Menú

Israel Galván y Niño de Elche de la tradición a la vanguardia

Israel Galván y Niño de Elche presentan este fin de semana en el Teatro Central ‘Mellizo doble’, que aúna el legado tradicional del cante con las vanguardias (****)

26 feb 2022 / 19:36 h - Actualizado: 26 feb 2022 / 20:20 h.
"Danza","Teatro Central"
  •  Israel Galván y Niño de Elche de la tradición a la vanguardia

Una propuesta de danza y cante que aúna el legado tradicional del flamenco con las vanguardias artísticas del siglo pasado. Es lo que nos proponen Israel Galván y Niño de Elche con esta propuesta, un espectáculo sobrio en cuanto a la puesta en escena, aunque con destellos de genialidad en cuanto al tratamiento del cante y el baile.

A estas alturas, todos los aficionados al flamenco conocen el baile de Israel Galván, que más construir deconstruye la figura, recreando imágenes grotescas, por momentos cargadas de sorna, que contrastan con la velocidad y el virtuosismo de sus taconeo, sacando sonidos imposibles de una plancha metálica o un puñado de arena, sin perder un ápice de compás. Y para ello no necesita el apoyo de las palmas o cualquier otro elemento de percusión. Israel Galván tiene el flamenco dentro, está como poseído por él y busca liberarse con su baile, que en algunos momentos es desgarro y rebeldía y en otros complacencia y sorna.

Por su parte, Niño de Elche busca trascender el legado tradicional del flamenco hundiéndose en sus raíces para luego imprimirle un tratamiento vanguardista que remite al dadísmo. Al igual que Israel demuestra un amplio dominio del compás y en esta ocasión ha llevado a cabo todo un trabajo de investigación de cantes antiguos, como ‘El Pregón del frutero’ que cantaba Marchena.

Cabe resaltar la carga dramática que imprime el cantaor al poema de Eugenio Noel ‘Cuando Pastora levanta los brazos’, que abre el espectáculo por todo lo alto. Un despliegue de dramatismo contrasta con el baile de Israel, preñado de provocación y desplante. Otra escena impactante es la de la seguiriya, que en complicidad con una radical iluminación, vuelca su solemnidad y su desgarro en el cante y en el sonido que se desprenden del baile de Israel Galván sobre la arena, que permanece a oscuras hasta casi el final del cante. Se trata de un número tan arriesgado como potente, aunque tal vez por el exceso de oscuridad, o por el tratamiento entrecortado del cante, no llega a conmocionarnos del todo. Y lo mismo le ocurre a las farrucas o las bulerías, con las que Niño de Elche homenajea el baile de La Malena.

De esta manera, aunque en este espectáculo el cante se sitúa en el mismo plano que el baile, a fuerza de juegos vocales y de entrecortar las letras, se queda en un mero ejercicio de transgresión y las emociones se quedan a mitad de camino.

La ficha

Obra: Mellizo doble
Lugar: Teatro Central, 25 de febrero
Concepción y codirección artística: Israel Galván y Niño de Elche
Coreografía y danza: Israel Galván
Música y cante: Niño de Elche
Calificación: 4 estrellas


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos