martes, 21 septiembre 2021
18:43
, última actualización

El virtuosismo desvergonzado de Rosique y van Oort

El primero de los conciertos programados para este Otoño Barroco echó mano de una rutilante Ruth Rosique y un referente del fortepiano como es Burt van Oort

21 oct 2020 / 09:22 h - Actualizado: 21 oct 2020 / 13:43 h.
"Selección","Podemos","Conciertos","Arte","Orquesta Barroca de Sevilla","Inglés","Otoño","Espacio Turina"
  • El virtuosismo desvergonzado de Rosique y van Oort

Mal se están poniendo las cosas para que unas programaciones diseñadas con tanto esmero como ésta de Rafael Ruibérriz y la Asociación de Amigos de la Orquesta Barroca de Sevilla mantengan su calendario intacto durante los días venideros. Crucemos los dedos para que el sector no vuelva a vivir la tragedia padecida durante los peores meses de la pandemia y gocemos con citas como la que anoche nos brindaron Ruth Rosique y Bart van Oort en el Espacio Turina, con un exquisito programa bajo el brazo. Un ramillete de flores integrado por las poco habituales canciones de Haydn, Mozart, Beethoven y García, y un par de imprescindibles sonatas bajo el también poco habitual sonido del fortepiano.

Rosique derrocha garbo allá por donde pisa y volvió a demostrarlo nada más empezar, sentando las bases de cómo discurriría el recital y haciendo algo que deberían hacer muchos intérpretes, sugerir que no se aplaudiese hasta finalizar cada bloque en el que se dividía el programa. A partir de ahí evidenciamos que su voz ha madurado aún más, ha adquirido más cuerpo y firmeza en el registro grave, lo que sumado a su proverbial facilidad para expresar y transmitir las emociones exactas, convirtió la experiencia en un disfrute absoluto para todos los sentidos. En los atriles unas canciones preciosas de los grandes maestros del clasicismo, a las que Rosique dio el tono justo, amables y encantadoras las de Haydn, con un amplio sentido poético bañado en ligereza y claridad, con un carácter más operístico en las de Mozart, como ese Dans un bois solitaire que parece toda una escena lírica, contando siempre con la habilidad de la soprano para afrontar distintos roles y caracteres, y el valor añadido de un minucioso acompañamiento al fortepiano, marcando acentos e intenciones. En el caso de Beethoven la selección fue más propia de un tenor, de ahí su carácter épico y casi heroico, que la soprano gaditana afrontó sin sentido del pudor y siempre en estilo, con el tono justo en piezas como Ich liebe, dich, so wie dumich (Zärtliche Liebe), que en el caso de Aus Goethes Faust se tradujo en pura comicidad con la complicidad del teclado. Rosique demostró por lo tanto dominio del arte liederístico en perfecto alemán, inglés, francés e italiano, además de servir de improvisada intérprete del teclista, algo que no es precisamente fácil.

El virtuosismo desvergonzado de Rosique y van Oort

Entre el clave y el piano

Bart van Oort es todo un maestro del fortepiano y más que reconocido docente en la materia, que ha devuelto a muchas de las obras del clasicismo su estética original en innumerables grabaciones, se empeñó con la sonata de Haydn, la primera que el autor se atrevió a identificar así y desde luego la mejor de su catálogo, en justificar la necesidad de interpretar estas obras en sus instrumentos originales. La verdad es que esta Sonata Hob. XVI:20 fue compuesta para clave, y solo tras su publicación casi una década después se modificó para ser ejecutada al fortepiano. Se trata de una pieza de muy difícil ejecución y van Oort dejó muy clara su fuente clavecinista, con articulaciones rígidas y secas y un amplio sentido de la ornamentación. Del mismo modo trazó la inminente transición al piano con la famosa sonata Claro de luna de Beethoven, ya con un sonido más relajado y unas articulaciones más flexibles, que en el presto agitato final se tradujo en un torbellino de notas y emociones.

Dos canciones de Manuel García, y fuera de programa las Sevillanas del siglo XVIII recopiladas por Lorca, sirvieron para que los artistas se expresaran en otro registro, con un toque agitanado y haciendo hincapié en el desvergonzado virtuosismo que caracterizó toda la velada. Pensar en Teresa Berganza en este punto fue inevitable, y una prueba más de los muchos quilates que vale Ruth Rosique, que todo lo hace bien. Todavía esperamos verla cantar musicales, aunque de momento podemos adivinar cómo lo haría según su forma de acercarse a Haydn al principio de este encantador concierto.

RUTH ROSIQUE & BART VAN OORT ****

Otoño Barroco de la Asociación de Amigos de la Orquesta Barroca de Sevilla. Ruth Rosique, soprano. Bart van Oort, fortepiano. Programa: Canciones de Haydn, Mozart, Beethoven y García. Sonata en Do menor Hob. XVI:20, de Haydn; Sonata nº 14 en do menor Op. 27 nº 2 “Mondschein Sonate”. Martes 20 de octubre de 2020


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla