domingo, 29 noviembre 2020
08:37
, última actualización

Grandes solistas envueltos en un sueño

Crítica del concierto de la ROSS en el Teatro de la Maestranza * * * *

24 mar 2017 / 11:51 h - Actualizado: 24 mar 2017 / 12:17 h.
"Críticas","Real Orquesta Sinfónica de Sevilla"

El repertorio que ha consagrado al asturiano Nacho de Paz pertenece más a la música contemporánea que a la que presentó en su debut sevillano. No obstante dejó una impronta muy personal en sus visiones del clasicismo, romanticismo y nacionalismo, en un concierto que se destacó también por la numerosa participación de solistas integrantes de la propia plantilla en unos cometidos harto complicados en lo técnico, saldándose con resultados excelentes.

Rossini flotó a lo largo de la primera parte, en páginas originalmente concebidas para conjuntos de cámara y posteriormente infladas por sus propios artífices para formato de concierto a gran orquesta. La pieza que Jules Dessermann y Felix Berthélemy escribieron a partir de los pasajes más célebres de Guillermo Tell, derrocha amabilidad y encanto, que Ronda a la flauta y Monteagudo al oboe convirtieron en un dechado de alegría y aparente espontaneidad, mientras de Paz y la numerosa orquesta arroparon con aires ensoñadores. El primero de los dos Konzertstück que Mendelssohn compuso para clarinete, corno di bassetto y piano, más tarde reconvertido en dos clarinetes y orquesta, evidencia la admiración que el joven músico profesaba a Rossini, especialmente en el andante y en el ágil presto final. Szymyslik e Infante demostraron aquí un altísimo nivel interpretativo, con agilidades al máximo nivel y ornamentaciones al alcance sólo de los más talentosos. Hay que tener en cuenta que estas páginas, aunque discretas, se concibieron para lucimiento de las habilidades de sus virtuosos dedicatarios. Bottesini compuso sus tres dúos para contrabajos en la misma época que una Fantasía sobre temas de Rossini. En el primero de estos dúos Ciorata al contrabajo extrajo frases imposibles en un instrumento como éste, y Dmitrenco al violín (según arreglo de Camillo Sivori) exhibió buen gusto y capacidad de seducción. Un ragtime de Scott Joplin revalidó el talento de los dos intérpretes.

Tras un acompañamiento orquestal depurado y mimoso, en la segunda parte de Paz ofreció unas Danzas del ballet Estancia de Ginastera dramáticas, vigorosas, sensuales y misteriosas. Los solistas de la ROSS, junto a unos espléndidos metales, volvieron a demostrar su talento en las piezas de Piazzolla, con unos excelentes Sarah Roper al oboe y Vicent Morelló a la flauta. La solemnidad de Tangazo, el poder evocador y la emoción nostálgica de Oblivion, y el carácter festivo (y festivalero) de la versión ofrecida de Libertango, redondearon una noche mágica y llena de sensaciones. Ahora queda disfrutar, esperamos que pronto, a este sensacional director en el repertorio que mejor domina.


FICHA

ROSS ****

7º concierto de la 26ª temporada de abono de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Vladimir Dmitrenco, violín. Juan Ronda Molina, flauta. José Manuel González Monteagudo, oboe. Miguel Dominguín Infante y Piotr Szymyslik, clarinetes. Lucian Ciorata, contrabajo. Nacho de Paz, director. Programa: Dúo brillante sobre temas de Guillermo Tell, de Dessermann y Berthélemy; Konzertstück nº 1, de Mendelssohn; Gran dúo concertante, de Bottesini; Danzas del ballet “Estancia”, de Ginastera; Tangazo, Oblivion y Libertango, de Piazzolla. Teatro de la Maestranza, jueves 23 de marzo de 2017


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016