jueves, 24 septiembre 2020
19:39
, última actualización
Ciencia

El virus que matará al mundo

Así es como lo tildaron en su día y, por sus efectos, desde luego que hay motivos para preocuparse si se produjera un contagio masivo tal y como ocurre en la actualidad con el Covid-19, algo que no es imposible a tenor del origen y las mutaciones que lo facilitarían. Este año se ha cobrado miles de víctimas en África silenciado por el coronavirus de la pandemia.

12 ago 2020 / 12:31 h - Actualizado: 12 ago 2020 / 12:33 h.
"Ciencia"
  • El virus que matará al mundo

TAGS:

Pero... ¿Cuál es ese virus que decían que mataría al mundo? Produce un miedo visceral es virus llamado "ébola", pero ¿sabemos que es el ébola?

Comencemos por el principio, el virus del ébola pertenece a la familia Filoviridae y género Filovirus, situación taxonómica compartida con el virus de Marburgo. Su nombre deriva del río ubicando en la República del Congo llamado Ébola.

Apareció por primera vez en el año 1976 presentando a su paso un cuadro mortal de porcentaje muy elevado. Su cuadro clínico provoca fiebre hemorrágica viral que afecta a múltiples sistemas de órganos en el cuerpo con hemorragias. Inicialmente se presenta con una repentina fiebre, debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza y dolor de garganta.

El siguiente paso es vómitos, diarrea, alteración de la función renal y hepática - y sangrado a veces interno y externo. En este punto el virus ha invadido el cuerpo y se está a su merced pudiendo propagarse (contagio) a través del contacto con los órganos y fluidos corporales tales como sangre, saliva, orina y otras secreciones de infectados a personas sanas.

Es una enfermedad altamente infecciosa, de nivel 4, no tiene vacuna y afecta a seres humano y maníferos, puede que el origen de la misma se encuentre en animales y de ahí al ser humano mediante la ingesta o convivencia.

El ébola tiene un período de incubación varía de 2 a 21 días, siendo lo usual de 5 a 12 días.

Uno de los candidatos más altos a haber sido el propagador del ébola en humano es el caso de los murciélagos frugívoros, en particular Hypsignathus monstrosus, Epomops franqueti y Myonycteris torquata, la distribución del virus cuadra con la distribución de la enfermedad y a su vez, al ser alimento de los nativos, fuente de propagación.Monos y gorilas también son agentes propagadores y portares de la enfermedad en su especie.

El ébola tiene una mortalidad del 90% y es considerado como un agente de bioseguridad de nivel 4, así como de Categoría A, agente de bioterrorismo por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Por su mortalidad pudiera servir como arma de guerra biológica.

No tiene vacuna, se trata de avanzar en este aspecto y en Estados Unidos (el ZMapp) ya se ha desarrollado un primer suero experimental, pero los resultados aún son inciertos.

Del ébola hay variantes virales, así tenemos:

Cepa Ébola-Zaire: tiene la mayor tasa de mortalidad, hasta 90% aunque su media se cifra en el 83%. El primer brote se dio el 26 de agosto de 1976 en Yambuku, norte de Zaire (República Democrática del Congo), en el profesor Mabalo Lokela, murió 14 días después.

El brote actual pertenece a esta cepa y ha afectado a miles de personas en Guinea-Conakry, Sierra Leona, Liberia y Nigeria.

Cepa Ébola-Sudán: es ligeramente menos letal que la cepa Zaire, se clasificó en 1976 y surgió en trabajadores de una fábrica de algodón en Nzara, Sudan; el agente transmisor se desconoce pese a las investigaciones. Murieron 151 personas de las 285 infectadas.

Cepa Ébola-Tai-Forest: se descubrió en los monos de Thai en Costa de Marfil el 1 de noviembre de 1994. Se cree que el origen del brote fue la carne de algunos monos afectados por la enfermedad mortal de la especie Colobus roja que los chimpancés atacaban. Curiosamente uno de los biólogos que trabajaba analizando este brote resultó infectado y contrajo Ébola. En seis semanas se recuperó.

Cepa Ébola Bundibugyo: Se dio en 2007 en Uganda, en Bundibugyo, mató a 37 personas en su contagio, la OMS confirmó que se trataba y una nueva cepa.

En la actualidad sigue sin haber cura o vacuna aunque la empresa canadiense Tekmira Pharmaceuticals ha creado el TKM-Ebola que funcionó en monos, de momento no puede ser utilizado en humanos teniendo una fase aun experimental. El laboratorio farmacológico NewLink Genetics Corp. de Iowa (EE.UU.) está desarrollando una vacuna 100 % efectiva que previene la infección en primates no humanos.

Es lo básico que hay que saber de una terrible enfermedad que provoca el virus del Ébola y, cuidado, que en este año la atención se ha desviado debido al Covid-19 pero se ha cobrado miles de víctimas en África.

La conspiración del Ébola

La propagación y mortalidad del Ébola está dando lugar a todo tipo de especulaciones y conjeturas que entran de lleno en el terreno de la conspiración. La última de ellas nos dice que pudiera haber una relación entre el mortal virus y el trágico vuelo del MH-17, el avión de la Malaysia Airlines abatido en Ucrania.

Al parecer en él volaba Glenn Thomas, consultor de la OMS en Ginebra, experto en sida y el virus del Ébola, con grandes conocimientos en las pruebas efectuadas con el virus en el laboratorio de armas biológicas en el hospital de Kenema, Sierra Leona, asociado con la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans relacionado directamente con el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas de la Armada de EEUU (US Army Medical Research Institute of Infectious Disease), puede que sólo sea una casualidad pero ya, así, sorprende.

Más sorpresas

En el mismo laboratorio realizaba su trabajo el doctor Shiekh Humar Khan, experto en Ébola de Sierra Leona, trágicamente murió el pasado 29 de julio por infección con éste mismo virus. El laboratorio ha sido cerrado por orden del gobierno de aquel país y por la relación directa con el virus.

En este espinoso tema, especulativamente conspiranoico, surgen Bill y Melinda Gates, ambos relacionados con ese mismo laboratorio de armas biológicas (a nivel de fondo en la lucha contra la enfermedad y su estudio). Igualmente, relacionado con ello y ellos, figura George Soros (de la Fundación) que llevaría a cabo la financiación de estos laboratorios de armas biológicas. Quizás es ver más allá, allá donde no hay nada pero, ¿y si realmente hay algo más?

La perdición de Glenn Thomas

El experto sabía que había evidencias que demostraban la manipulación de los resultados y diagnósticos para que dieran positivo de Ébola, todo ello buscando la justificación de la aplicación de un tratamiento médico obligatorio sobre la población. ¿Con qué sentido? Probar la vacuna en la población infectando a miles de personas.

Glenn Thomas no quiso colaborar en ello y por ello se mandó eliminar, aunque derribar su avión parece excesivo.

George Soros es un multimillonario que mediante la Fundación Soros Open Society ha tratado de combatir el virus mortal con su financiación en el denominado como “triángulo de la muerte del Ébola” en Sierra Leona, Liberia y Guinea.

Según esta tesis conspiranoica George Soros estaría interesado en la muerte de Glenn Thomas ya que no le interesaría que trascendiera que el brote de Ébola era producto de un laboratorio. Hecho que coincidiría con las voces que se levantaron en la zona cuando se acusó al centro médico de Kenema de expandir artificialmente el virus.

Todo ello producto según varias informaciones en la red de redes y Alessandra Zavatta. La historia del Ébola, esa extraña enfermedad, podría tener un giro muy complejo de confirmarse esta hipótesis, aunque permítanme que dude que jamás se sepa si todo esto es verdad o es fruto del terreno de la conspiración y la irrealidad.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016