sábado, 21 septiembre 2019
11:24
, última actualización

El Teatro Távora reabre convertido ahora en una cooperativa

El distrito Cerro-Amate vuelve a recuperar el mítico escenario

16 oct 2016 / 22:39 h - Actualizado: 16 oct 2016 / 22:44 h.
  • Detalle del acto de reinauguración del Teatro Salvador Távora este pasado sábado. / El Correo
    Detalle del acto de reinauguración del Teatro Salvador Távora este pasado sábado. / El Correo

El Teatro Távora nació como una iniciativa política muy concreta. Fue uno de los empeños del que fuera delegado de Cultura municipal, Juan Carlos Marset, durante los años de la alcaldía socialista de Alfredo Sánchez Monteseirín. Entonces se ideó un proyecto escénico en el que las instituciones públicas apoyaban con subvenciones millonarias a la cultura de gestión privada. Sin embargo, desde que abrió sus puertas, nada fue como se intuyó, o se prometió. No es tan sencillo deslocalizar la cultural, por más que la idea de llenar la periferia de actividad escénica sea suculenta.

Finalmente, tras años en barrena, con el cerrojo echado y con todo tipo de amenazas financieras sobre su principal valedor, el dramaturgo sevillano Salvador Távora, este teatro, radicado en el Distrito Cerro-Amate, ve garantizada su supervivencia. Ha sido gracias a un proyecto de cooperativa mixta sin ánimo de lucro y la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla a través de la Delegación de Bienestar Social y Empleo, este distrito y el Instituto de Cultura y las Artes Escénicas (ICAS). El espacio fue reinagurado el pasado sábado con la obra Recuerdos, de la Peña Cultural Flamenca Cerro del Aguila. Según informó ayer el Ayuntamiento, el delegado de Cerro-Amate, Juan Manuel Flores, participó en la reinauguración del teatro y destacó la importancia de la recuperación de «este emblemático escenario de cultura» para el distrito, al tiempo que felicitó expresamente al director general de Innovación Social del Consistorio, David Pino, por haber coordinado con éxito las negociaciones, que han posibilitado que el Salvador Távora tenga un plan de viabilidad «y se salve».

Y en este objetivo, agregó Flores continuando con los parabienes, se han implicado el Distrito Cerro-Amate y el ICAS, a través de un convenio de colaboración que garantiza a los nuevos gestores del teatro una programación pública –fundamentalmente de teatro y de flamenco– que requiere de la colaboración y el compromiso de entidades sociales, culturales y vecinales y complementaria a las oferta propia de la sala. «Todos juntos hemos evitado que la sala, que se encontraba en concurso de acreedores, fuera a la liquidación», según abundó en el acto el también delegado de Bienestar Social y Empleo.

Junto con las reuniones desarrolladas con el acreedor principal, los administradores concursales y el juez de lo Mercantil, el Ayuntamiento ha implicado a varias de sus áreas municipales, que junto a trabajadores del teatro, los gestores de La Cuadra y diferentes colectivos consensuaron en el mes de agosto pasado la propuesta que facilita la continuidad del espacio. En concreto, ese proyecto se sostiene sobre una forma jurídica innovadora como es una cooperativa mixta sin ánimo de lucro, cuyos socios son asociaciones culturales, los trabajadores del antiguo teatro y consumidores que se comprometerán a acudir regularmente a las actividades del teatro, según valora el Ayuntamiento. A ello hay que añadir las aportaciones del ICAS y el Distrito Cerro-Amate, que contarán con esta sala para eventos culturales, tal y como la obra de reinauguración de este sábado, Recuerdos, que sirvió para presentar a los vecinos esta nueva etapa del Salvador Távora.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016