sábado, 29 enero 2022
10:38
, última actualización

El teatro más espectacular todavía

El artista multidisciplinar Kulu Orr, convierte el escenario del Teatro La Fundición en un espacio espectacular con esta obra, a caballo entre el circo, el teatro y la videocreación.

27 nov 2021 / 08:49 h - Actualizado: 27 nov 2021 / 13:16 h.
"Tecnología","Teatro","Música","Física","Investigación","Espacio","Tenis","Videojuegos","Circo","Juego","Humor"
  • El teatro más espectacular todavía

Un personaje tímido, aunque sumamente divertido y con una curiosa habilidad para relacionarse con el público mediante un complejo aparato tecnológico. Es lo que nos propone Kulu Orr con este espectáculo, una suerte de cruce entre la comedia, el circo y la videocreación.

Lo primero que llama la atención en este espectáculo es el espacio escénico, que parece sacado de un videojuego. De hecho, Kulu Orr lleva puesta una sudadera cargada con toda una gama de pulsadores que remiten a los accesorios de los mandos de los videojuegos, los control freak, de ahí el título. El artista maneja con ellos tanto la iluminación como la música y las imágenes de vídeocreación que se proyectan en la pantalla, que se funden con una suerte de improvisación con los ritmos que él mismo marca con un juego de malabares al compás de la música que él mismo mezcla en directo con los “Loops Stations” que controla con los pies. Una banda sonora que integra con asombrosa naturalidad composiciones clásicas de Bach, Beethoven y Pachelbel con otras de Nina Simone, los Beatles, o Red Hot Chili Peppers y Bon Jovi.

Pero, aunque la música es el núcleo central de la obra, no deja de ser un efecto más dentro de toda la gama de complejos efectos audiovisuales que parten de un arduo trabajo de investigación que incluye disciplinas científicas como la física y alta tecnología. El resultado es una obra multidisciplinar con tintes espectaculares, casi futurista, que atrapa la atención de los espectadores desde la primera escena, sobre todo la de los más jóvenes, más identificados con las nuevas tecnologías.

En ese sentido cabe destacar la habilidad de Kulu Orr para interactuar con el público, al que se dirige directamente con un humor fino y ajustado que instala la carcajada intermitente en el patio de butacas desde que aparece en escena. Lástima que la dramaturgia se quede en el efecto y no acabe de contarnos nada.

Lugar: Teatro La Fundición, 25 de noviembre

Obra: Control Freak

Autor: Kulu Orr

Música: Kulu Orr

Dirección, iluminación, escenografía: Kulu Orr

Vestuario: Rivka Glaubman

Interpretación: Kulu Orr

Calificación: ***


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla