sábado, 15 mayo 2021
22:03
, última actualización

Apoyo masivo para la Sinfónica

La Plaza Nueva se quedó pequeña para arropar a la ROSS en el concierto que ayer ofreció y con el que quiso llamar la atención de la Junta ante su grave crisis financiera

24 may 2016 / 23:08 h - Actualizado: 24 may 2016 / 23:51 h.
"Música","Ópera","Conciertos"
  • Cientos de sevillanos escucharon ayer a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla en la Plaza Nueva. / José Luis Montero
    Cientos de sevillanos escucharon ayer a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla en la Plaza Nueva. / José Luis Montero

El envoltorio fue festivo, pero el corazón latía con extrema preocupación. Este martes la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) ocupó la Plaza Nueva para compartir con los sevillanos su grave situación, con una ‘causa de disolución’ sobre la mesa que puede desembocar en recortes económicos (otra vez mas), despidos y, desde luego, en una bajada de la calidad del que es uno de los conjuntos sinfónicos más importantes de España.

El barbero de Sevilla, Las bodas de Fígaro o algunos de los pasajes más populares de Carmen sonaron en un concierto reivindicativo y en el que todos los profesores de la ROSS, con su director, John Axelrod, al frente quisieron mostrar su apuesta por la salvación de la orquesta. La convocatoria tuvo una diana concreta, la Junta de Andalucía, a la que demandaron mediante la lectura de un manifiesto que dé estabilidad a la empresa, mediante un plan de ingresos plurianual en el que abone las cantidades atrasadas, situándose al mismo nivel de aportaciones económicas que el Ayuntamiento de Sevilla. Numerosos portavoces de grupos políticos municipales arroparon a la orquesta, algunos de ellos singularmente reivindicativos –más allá del lazo verde– también en Twitter, como Juan Ignacio Zoido (PP), Daniel González Rojas (IU) y Susana Serrano (Participa).

El comité de empresa informó de que «la Junta de Andalucía ha pedido a la plantilla de la Sinfónica de Sevilla una reducción salarial de un 15 por ciento en 2016, un diez por ciento en 2017 y un cinco por ciento en 2018, un 30 por ciento en total de su masa salarial, para salvar así el déficit acumulado de 1,3 millones de euros».

Paradójicamente, la ROSS estará este verano más de dos meses sin actividad en lugar de buscar ingresos extraordinarios mediante programas pensados con tal intención. Los músicos comenzarán sus vacaciones el 8 de julio, tras la última cita del abono de la temporada y regresarán a los ensayos el 12 de septiembre.

Ayer, mientras la ROSS llenaba de música el ocaso del día en la Plaza Nueva, cada vez eran más los usuarios que se acogían al hashtag #SalvemoslaROSS, convirtiéndolo en tendencia de la tarde con más de 1.200 mensajes. «Ojalá muchas de las personas que hoy están aquí acudan este mismo jueves a escuchar a la orquesta en el Maestranza; llenar el teatro hasta los topes sería otra buena forma de visibilizar que Sevilla quiere a su orquesta», expresaba Rafael, uno de los más veteranos abonados del ciclo musical. A pocos metros de él se situaba precisamente, como un espectador más, el joven maestro ruso Maxim Emelyanychev, quien esta semana dirigirá a la ROSS en un programa con obras de Bartok, Rodrigo y Mozart.

Mientras, en el podio, John Axelrod, tirando de sus dotes de gran comunicador, empatizando todo lo empatizable y metiéndose al público en el bolsillo con su salero tejano, sacó a relucir sus generosas dotes de hombre orquesta –en el más amplio sentido de la palabra–, haciendo de speaker, involucrando en la causa a cualquier alma despistada que por la bulla de la Plaza Nueva se asomara.

«No nos pueden pedir más esfuerzos a nosotros cuando la Junta no ha pagado casi dos millones de euros en los últimos cinco años, como han señalado los auditores externos en su informe anual. Rosa Aguilar tendrá que pagar lo que debe o al menos decir cuándo va a hacerlo», insistió Juan Carlos Pérez Calleja, presidente del comité de empresa. Para añadir más sal gruesa al asunto, el lunes la Junta firmaba un convenio para ejecutar proyectos en los ámbitos educativo y cultural con... el Teatro Real de Madrid.


Edictos en El Correo de Andalucía