sábado, 19 junio 2021
23:21
, última actualización
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla

Anu Tali modela la belleza de las formas

La directora estonia aborda este concierto de la ROSS tras varios días de intenso trabajo dirigiéndola en el foso del Maestranza con la ópera Carmen

11 jun 2021 / 09:21 h - Actualizado: 11 jun 2021 / 09:26 h.
"Real Orquesta Sinfónica de Sevilla"
  • Anu Tali. / Guillermo Mendo
    Anu Tali. / Guillermo Mendo

Entroncando con la reivindicación que de la libertad y la independencia hace una mujer como Carmen, la directora Anu Tali se ha responsabilizado también de este primer concierto de la Sinfónica tras haber finalizado las representaciones del título bizetiano. Mucho ha tenido que alargar la estonia su estancia en Sevilla para hacer frente a las imprevistas contingencias sufridas por el montaje operístico y encargarse ahora de los dos conciertos del sexto programa del ciclo que conmemora el trigésimo aniversario de la orquesta, esto sí previsto. Una cita que tuvo un marcado acento femenino no solo por la batuta elegida sino por un programa en el que estuvieron presentes la mítica María Antonieta, gran admiradora según las crónicas de la Sinfonía nº 85 de Haydn, Clara Wieck-Schumann y su poco programado y muy interesante Concierto para piano, y Fanny Mendelssohn en la sombra, como compositora contemporánea de Clara Schumann y hermana de Felix, cuya popularísima Sinfonía Italiana ocupó el último tercio de la velada, y que curiosamente estrenó la pieza de la reconocida y remunerada pianista, esposa de Robert Schumann e hija de Friedrick Wieck.

Observamos de nuevo los ademanes de la directora estonia para constatar su precisión, sus ataques muy marcados, casi marciales, y el cuidado hasta en el más mínimo detalle que manifiesta desde el podio, frente a una formación que le sigue con tanta disciplina como devoción. Así ofreció una Sinfonía nº 85 de Haydn volátil y vaporosa, quizás en las antípodas de como hoy se entiende una interpretación clásica, pero moldeando con acierto y fervor la belleza de sus líneas melódicas e inflexiones dramáticas. La más popular de las sinfonías de París aglutina elegancia y vigor, y Tali lo entendió potenciando su carácter cortesano y porte distinguido, sin despreciar fuerza y energía pero haciendo también alarde de una sutileza y un gusto exquisito. Las aportaciones de Juan Ronda a la flauta y Sarah Roper al oboe favorecieron su hermosa resolución. Con la Cuarta de Mendelssohn la directora diseñó una excelente versión, marcada por la precisión de los instrumentistas y una inusitada energía que en el primer movimiento se tradujo en rotunda ferocidad, vivacidad rítmica y espléndido colorido orquestal. Tras un andante elegante y moderado llegó el movimiento mejor despachado, pura belleza en un scherzo evocador y mágico, con prestaciones sobresalientes de las trompas. Un final saltarín y enérgico, todo un irresistible y obstinado torbellino de entusiasmo y alegría, rubricó el perfecto acabado de esta frecuentada página.

Anu Tali modela la belleza de las formas
Levon Avagyan. / Guillermo Mendo

Habrá quien crea que la música de Clara Schumann ha empezado a descubrirse recientemente, cuando en realidad los intentos de divulgar su trabajo se remontan a más de medio siglo sin que apenas se haya logrado el objetivo, sin duda por los prejuicios e injustificadas reservas que sigue suscitando el papel de la mujer en el arte. No cabe duda sin embargo de que su trabajo como compositora estuvo a un excelente nivel, y lo hemos comprobado tanto en sus piezas de cámara como ahora en este suntuoso y original concierto con sus tres movimientos encadenados (empezó siendo una pieza de concierto a la que luego añadió dos movimientos antecedentes) y un estilo rapsódico que le da ese aire elegante y sofisticado que el joven pianista armenio Levon Avagyan supo defender más desde el punto de vista técnico y virtuoso que desde el más puramente expresivo y emocional. No obstante la del ganador del premio María Canals en 2017 fue una lectura entregada y apasionada, que logró en su movimiento central, romanza, una depuración formal y un diálogo fluido con el solo de violonchelo defendido con el mismo fervor romántico. En el final, una gran polonesa de carácter alegre y desenfadado, batuta y pianista brillaron en todo su esplendor. Avagyan redondeó la propuesta con una emotiva y reposada interpretación del número uno de los Kinderszenen de Robert Schumann. Mujeres a la sombra no, siempre resplandecientes y sin miedo a las frecuentes reacciones salvajes y ruines del macho terrícola.

ROSS ****

6º Concierto de abono Ciclo 30 aniversario de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Levon Avagyan, piano. Anu Tali, directora. Programa: Sinfonía nº 85 en Si bemol mayor “La Reina”, de Haydn; Concierto para piano en La menor Op. 7, de Clara Wieck-Schumann; Sinfonía nº 4 en La mayor Op. 90 “Italiana”, de Mendelssohn. Teatro de la Maestranza, jueves 10 de junio de 2021


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla