Historia

Y la Biblia tenía razón...

La Biblia, el libro más sagrado para los católicos, está plagado de referencias a emplazamientos y ciudades que hoy no existen. En muchos casos se duda de su existencia en el pasado y se contempla como un recurso metafórico de sus autores para sembrar una idea o un concepto. Sin embargo son muchos los historiadores y arqueólogos que opinan que tras todos esos relatos hay una parte de verdad y que, tras siglos y milenios, muchas quedaron sepultadas bajo el paso del tiempo y de la propia tierra.

La arqueología bíblica trata de descubrir todos estos emplazamientos que en el Antiguo y Nuevo Testamento se relatan. Tienen una zona delimitada pues casi está reservada a Israel y el entorno de influencia de Oriente Medio, todo ello dentro de un marco donde se científico trata con la mayor asepsia las evoluciones y avances en tal materia. Como Troya, hay muchos lugares que se creen leyenda, mitos, hasta que son descubiertos y la Biblia da pistas sobre algunos de ellos.

Las investigaciones y catas arqueológicas estarían centradas en Tierra Santa, en terrenos de Israel, Palestina, Jordania o Siria extendiéndose a Egipto o zona de Mesopotamia comprendiendo descubrimientos que se pueden fechar entre el noveno milenio antes de Cristo hasta los primeros siglos de nuestra Era.

Entre los éxitos de la arqueología bíblica se encuentra el haber hallado el llamado Túnel de Siloé que atraviesa la ciudad vieja de Jerusalén y que figura en la Biblia y en la Tanaj o el Nuevo Testamento. También encontramos el Santo Sepulcro, lugar donde habría estado el cuerpo de Jesús de Nazaret en la tumba de José de Arimatea, junto a ella otras tumbas del mismo periodo.

Uno de los hallazgos más controvertidos es la llamada “barca de Pedro“, enterrada en el fango del Lago de Galilea y datada en el siglo I, único motivo por el que se ha llamado así y por las analogías que tendría con la embarcación del apostol.

Kirit Qumrán son las ruinas del lugar que habitaban la secta de los esenios a modo de monasterio. En su interior se encontraron, en las cuevas, los famosos manuscritos y códice de Libros del Tanaj, además un cementerio y un polémico fragmento del 7Q5 que se cree el fragmento de un texto neotestamentario.

Descubrimientos arqueológicos e Historia

Otros descubrimientos destacados son las Murallas de Jericó, ciudad asediada y destruida hacia el 1550 a.C. y cuyos estudios se basan en cómo fue derribada y si tiene algún viso de realidad el relato bíblico y sus famosas trompetas.

El Túnel de Ezequías, de más de 500 metros de longitud y con una función de abastecimiento de agua subterránea. También destacable la Rampa del sitio de Lakis que capturó el rey Senequerib en el año 701 a.C. con la invasión asiria.

La piscina de Siloé es otro de esos hallazgos importantes al sureste de la ciudad y que recibía el agua del túnel de Ezequias.

Importante es el descubrimiento del Segundo Templo de Herodes ‘el Grande’ o el templo de Siquem que se cita en Juece 9 así como numerosos restos de papiros y documentos de la época.

Más sencillo fue ubicar la fortaleza de Massadá con su increíble historia de resistencia al Imperio Romano o el Herodión, el palacio de Herodes, o las ciudades que sufrieron el castigo divino como Sodoma y Gomorra.

Todos forman una arqueología bíblica, sólo una parte a modo de ejemplo, que trataría de demostrar que no todos esos emplazamientos bíblicos son parte de una leyenda sino que tras ellos hay mucha realidad, sólo es cuestión de buscarlos y reescribir la Historia.

Determinados textos bíblicos han sido copiados y adaptados de las antiguas religiones y hoy, a la luz de la información y accesibilidad pueden ser comparados y descubrir como realmente han sido tomados de otras fuentes.

Son sólo algunos de los misterios que contiene el libro más leído y más sagrado del mundo donde, entre sus páginas, sin dudas, se esconden otros enigmas que no hemos sabido aún descubrir.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016