miércoles, 22 septiembre 2021
17:13
, última actualización

Antonio Orozco hace temblar Sevilla con ‘Aviónica’

El cantante estrenó este jueves su nuevo disco «Aviónica» en un concierto en el Cartuja Center

Verónica Ojeda verojeper /
21 may 2021 / 02:27 h - Actualizado: 21 may 2021 / 09:57 h.
"Música","Conciertos","Cartuja Center","Seguridad"
  • Carlos Duque Mantero.
    Carlos Duque Mantero.

«Señores pasajeros, seguro que no volverán a vivir un concierto como este. Aprovechen el momento, porque es único», dice una mujer simulando ser una azafata de vuelo. Así empieza este viaje por la música de Antonio Orozco, que, en una hora y media de concierto, no ha parado de sorprender al público con «Aviónica», su nuevo disco. El público gritaba su nombre, el suelo temblaba y las luces de color rojo simulaban un latido de corazón, como si todo el Cartuja Center en Sevilla reviviese.

«Hoy» ha sido la canción con la que el cantante ha despegado en el escenario andaluz con los aplausos del público al mismo ritmo, seguido de «Mírate» y «Llegará». Orozco encadenó casi 20 canciones durante el concierto entre temas de su nuevo disco y sus clásicos, que no podrían faltar en uno de sus espectáculos.

La gente levantaba los brazos y coreaba completamente entregada, pero también enseñaban el concierto a familiares y amigos que no podían ir a través de videollamadas. Al principio del concierto decían por el megáfono que nunca viviríamos un concierto igual y no se equivocaban.

«Surcaré los senderos de tu vida, caminaré por los poros de tu piel, buscando tus caricias y tentando a la locura, buscando lo que nunca encontré», canta Orozco con un look negro, pero con luces a su alrededor de todos los colores. «Temblando» y «Giran y van» son las siguientes canciones que suenan con latidos de corazón de fondo. «Tengo los pelos de punta», comenta una chica del público.

«Muy buenas noches a todos. Estoy un poco emocionado. La verdad es que parece que este momento nunca iba a llegar. Para nosotros significa mucho estar aquí. Espero que, dentro de poco, miremos atrás y recordemos este día como algo especial y único, aunque no pudiésemos levantarnos, abrazarnos entre nosotros, saltar o romper los asientos. Es un concierto como jamás antes lo hayamos visto, así que aprovechad. Hoy será un día para no olvidar», habla por primera vez Orozco emocionado. «Aviónica habla de ti. No hay ni un verso ni un gesto ni una frase que componga este álbum que no hable de ti, porque es el disco de alguien que tiene la necesidad de empezar de nuevo como todos los que estamos aquí», añade.

«Ojalá encuentren lo que están buscando aquí esta noche y, cuando queráis, si quieres hablamos», dice Orozco cuando empieza a cantar la canción «Si quieres hablamos» y, después, «Es tu vida».

El público baila, mueve los brazos y canta como si no hubiese un mañana, como si por un momento, solo existiese la música. Eso sí, con todas las medidas de seguridad y las mascarillas puestas.

Tras esto, Orozco se arrodilló en el escenario mientras el público cantaba «Seis segundos». «Hay que morir en el intento», susurra el cantante, que empieza a cantar «La nana del camino» y «Moriré en el intento».

Antonio Orozco hace temblar Sevilla con ‘Aviónica’
Carlos Duque Mantero.

«Pónganse los cinturones, no se vaya a ir nadie al baño que hay turbulencias, porque, aunque no lo parezca, hoy será», dice Orozco para introducir la canción «Hoy será» entre aplausos del público. El cantante se despide y simula que se va, pero la gente empieza a pedir otra canción, gritan «¡Antonio!» y al final lo consiguen: Orozco vuelve a salir al escenario. Esta vez con la guitarra puesta para cantar «Devuélveme la vida».

Seguidamente, el autor agradece la labor de las personas que «se han dedicado a que muchos de nosotros sigamos viviendo dignamente» justo antes de cantar «Estoy hecho de pedacitos de ti».

«Guapo» o «qué bonito eres hijo» se escucha por el Cartuja Center, que, entre el público y Orozco, no para de temblar, hasta que el cantante sale en escena con el piano. Entonces, solo se escucha la canción «Mi héroe» y sus dedos tocando las teclas de este instrumento.

El artista se emociona mientras levanta el brazo al cielo e intenta limpiarse las lágrimas tras cantar la última canción del concierto: «Entre sobras y sobras me faltas».

Antonio Orozco cierra el espectáculo a lo grande y con 10 minutos de aplausos de su público, porque, si algo ha conseguido este cantante durante la noche del jueves es hacer volar a Sevilla entera con su último álbum en directo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla