viernes, 03 julio 2020
12:40
, última actualización
Coronavirus

Los ‘múltiples’ orígenes del coronavirus Covid-19

Más de cuarenta días confinados hace que la población de todo el mundo, en España nos toca de cerca, se pregunte «¿Hasta cuando?» y con ella se alimenten hipótesis que hablan, desde muy diferentes ópticas, el «misterioso» origen del coronavirus que provoca la enfermedad del Covid-19.

28 abr 2020 / 08:29 h - Actualizado: 28 abr 2020 / 08:48 h.
"Ciencia","Coronavirus"
  • Los ‘múltiples’ orígenes del coronavirus Covid-19

Apareció a mediados del mes de diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan y desde entonces se trata de saber el origen del mismo, saber su naturaleza y, llegado el caso, localizar al codiciado "paciente 0", aquel que fue el primer contagiado y que podría resolver muchas dudas que existen hasta el día de hoy.

El confinamiento hace que muchas personas dediquen gran parte de su tiempo a navegar por internet y leer sobre las diferentes "hipótesis" sobre el origen del Covid-19, algunas realmente sugerentes y entroncadas que tesis alternativas que no dejan de llamar la atención de los expertos sobre el grado de credulidad que tiene nuestra sociedad del siglo XXI. Las redes sociales, Twitter y Facebook, se han convertido en dos vías para propagar todo tipo de argumentos y críticas, así Carlos Mateos, director de la agencia COM Salud decía al respecto que "el aumento de los positivos por COVID-19 ha supuesto un incremento de la conversación en internet sobre esta enfermedad. La mayoría de los usuarios aluden a la manipulación por parte de los gobiernos, los medios de comunicación y los partidos políticos".

De esta forma en Twitter se analizaron 50.600 mensajes que tuvieron un alcance sobre 27.800 usuarios teniendo 28 millones de impresiones potenciales y un 53% de lo que se denomina el engagement, el 23% de los mensajes analizados (13.449) se enviaron desde España. Entre el 26 de febrero y el 17 de marzo se realizó ese estudio en el cual había una alta percepción por parte de los usuarios de que se manipula la información sobre los casos, la gravedad de la situación y el origen del coronavirus, habiendo palabras clave dentro de las que se encontraban: coronavirus, mentiras y conspiración y que se acentuaron en tres fechas concretas que fueron:

· 28 de febrero de 2020: Primeros casos que se registraron de coronavirus responsable del Covid-19 en España y que no habían estado en focos contagiosos.

· 13 de marzo de 2020: Se declara el "estado de alarma" en España.

· 16 de marzo de 2020: Se trabaja por primera vez -jornada laboral- una vez realizada la declaración del "estado de alarma" y la comparecencia del ministro Fernando Grande Marlaska ante los medios de comunicación informando de la situación.

Los ‘múltiples’ orígenes del coronavirus Covid-19

De esta forma se produce un interesante movimiento en cuanto a la difusión de mensajes en redes sociales: “Hemos detectado tres grandes picos en la conversación. El primero el 28 de febrero con la detección de los primeros positivos en España de pacientes que no habían estado en focos de contagio. El segundo el 13 de marzo al declararse el Estado de Alarma. Por último, el 16 de marzo, el primer día laborable en Estado de Alarma y con la comparecencia del ministro de Interior Fernando Grande Marlaska”.

Igualmente, desde se comenzó la monitorización en Twitter las conversaciones aumentaron siendo mayoritario el tema del coronavirus, monotemático, llamando la atención el 16 de marzo en el que hubo mas de 14.000 tuits sobre ello.

De entre todas esas conversaciones, hilos, mensajes, destacaba aquella que decía que el Covid-19 era un virus de laboratorio. Joan Carles March, codirector de la Escuela de Pacientes de Andalucía decía: "No hay ninguna evidencia científica de que el nuevo coronavirus haya sido creado en un laboratorio, bien modificando un virus existente o creándolo artificialmente desde cero. Estos rumores asociados a la creación de virus en laboratorios son comunes y ya sucedió en el SARS y en la gripe A” y añadía "los investigadores que han estudiado el genoma del coronavirus coinciden en señalar a los murciélagos como la fuente más probable de la epidemia. Todo lo demás es científicamente infundado".

Saturación en redes sociales

Un tema que saturó las conversaciones e, incluso, se crearon cadenas en populares app de mensajería instantáneas fue el que relacionaba la enfermedad con las redes de 5G. Al respecto el informe Pew Research Center informaba que el 33% de los estadounidenses creían que el coronavirus tenía su origen en un laboratorio, algo que, posteriormente, respaldó el presidente Donald Trump.

El profesor de Psicología Social de la Universidad Anglia Ruskin de Reino Unido explicaba las razones por las que el ser humano cree en conspiraciones si base argumental demostrada: "Uno de los problemas a la hora de entender las teorías de la conspiración es que mucha gente cree en ellas. Sabemos que cosas como la dependencia de un pensamiento intuitivo o emocional aumentan la probabilidad de que la gente crea. De lo que estamos hablando principalmente es de una falta de capacidad de actuación o de control" así encuentra acomodo entre "gente que se siente indefensa, gente que se siente amenazada, gente que siente que no puede hacer nada para controlar lo que está ocurriendo a su alrededor".

Las redes sociales aumentan los mensajes y captan la atención de los usuarios potenciando la credibilidad en estas teorías que "concretamente en relación con el coronavirus, también sabemos que se están extendiendo a gran velocidad. Un par de estudios han demostrado que se puede trazar la propagación de las teorías de la conspiración sobre el coronavirus, y se están extendiendo mucho más rápido que el propio virus", además "es casi imposible, especialmente en el caso de los creyentes acérrimos. Suelen rechazar todas las pruebas que no concuerdan con su forma de ver el mundo y solo aceptan aquellas que concuerdan con creencias preexistentes. Lo rechazan todo y sostienen principalmente que es porque también yo mismo formo parte de la conspiración. Lo formulan de tal forma que no existe posibilidad alguna de mantener un debate. Adoptan un estado de ánimo que los lleva a pensar que la gente que está haciendo cosas malas es mala por naturaleza, y no quieres mantener un debate con alguien malo, lo que quieres es derrotar el mal".

Desinformación y coronavirus

La desinformación y la infodemia es peligrosa si es creída por una parte de los usuarios que están saturados, insatisfechos, críticos con los gobiernos, desconfiados con los constantes cambios y alternativas en los gobierno. Cuando reenvían un mensaje o siguen una cadena no potencian conscientemente un bulo sino que, según indica el profesor David Randa, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos) "se ha demostrado que la gente se vuelve menos perspicaz ante un contenido más evocador desde el punto de vista emocional. En concreto, cuando se confía en la intuición y en los sentimientos, se es más propenso a creer afirmaciones falsas. Las exposiciones alarmantes, por ejemplo, hacen que la gente esté menos dispuesta a reflexionar al respecto".

Por ello es importante establecer los filtros necesarios para que no se crean tesis alimentadas en la desinformación que, en muchos casos, provienen de personas con él ánimo de acumular seguidores, visitas, clicks, audiencia o aumentar su nivel de popularidad. Se habla mucho de censura en redes sociales pero la verdad es que tanto Youtube, como Facebook o Twitter están siendo muy permisivos en todo lo que supone la transmisión de este tipo de falsa información, diferente es que se argumente una censura y ser víctima de la misma para ganarse el favor de los seguidores o potenciar aún más la creencia que se está tratando, por parte de los gobiernos y los propietarios de las redes sociales, de silenciar una "verdad" que se lanza de un determinado canal o medio, eso es juego de manipulación.

Otro origen, apoyado en su creación de laboratorio, tiene una variante y dice que el coronavirus fue modificado genéticamente para hacerlo más fuerte y contagioso, así esas experiencias con el SARS CoV y el MERS CoV demostraron que la hay una capacidad de recombinación y puede pasar desde un reservorio en murciélagos a un huésped intermedio como las civetas y de ahí contagiar al humano. En el caso del SARS CoV-2 se señala al pangolín o los cánidos como huésped intermedio. La información de ser un virus genéticamente modificado tampoco tiene argumento científico, de momento.

En Estados Unidos se propagó aquel que decía que los laboratorios Johnson & Johnson estaba esparciendo el coronavirus, pero lo cierto es que el origen demostrado es un mercado de productos del mar en Wuhan a través de las gotículas que se originan en el ser humano y es un contagio de persona a persona así como por contacto con fuentes ya contaminada como objetos que haya estado en contacto con los mismos.

El "evento 201"

Se habla también del "evento 201" que simuló un brote de coronavirus en Wuhan pero la realizar es que se hizo en Nueva York y fue uno de los muchos que se hacen al cabo del años sobre el impacto de una pandemia en la población local o mundial; en esta ocasión la fuente infecciosa era de la familia de los coronavirus. Este tipo de ensayo está recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ayuda a perfeccionar la respuesta de las autoridades sanitarias ante un brote epidémico.

Los paquetes que se envían desde China tampoco pueden transmitir el Covid-19, al respecto la OMS informó que: “La gente que recibe paquetes procedentes de China no tienen riesgo de contraer el coronavirus. Por los análisis previos, sabemos que este tipo de virus no tienen una gran supervivencia en objetos como cartas o paquetes”.

Las mascotas tampoco pueden propagar la epidemia (pandemia) aunque si pueden ser contagiados por los seres humanos como en el caso de perros y gatos: “No hay ningún tipo de evidencia de que los animales de compañía como los perros o los gatos puedan infectarse de coronavirus”, hay que recordar que los animales si pueden transmitir enfermedades como el caso de bacterias del tipo de la salmonella o el E.Coli.

Remedios "mágicos"

Tampoco hay remedios "mágicos" como usar la vacuna de la neumonía en la lucha contra el coronavirus: "Las vacunas contra la neumonía, como la vacuna neumocócica y la vacuna contra la influenza Haemophilus tipo B (Hib), no brindan protección contra el nuevo coronavirus. El virus es tan nuevo y diferente que necesita su propia vacuna. Los investigadores están tratando de desarrollar una vacuna contra 2019-nCoV y la OMS está apoyando sus esfuerzos. Aunque estas vacunas no sean efectivas contra el 2019-nCoV, la vacunación contra las enfermedades respiratorias está altamente recomendada para proteger la salud”.

Tampoco hay otros remedios milagrosos como los enjuagues bucales o lavados nasales para evitar el contagio, la OMS decía al respecto: “No hay evidencia de que lavarse regularmente la nariz con solución salina haya protegido a las personas de la infección con el nuevo coronavirus. Lavarse la nariz regularmente no ha demostrado prevenir infecciones respiratorias".

Los ‘múltiples’ orígenes del coronavirus Covid-19

Comer ajo no evitar el contagio: “El ajo es un alimento saludable que puede tener algunas propiedades antimicrobianas. Sin embargo, no hay evidencia del brote actual de que comer ajo haya protegido a las personas del nuevo coronavirus”, indica la OMS.

El aceite de sésamo es inocuo contra el coronavirus: “Este tipo de aceite no mata el virus. Hay algunos desinfectantes químicos que sí pueden matar el 2019-nCoV de las superficies. Entre ellos se incluyen desinfectantes de lejía; disolventes como etanol 75%; cloroformo. Sin embargo, su impacto en el virus es mínimo o inexistente si te los aplicas en la piel o bajo la nariz y puede ser peligroso utilizar estos productos en la piel” según la OMS.

Además la OMS advertía que "los mayores y las personas con enfermedades preexistentes (asma, diabetes o enfermedades cardiovasculares) pueden ser más vulnerables a sufrir complicaciones con el virus” y que los antibióticos "no funcionan

contra virus, sólo contra las bacterias. El nuevo coronavirus (2019-nCoV) es un virus y, por lo tanto, los antibióticos no deben usarse como un medio de prevención o tratamiento”.

A vueltas con la tecnología 5G

De "basura" fue calificada la hipótesis que relacionaba el Covid-19 con las redes 5G, el profesor Simon Clarke, asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading (Reino Unido) decía que es absurdo pensar que la tecnología 5G reduce la capacidad del sistema inmune "tu sistema inmune puede debilitarse por una variedad de cosas —estar cansado un día o no seguir una buena dieta—, pero aunque estas fluctuaciones no son enormes, pueden hacerte más susceptible a contraer el virus".

Clarke además explicaba que "las ondas de radio pueden interferir en tu fisiología porque te calientan, lo cual hace que tu sistema inmunitario no pueda funcionar. Pero (los niveles de energía de) las ondas de radio 5G son diminutos y no son en lo más mínimo lo suficientemente fuertes como para afectar al sistema inmune". Las redes 5G no son lo suficientemente potentes como para dañar a las células del cuerpo humano, no sucede como con los rayos X o los ultravioleta (sol) que si pueden hacerlo.

En un doble mortal sin red se decía, por parte de los conspiranoicos, que el 5G trasmitía el coronavirus. Al respecto el profesor de pediatría de la Universidad de Bristol (Reino Unido), Adam Finn, explicaba: "La epidemia actual está causada por un virus que se pasa de una persona infectada a otra. Sabemos que esto es cierto. Tenemos incluso al virus creciendo en nuestro laboratorio, que lo obtuvimos de una persona enferma. Los virus y las ondas electromagnéticas que hacen posible la telefonía celular y las conexiones de internet don cosas diferentes. Tan diferentes como el agua y el aceite".

Lo curioso es que el coronavirus se propaga por puntos del mundo en el que no ha llegado la tecnología 5G como Reino Unido o Irán, por poner algunos ejemplos. Además la Comisión Internacional de Protección de Radiación no Ionizante (ICNIRP) rechazó todas estas hipótesis por su falta de evidencias.

China... ¿Ha facilitado cifras fiables?

Lo que no se ha podido explicar -a menos que sea un engaño- es como China ha logrado controlar el foco de la epidemia en Wuhan, una ciudad con 12 millones de habitantes y sólo ha contabilizado muertos... En la provincia de Hubei, con 60 millones de habitantes, no añadiría muchos más a esa cifra... ¿Cómo es posible? los expertos se preguntan por la posibilidad que se hubiera aplicado a sus habitantes un retroviral o una vacuna desde el NBS-P4 (laboratorio de cuarto nivel de Wuhan) especializado en coronavirus, manipulación de patógenos para identificar posibles retrovirales y vacunas y otros virus.

Las hipótesis de Boyle

Josep Mercola, médico estadounidense, apoya la tesis del especialista en agente biológicos Francis Boyle, que cree que el Covid-19 es tiene un origen en un patógeno de origen animal aunque manipulado en laboratorio. Boyle es licenciado en Ciencias Políticas por la universidad de Chicago y doctor en Derecho por Harvard, y ha sido el promotor de diferentes regulaciones sobre la guerra biológica en la Convención sobre Armas Biológicas de 1972 en Estados Unidos.

Este especialista dice que "cuando aparecen estas enfermedades misteriosas e inexplicables, las monitoreo por cierto tiempo, y casi siempre llego a la conclusión de que pueden explicarse por razones normales, como la falta de saneamiento, pobreza y cuestiones naturales. Pero me pareció muy sospechoso el caso de Wuhan". Además, sobre el P4 y un escape "accidental" del coronavirus que "antes ya se habían producido filtraciones de SARS de esta instalación. Su única razón de existir era la investigación, desarrollo, análisis y almacenamiento de agentes biológicas. Por ello expresé mi punto de vista, sobre que este coronavirus de Wuhan se había filtrado de esa instalación NBS-4... tal vez a mediados de noviembre".

Pero hay que decir que el laboratorio epidemiológico de Wuhan (P4) no son un secreto pues es un centro de investigación designado por la OMS, involucrada en este tipo de investigaciones de manera habitual, y construido en cooperación con la firma bioindustrial francesa Institut Merieux y la Academia de Ciencias de China.

Boyle relaciona al CDC con las farmacéuticas: "la pandemia del ébola en África occidental se originó en las instalaciones de NBS-4 de Estados Unidos localizada en Sierra Leona, pues estaban haciendo pruebas sobre una vacuna que contenía virus de ébola vivo. En cuanto a los CDC han estado involucrados en todos los estudios científicos sobre agentes biológicos NBS-4 que pueda imaginar... Según los registros públicos, durante la administración Reagan, los CDC realizaron 40 envíos de agentes biológicos de alto nivel a Sadam Hussein en Irak, con la idea de que los utilizara contra Irán". Al terminar la guerra "las fuerzas militares de Estados Unidos recibieron la orden de hacer explotar las instalaciones biológicas de Sadam Hussein (...) y esa no era forma de lidiar con este tipo de elementos, de manera que acabaron contaminando al ejército norteamericano, pues fue el agente causal del denominado Síndrome de la Guerra del Golfo, que acabó con la vida de 11.000 soldados e incapacitó a otros 100.000".

Según Boyle Estados Unidos habría invertido 100.000 millones de dólares, desde el 11 de septiembre de 2011 hasta octubre de 2015, en programas biológicos teniendo una amplia nómina de científicos dedicados a ello y tiene un apartado para el Antrax "lo que se denomina como Amerithrax surgió de un laboratorio y programa biológico del Gobierno de los Estados Unidos. Un ántrax creado con nanotecnología con el grado de superarma y 1 billón de esporas por gramo, que es solo es la punta del iceberg de los agentes biológicos existente" cargando incluso contra la Universidad John Hopkins (que sirve hoy día datos online sobre el alcance de la pandemia) afirmando que "está muy involucrada con este trabajo biológico. Cuenta con una instalación NBS-3 que anuncia con orgullo en su sitio web... y que justifica al decir que desarrollan vacunas. Y eso está bien... pero ¿cómo lo hacen?: pues recorren el mundo, buscan cualquier tipo de enfermedad, hongo, virus o bacteria terrible que pueda imaginar. Luego, lo llevan a laboratorios NBS y desarrollan algún agente biológico por medio de ingeniería genética del ADN y biología sintética... Una vez que tienen este agente, proceden a desarrollar una vacuna, porque el agente no es útil a menos que puedan crear una vacuna para proteger a su propia población. Desarrollan vacunas para tener agentes biológicos, por lo que la investigación consta de dos elementos: en primer lugar, el agente, y en segundo lugar, la vacuna".

Un poco de cordura

Así pues hay tantas "teorías de la conspiración" como queramos buscar, muchas de ellas encumbran a gurús del origen del coronavirus, nuevos paladines de la "Verdad" de la pandemia, que no tienen más argumentos que la manipulación de la información o ser guías por alguna de la anteriormente expuestas. Creer o no creer es ya una decisión de cada uno pero permítame darle un consejo: contraste las fuentes, verifique la información, documéntese amparado en las opiniones de expertos y sepa elegir un camino coherente con lo que es esta pandemia. Al final llegará a la conclusión que la zoonosis (el paso de animal a humano de un coronavirus) es la más acertada.

No vamos a solucionar nada discutiendo de un origen del que se tienen muchas dudas y pocas certezas pero si contribuiremos en la estabilidad mental de una población cansada del confinamiento y hasta de estar encerrada en casa dejando pasar los días, consumiendo sus ahorros y cayendo en la desesperación.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016