martes, 26 enero 2021
09:06
, última actualización
Ciencia

Enigmas de la Arqueología imposible

Son piezas que están “malditas” para la Ciencia y que, en muchos casos, duermen el sueño de los justos olvidados en cajones de museos.

22 dic 2020 / 09:53 h - Actualizado: 22 dic 2020 / 09:55 h.
"Ciencia"
  • Enigmas de la Arqueología imposible

TAGS:

Plantean serias duras a los expertos y para la Historia son las piezas que no encajan en el puzzle, son los que originan los quebraderos de cabeza para la Historia ortodoxa de las que hoy quiero escribirles.

TABLILLAS DE GLOZEL

En aquel descubrimiento arqueológico fortuito en la región de Glozel, en la Francia de 1942, de entre las numerosas piezas encontradas se hallaban una gran cantidad de tablillas cerámicas en las que se representaba una especie de escritura antiquísima, la cual a día de hoy no se ha podido descifrar. La controversia de todo este, hallazgo de Glozel, no radica nada más que en que estas tablillas tienen al menos 2.500 años de antigüedad, además en 1947 el Centro de Investigación Nuclear de Grenoble, tras una serie de pruebas dictamina que aún quedan piezas enterradas.

MARTILLO FÓSIL

Si el término OOPART, significa “objeto fuera de su tiempo”, se aplicara de forma genérica a un descubrimiento arqueológico concreto, sin duda, de entre todos los OOPART, uno de los más significativos es: ¡El martillo fósil! Basta con mirarlo para darse cuenta de que se trata de una herramienta humana.

Solo hay un problema, y menudo problema: data de una época anterior a la existencia de nuestros ancestros. El llamado martillo fósil fue hallado en 1934 muy cerca de la localidad de London, en estado norteamericano de Texas. Apareció incrustado en el interior de una roca, lo que desde un principio obligo a los estudiosos a sospechar que tenía una antigüedad extrema. La madera del mango del martillo estaba fosilizada y la cabeza, de hierro, se fundía con la piedra. ¿Qué significaba esto? Sencillo: que el martillo era anterior a la roca. Y claro, solo del vértigo que provocaba tal suposición, los científicos decidieron considerarlo un “objeto bizarro”.

El mango del martillo es de madera, pero dicha madera se encuentra petrificada. La parte interior, porosa, se ha transformado en carbón. Precisamente, en aquellos lares la petrificación de la madera es algo que ha ocurrido con cierta frecuencia. Un dato desestabilizador: los primeros homínidos no surgen hasta hace 7 millones de años y no fue hasta hace 2 cuando nuestros ancestros comenzaron a fabricar herramientas.

PILA DE BAGDAG

Batería de Bagdad es el nombre dado a diversos jarrones fabricados durante el periodo parto (antes del año 226 d. C.), que algunos suponen que funcionaban como una pila eléctrica.

En 1936, durante unas excavaciones en una colina de Kujut Rabua, una aldea al sureste de Bagdad (Irak), los trabajadores del Departamento Estatal Iraquí del Ferrocarril descubrieron una vieja tumba cubierta con una losa de piedra. Durante dos meses, el Departamento Iraquí de Antigüedades extrajo de allí un total de 613 abalorios, figurillas de arcilla, ladrillos cincelados y otras piezas. Fueron fechados en el período de los partos (casi quinientos años entre 248 a. C. y 226 d. C.). También hallaron unos recipientes muy singulares de arcilla, con forma de jarrón y de color amarillo claro. En su interior había un cilindro de cobre, fijado con asfalto a la embocadura del cuello. Dentro del cilindro había una vara de hierro.

El recipiente medía 14 cm de alto por 4 cm de diámetro, mientras que el cilindro de cobre medía 9 cm de alto por 2,6 cm de diámetro La vara de hierro sobresalía 1 centímetro y daba la impresión de haber estado revestida de una fina capa de plomo.

En ese año (1939), el arqueólogo alemán Wilhelm König, entonces a cargo del Laboratorio del Museo Estatal de Bagdad, lo identificó como una probable pila eléctrica. Describió su hallazgo en el 9 Jahre Irak, publicado en Austria en 1940. El primer análisis de este objeto consistió en introducir en su interior un electrolito, y conectarle una lámpara, que se encendió muy débilmente. El informe oficial que se redactó después decía que este objeto se comportaba exactamente igual que una pila eléctrica moderna.

De regreso al Museo de Berlín (Alemania), König relacionó el descubrimiento con otros cilindros, varillas y tapones de asfalto similares provenientes de Mesopotamia; todos ellos con varillas delgadas de hierro y bronce. Le pareció que estas “baterías” se habrían podido unir en serie (una detrás de otra) para aumentar el voltaje producido.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Willard Gray, ingeniero en electrónica del Laboratorio de Alto Voltaje, de la General Electric Company, de Pittsfield (Massachussets, EE. UU.), fabricó un duplicado de estas baterías y las llenó con sulfato de cobre (aunque declaró que se podría haber usado otro líquido electrolito al alcance de los habitantes de Iraq de la época: zumo de uva corriente). La pila funcionó y generó entre uno y dos voltios.

Gray dijo que introdujo además una estatuilla de plata, que en dos horas se volvió dorada. Según él, había demostrado que la batería funcionaba, y que su probable uso era de restaurar objetos de plata.

Pero también hay piezas que pueden sorprendernos por su poca convencionalidad...

LAS CARAS DE BELMEZ

Las caras de Bélmez son un fenómeno considerado por muchos como paranormal, que consistió en la aparición de pigmentaciones, identificadas como rostros, en el suelo de una casa ubicada en Bélmez de la Moraleda (Jaén, España), en el domicilio de la calle Real, número 5, cuya propietario era María Gómez Cámara. Dicho fenómeno empezó a producirse en 1971 y fue tomado como «sin duda, el fenómeno paranormal más importante del siglo XX». Esta imagen fue la primera cara surgida en aquella cocina y es conocida como “La Pava”.

LA MUÑECA ANABELLE

La historia de Annabelle es bastante terrorífica. Sólo te diremos que el matrimonio Warren -investigadores de lo paranormal- decidió construir una urna de cristal para Annabelle, en la cual continúa residiendo en la actualidad. La urna, completamente estanca, parece evitar que la muñeca se mueva, pero la realidad es que la terrible entidad sigue esperando ahí, esperando el momento oportuno, lista para que algún día pueda volver a ser libre...

TABLA ESMERALDA

La Tabla de Esmeralda es un texto breve, de carácter críptico, atribuido al mítico Hermes Trismegisto, cuyo propósito es revelar el secreto de la sustancia primordial y sus transmutaciones. Hasta el siglo XX las fuentes más antiguas conocidas eran manuscritos medievales, pero investigaciones posteriores han hallado predecesores arábigos en Kitab Sirr al-Khaliqa wa Sanat al-Tabia (c. 650 d.C.), Kitab Sirr al-Asar (c. 800 d.C.), Kitab Ustuqus al-Uss al-Thani (siglo XII) y Secretum Secretorum (c. 1140).

En la Tabla de Esmeralda está condensado o resumido todo el arte de la Gran Obra, objetivo principal de la alquimia. La alquimia es el arte del perfeccionamiento y la Gran Obra implica su cumplimiento, la perfección. La Tabla de Esmeralda contiene en sus pocas líneas el secreto de la Gran Obra, es un pasaje directo para la perfección.

Dicho mensaje es expresado de modo simbólico, su sola lectura no revela su significado. El acceso a la Gran Obra requiere trascender nuestra limitación racional, de ahí que todo alquimista conlleve una transmutación personal paralela que le permita acceder al lenguaje del Símbolo. El Todo, el Uno, tan sólo se expresa simbólicamente, y es necesario el aprendizaje en la hermeneútica del Símbolo. De no ser así, su sola simplicidad generará incredulidad. La Razón aguarda complejidad ante lo complejo, mientras el Uno, el Ouroboros, se descubre ante la simplicidad de otra lectura, de otro lenguaje. En definitiva, la expresión críptica de la Tabla no es intencional, sino que requiere de la persona adecuada, capacitada para la Gran Obra.

DOBLONES MALDITOS DEL NTRA. SRA. DE ATOCHA

El Nuestra Señora de Atocha fue un galeón que formaba parte de la Flota de Indias, hundido en 1622 frente a las costas de Florida. Mel Fisher descubrió el 20 de julio de 1985 el pecio con un cargamento importante de oro y plata, calculado en 400 millones de dólares. Miles de doblones que regresaban a España así como piedras preciosas.

Para el viaje de regreso de 1622, el Atocha llevaba un cargamento que actualmente es difícil de concebir: ¡24 toneladas de plata en 1038 lingotes, 180.000 pesos en monedas de plata y doblones de oro, 582 lingotes de cobre, 125 barras y discos de oro, 350 cofres de índigo, 525 fardos de tabaco, 20 cañones de bronce y 1200 libras de platería trabajada! A esto se pueden añadir artículos pasados de contrabando para evitar impuestos, así como joyas y bienes personales no registrados.

Pero decían que era un tesoro maldito, forjado con sangre de inocentes. Cierto o no el hijo de Mel Fisher, Dirk, su esposa Angel y el buzo Rick Gage murieron cuando zozobró una de las embarcaciones de salvamento justo cuando finalizaba la búsqueda del galeón y su tesoro. La maldición de cobró una nueva víctima...


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016