martes, 03 agosto 2021
12:47
, última actualización

Derroche de imaginación y dominio de las tablas

Tanto el texto como la puesta escena derrochan imaginación y demuestran un dominio de las tablas que augura un hermoso futuro para esta joven compañía

20 nov 2016 / 13:57 h - Actualizado: 20 nov 2016 / 14:04 h.
"Teatro"
  • Derroche de imaginación y dominio de las tablas

TAGS:

Indagar en la influencia que ejercieron los hechos históricos de nuestro país en las vidas cotidianas de una familia. Es el punto de partida de esta obra, un singular drama psicológico con el que resulta fácil identificarse.

La historia cuenta las vidas de una viuda y sus hijos. El marido fue general con el ejército de Franco y murió poco después de instalarse la democracia en nuestro país. Pero lejos permanecer en un segundo plano, el militar tiene una presencia física desde el primer acto, cuando se presenta a su hijo para comunicarle su preocupación por su adicción a las drogas y su homosexualidad. Con un diálogo repleto de ironía que despierta más de una carcajada en el patio de butacas, el padre va desgranando los principios morales por los que se regían los militares -y una gran parte de la sociedad- durante la dictadura franquista, un régimen político que enaltecía el racismo, la xenofobia, el machismo y la homofobia. De esa manera, el autor sitúa en escena desde el principio la influencia que la figura del padre, y por ende la mentalidad de su época, ejercerá en las vidas de su esposa y sus hijos.

Tras esta primera escena, la obra irá presentando, uno a uno, a todos estos personajes, quienes nos contaran sus vidas ayudados por el personaje de la madre, que en ese momento asume también el papel de narradora. En ese sentido cabe destacar la agilidad con la que Pablo Remón combina el plano de la narración con el dramático mediante un verso fluido, en ocasiones vertiginoso, lo que sin duda supone todo un reto para los intérpretes. Por fortuna, la obra cuenta con un magistral uso de los elementos formales y un plantel de intérpretes que rozan la excelencia perfilando a sus personajes con toda una gama de matices. Debido a la estructura fragmentaria del texto el ritmo del relato es un tanto irregular. Algunas escenas abusan de los silencios, pero tanto el texto como la puesta escena derrochan imaginación y demuestran un dominio de las tablas que augura un hermoso futuro para esta joven compañía.

Obra:
40 años de paz

Lugar: Teatro Central 19 de noviembre

Compañía: Pablo Remón/La Abducción

Texto y dirección: Pablo Remón

Intérpretes: Ana Alonso, Fernanda Orazi, Francisco Reyes y Emilio Tomé

Calificación: ****


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla