El contador de cartas: la vida no es un sueño ni una partida de un juego de cartas

Paul Schrader denuncia las miserias del capitalismo y de la política exterior de los Estados Unidos con un drama intimista

01 ene 2022 / 08:22 h - Actualizado: 01 ene 2022 / 08:25 h.
$hmKeywords_Schema
  • El contador de cartas: la vida no es un sueño ni una partida de un juego de cartas

A pesar de ser un director con más de una veintena de películas, lo curioso del estadounidense Paul Schrader, es que su consideración por parte de la cinefilia y la crítica especializada viene determinada por sus trabajos como guionista para Martin Scorsese. ‘Taxi Driver’ (1976), ‘Toro salvaje’ (1980) o ‘La última tentación de Cristo’ (1988), además de obras de culto, son una semblanza de personajes que arrastran fuertes conflictos internos situados en los márgenes.

Otro tanto ocurre con sus mejores películas como realizador, ‘Mishima’ (1985), ‘Posibilidad de escape’ (1992, ‘Aflicción’ (1997) o la más reciente ‘El reverendo’ (2017). Sus protagonistas, hombres naturalmente, no escapan a un patrón fijo y determinado, por lo general son víctimas, bien de haber padecido terribles accidentes, bien por el hecho de sentirse vulnerables y ajenos al mundo en el que viven. Son retratos de personas atormentadas que buscan inexorablemente la redención.

Es lo que le ocurre y no sólo eso, a William Tell, el protagonista de este interesante e intenso drama titulado en español El contador de cartas. Tell es un exmilitar que sale de prisión tras cumplir condena por cumplir órdenes y torturar en la guerra de Irak. Ahora se gana la vida jugando al póker, va de casino en casino intentando no hacer ruido pasando desapercibido. Hasta que en su camino se le cruza el joven Cirk, hijo de un compañero del ejército y la seductora agente Linda. Con uno intentará expiar su culpa y con la otra, encontrar lo que consideraba olvidado.

Schrader para dar cuerpo a su película diseña en forma de tela de araña un compacto y sólido guión. En su construcción, escoge una vez más personajes atormentados, extensos y dilatados, y eso sí para confeccionar la historia, se sirve de los mejores hilos.

El hilo más recio, el más visible, lo construye sobre la existencia del desgraciado William, hilvanando los terroríficos retazos de su vida. Descrito como una persona que sufre y que busca a través de un buen acto encontrar la paz y el sosiego. Los hilos más delicados y sutiles, y al cronista son los que más le interesa, son los que forman realmente el esqueleto de su discurso, aquellos que tienen tintes de denuncia pública y que hacen que su cine gane en interés.

En esta película expone con rigor y sutilmente lo que ya sabemos, la radiografía destructora y miserable de la política exterior de los Estados Unidos. Con su rigor formal, ingenio y talento, consigue poner en el espejo los desmanes del capitalismo y de uno de sus brazos ejecutores, el ejército. Nos viene a decir que no, que la vida no debería ser un juego, que el capitalismo engaña y juega con mucha ventaja, lo hace con las cartas marcadas.

El contador de cartas ****

Estados Unidos 2021 112 min.

Dirección Paul Schrader Intérpretes Oscar Isaac, Tye Sheridan, Tiffany Haddish, Willem Dafoe, Bobby C. King, Alexander Babara.

Drama


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos