Menú

Juan Domínguez: el expresionista nato

Ayer se clausuró la exposición de unos de los pintores más secretos de Sevilla.

19 may 2022 / 11:43 h - Actualizado: 19 may 2022 / 11:46 h.
"Arte","Pintura","Espacio","El tiempo","Temporales","Exposiciones","Sexo"
  • Juan Domínguez: el expresionista nato

Se clausura –porque este es el ritmo de las exposiciones temporales- la muestra que ha tenido lugar en PHTalo & Arts de Sevilla, formada por una serie de obras de uno de los autores más singulares de la pintura contemporánea (y no pongo apellidos de española, sevillana, alemana, inglesa, norteamericana,...), porque de todas esas escuelas ha recogido o captado algo.

Juan Domínguez: el expresionista nato

Retrato.

Se trata de Juan Domínguez, un pintor excéntrico, raro, oculto y por ello debería ser –y de hecho ya lo es para todo aquel que le conoce, algo así como un autor secreto, de culto, que sólo se conoce por una serie de iniciados que son o parecen ser los que él quiere. Un pintor-pintor al que hay que seguir por tanto por canales alternativos, visitando su estudio, consultando lo que hace por otras vías como internet, o a través de amigos de amigos dentro del estrecho círculo donde se mueve, porque lo que suele hacer JUAN DOMÍNGUEZ, no es otra cosa que pasarse horas y horas en su estudio de Castilleja de la Cuesta, pintando, repasando, estudiando, repintando o retocando una y otra vez con nuevas capas, veladuras y pinceladas, como si cada obra fuese infinita y el Arte, fuese un sinónimo de eternidad y no se acabara nunca.

Juan Domínguez: el expresionista nato

Por eso sus obras se detienen en el tiempo para prolongarse indefinidamente. No se acaban en los límites del cuadro, sino dejan una estela que las sobrepasa en el recuerdo mental que extiende ilimitadamente las figuras, nos persiguen estas en una especie de angustia por querer liberar precisamente del espacio físico donde las representó –y se representó- con formas acurrucadas, agachadas, de oie, sentadas, de espaldas, destacando una parte del cuerpo como el vientre, los pechos, la espalda, en posiciones fetales o con sexo explícito.

Juan Domínguez: el expresionista nato

Él no lo pone nada fácil al vivir prácticamente como un ermitaño, alejado de lo que se cuece en una ciudad donde habitan tantos pavos reales. Al contrario, él se aleja del “mundanal bullicio” puede porque sea la timidez personificada producida o inducida por su sinceridad total.

Juan Domínguez: el expresionista nato

Autorretrato del pintor Juan Domínguez.

Sus desnudos –no podían representarse de otra manera los cuerpos que plasma- son la muestra evidente de ello porque no son físicos, sino retratos del alma, estados de ánimo de su personalidad y en donde muestra algunas veces y si acaso la del retratado, porque es él les dicta la postura en la que deben colocarse, la luz que proyecta sobre ellos, los parcos objetos que le acompañarán en los lienzos tanto en los grandes óleos, como en los medianos formatos de sus pasteles grasos, en la combinación de ambas técnicas en donde no se ve la maestría del dibujo, pero está ahí, latiendo bajo su cromatismo oscuro con leves toques de luz, tan peculiar, tan suyo, tan subyugante, tan expresionista y expresivo.

Juan Domínguez: el expresionista nato

Pero lo más curioso es que Juan Domínguez y ¡¿quién lo diría viendo su extraordinaria técnica y factura ejecutiva?!, es un autodidacta, que se formó como asistente libre en Bellas Artes, pero sobre todo viendo, mirando, ensayando,...a partir de los grandes maestros del pasado, en esto de la pincelada –suelta y amarrada- porque de las dos se vale. Tampoco quiero dar nombres que están en la memoria de cada uno y porque él, es él, ha llegado a ser él con una disciplina tan aparentemente espartana como parece que es él mismo.

Y es esto: la técnica, la dicción del color, la mano ya savia al aplicar la pincelada y por encima de todo, el toque expresionista que lo define, es lo que hace que seduzca esta obra tan rara como él, con una destreza que ha ido adquiriendo

Juan Domínguez: el expresionista nato

Todos son retratos reales, para nada idealizados, sino en cualquier caso intensificando las arrugas del paso de la edad, las características anatómicas de personas reales. Es cierto que también ha trabajado y bastante el paisaje, marino y terrestre. Pero eso lo dejamos para otro momento, para su próxima expo que esperemos sea pronto, aunque esta obra se “cuece” a fuego lento.

Juan Domínguez: el expresionista nato

Chapeau, Juan, y desde esta Expo que con tan buen criterio has celebrado en la galería de Ita Vázquez, Francisco Cabello de Alba y Miguel Rodríguez Núñez, hasta donde quiera llevarte tu destino, que no será otro que el de tu voluntad y la suerte.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos