viernes, 15 octubre 2021
18:28
, última actualización

El original proyecto de un instituto de Sevilla para medir el cambio climático

El alumnado del IES Punta del Verde usa plantas de zanahoria para medir el cambio climático en un huerto escolar

13 mar 2021 / 04:00 h - Actualizado: 13 mar 2021 / 04:00 h.
"Ayuntamiento de Sevilla","Investigación","Divulgación","Calentamiento global","Cambio climático","Universidad Pablo de Olavide","Sostenibilidad","Pandemia"
  • A la derecha, el investigador del departamento de sistemas físicos, químicos y naturales de la Universidad Pablo de Olavide y director del CEI Cambio, Luis Villagarcía, asesor científico del proyecto, junto con el coordinador del proyecto, Manuel Caro (a la izquierda de la imagen), y estudiantes de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria y primero de Bachillerato que participan en el proyecto.
    A la derecha, el investigador del departamento de sistemas físicos, químicos y naturales de la Universidad Pablo de Olavide y director del CEI Cambio, Luis Villagarcía, asesor científico del proyecto, junto con el coordinador del proyecto, Manuel Caro (a la izquierda de la imagen), y estudiantes de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria y primero de Bachillerato que participan en el proyecto.

El alumnado del IES Punta del Verde de Sevilla retoma su actividad para comprobar los efectos del cambio climático en su propio centro. Éste es el objetivo del proyecto ‘El huerto del futuro’ que comenzaron el pasado curso, pero que tuvieron que paralizar por la pandemia. La iniciativa está integrada en el programa regional ‘Andalucía, mejor con ciencia’, impulsada por la Fundación Descubre, supone la implicación activa de una comunidad para dar respuesta a un problema cercano con acciones basadas en el conocimiento.

En concreto, el alumnado convertirá su huerto en un laboratorio de medición del calentamiento global. Seguirán el método científico para comprobar cómo afectan las variaciones climáticas a plantas de zanahoria. Con los resultados obtenidos, diseñarán una exposición para concienciar a los vecinos del barrio sobre la incidencia real de este desafío ambiental.

El original proyecto de un instituto de Sevilla para medir el cambio climático
Momento de la siembra de zanahorias, fase inicial del proyecto.

El proyecto ha arrancado de nuevo este viernes con la participación de los agentes implicados. La directora de la Fundación Descubre, Teresa Cruz, ha incidido en que la iniciativa se enmarca dentro de la denominada ciencia ciudadana. “Una nueva forma de generar conocimiento científico donde la metodología involucra a la sociedad en el proceso científico para proporcionar resultados. En este proceso activo y participativo trabajan de forma coordinada comunidad educativa y científica, junto con agentes sociales”, ha detallado.

Por su parte, el coordinador del proyecto, Manuel Caro, ha apuntado que el proyecto persigue que el alumnado compruebe que la influencia del cambio climático no resulta abstracta y teórica. Un aspecto en el que también ha insistido el investigador del departamento de sistemas físicos, químicos y naturales de la Universidad Pablo de Olavide y director del CEI Cambio, Luis Villagarcía, que asesorará al alumnado y a los docentes del centro para garantizar el rigor de los resultados que luego se trasladarán a los vecinos del barrio.

El original proyecto de un instituto de Sevilla para medir el cambio climático
El investigador de la Universidad Pablo de Olavide y director del CEI Cambio, Luis Villagarcía, asesor científico del proyecto, explica junto con el coordinador del proyecto, Manuel Caro las fases del proyecto a los estudiantes de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria y primero de Bachillerato que participan en el proyecto.

En el desarrollo del proyecto, los participantes contarán con actividades divulgativas que completen su conocimiento sobre sostenibilidad. En concreto, un ‘Café con Ciencia’ en la Universidad Pablo de Olavide y la exposición ‘Los enlaces de la vida’, de la Fundación Descubre, junto con una formación sobre la gestión de huertos escolares.

Experimentos y difusión

El proyecto ha iniciado este viernes su fase de experimentación, donde los estudiantes de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria y primero de Bachillerato que participan en el proyecto han sembrado zanahorias en el huerto.

Parten de la hipótesis de que el aumento de la temperatura y la bajada de precipitaciones que supone el cambio climático afectarán a estos cultivos. Para ello, acometerán cuatro siembras para evaluar las consecuencias de estos parámetros (temperatura y riego) en las plantas.

Así, una de las siembras contará con las condiciones normales de temperatura y riego, que actuará de experimento control. Otra, contará con un aumento de temperatura y aporte hídrico. A ellas se sumarán dos que varían sólo calor o sólo agua. Tras estos experimentos, el asesor científico instalará un sensor de temperatura que medirá durante varias semanas para obtener una gráfica de variación térmica. Para finalizar, los estudiantes medirán el peso y tamaño de la parte subterránea y aérea de las zanahorias con el fin de comprobar la incidencia de las variaciones de temperatura y riego.

Asimismo, el alumnado y el profesorado participante visitarán el huerto de la Universidad Pablo de Olavide donde aprenderán de los experimentos para poder compararlos con los de su centro. De esta forma, el proyecto sale del aula y convierte el huerto en un laboratorio local de medición de efectos reales del calentamiento global.

El proyecto incluye también una fase de divulgación de los resultados. Además de plasmar el conocimiento adquirido en una exposición, la comunidad educativa difundirá las conclusiones de su investigación a las asociaciones vecinales del barrio y a través de canales de difusión especializados como el programa radiofónico Mundo Sostenible de RadiOlavide. También, si las condiciones sanitarias lo permiten, organizarán visitas guiadas a centros educativos.

Andalucía, mejor con ciencia

La comunidad educativa del centro, la Universidad Pablo de Olavide, el CEI CamBio y el ayuntamiento de Sevilla se alían en esta iniciativa que se enmarca en el programa ‘Andalucía, mejor con ciencia’, impulsada por la Fundación Descubre y financiado por la Consejería de Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades.

Este proyecto ha sido seleccionado como práctica inspiradora por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). Hasta el momento, el programa ha contado con 20 proyectos de mejora del entorno en comunidad, 2 de ellos desarrollados en la provincia de Sevilla.

Enlace a la web del proyecto: https://andaluciamejorconciencia.fundaciondescubre.es/elhuertodelfuturo/es/


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla