jueves, 05 diciembre 2019
22:13
, última actualización
Festival de Cine Europeo 2018

Animación húngara de proyección y calidad

Crítica de la producción húngara de animación ‘Ruben Brandt, Collector’ (***), con guión y dirección de Milorad Krstic

14 nov 2018 / 09:33 h - Actualizado: 14 nov 2018 / 09:41 h.
  • Imagen promocional de esta producción. / El Correo
    Imagen promocional de esta producción. / El Correo
  • Imagen promocional de esta producción. / El Correo
    Imagen promocional de esta producción. / El Correo
  • Imagen promocional de esta producción. / El Correo
    Imagen promocional de esta producción. / El Correo
  • Imagen promocional de esta producción. / El Correo
    Imagen promocional de esta producción. / El Correo

Una película de animación en la sección oficial del Festival de Cine Europeo es un detalle para incondicionales de un género que cada vez ocupa más cuota de pantalla y mayor aceptación entre cualquier clase de público. En este caso se trata de una muy ambiciosa producción húngara de factura técnica y artística extraordinaria, lo que hace que se disfrute muchísimo como entretenimiento audiovisual. Milorad Krstic debuta así en el largometraje, después de realizar el corto también de animación My Baby Left Me.

Con un portentoso talento para manejar secuencias de acción trepidantes y muy imaginativas, el guión que también firma cuenta una historia de ladrones de arte, coleccionistas obsesivos y traumas psicoanalíticos que provocan alteraciones del sueño, todo lo cual sirve para exhibir un sinfín agotador de referencias culturales. Así pasan ante nuestra retina detalles de pintores como Velázquez, Degas, Matisse, Botticelli, Hopper o Picasso, cuya estética parece haber informado el diseño de los personajes, directores de cine como Hitchcock, Chaplin o clásicos del documental ruso como Pacific 231, con el que arranca una producción trepidante de principio a fin.

Mucha parafernalia, muchos artefactos y mucha acción, que sumado a todo ese torrente de citas y referencias, hace que el conjunto resulte agotador y excesivo, limitando la capacidad de atracción de una historia que no deja de tener su gracia e inventiva. Pero es en el diseño artístico, sus excelentes dibujos de inspiración en el cómic, y su extravagante imaginación, donde la cinta triunfa y no deja indiferente. Haber logrado además una trama que enganchara e hiciera reflexionar le habría supuesto quizás considerarla una obra maestra. De momento nos quedamos con su brillantez formal, su profusa documentación y su espléndida banda sonora, que ya el tiempo dirá si hay algo más que rascar.

La ficha

RUBEN BRANDT, COLLECTOR ***
Hungría 2018 96 min.
Guión y dirección Milorad Krstic Música Tibor Cári Animación Estreno en el Festival de Locarno 9 agosto 2018; en Hungría 15 noviembre 2018


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016