sábado, 14 diciembre 2019
12:51
, última actualización
Festival de Cine Europeo 2018

La persona y el artista por encima de las normas

Crítica de la película ‘The Happy Prince’, dirigida y protagonizada por Rupert Everett, con Colin Firth en el reparto (***)

13 nov 2018 / 08:48 h - Actualizado: 13 nov 2018 / 08:54 h.
  • Imagen promocional de la película. / El Correo
    Imagen promocional de la película. / El Correo

El escritor irlandés Oscar Wilde está considerado como uno de los mayores autores teatrales del siglo XIX; sus obras más reconocidas, El abanico de Lady Windermere, Un marido ideal o La importancia de llamarse Ernesto se siguen representando a día de hoy con gran éxito en teatros de todo el mundo. También destacó como poeta, ensayista, y como escritor de cuentos y novelas. De estas dos últimas facetas destacan obras como El fantasma de Canterville, El príncipe feliz o El retrato de Dorian Gray, esta última, una de las más representativas, ha sido llevada al cine en numerosas ocasiones.

Reconocido en su época por su trabajo y por su caústica e incisiva incontinencia verbal, tras los estrenos se paseaba por salones, teatros y tugurios desafiando normas y azuzando y divirtiendo con su humor a la intransigente sociedad victoriana. Pero en la cresta de su éxito cae en desgracia al ser acusado de sodomía. De poco o de nada le sirvió a Wilde el prestigio y su consideración de eminencia porque por semejantes actos fue acusado de indecencia moral grave. Ello le supuso una condena de dos años de cárcel y la realización de trabajos forzados. Su ascenso, éxito y posterior caída a los infiernos fue llevada al cine dos veces en el año 1960, la primera fue Wilde, realizada por Gregory Ratoff y la segunda, The trials of Oscar Wilde que tuvo como protagonista a Peter Finch y fue dirigida por Ken Hughes. Más tarde ya en 1997 y con el protagonismo de Stephen Fry y la dirección de Brian Gilbert se vuelve a rescatar para el cine su tumultuosa vida.

Cinematográficamente hablando conocemos sus logros, sus intimidades de alcoba por lo que fue reprobado, el juicio al que fue sometido, la condena y los dos penosos años que pasó en la cárcel. Nada de sus últimos tres años de vida.

The Happy Prince narra estos últimos años de vida y lo hace retomando el título de uno de los famosos cuentos del genio irlandés. Cuando sale de la cárcel se traslada a la ciudad francesa de Rouen acompañado de su fiel amigo lord Alfred Douglas. Allí toma conciencia del escarnio público al que ha sido sometido, de su ruina económica y de la imposibilidad de estabilizar su vida. Lo pretende con su estancias en Nápoles o en París, en los intentos de reconciliación con su pareja o con sus hijos, pero ya es tarde, el estigma y las miserias del pasado pesan demasiado y sumido en la indigencia, terriblemente débil, la enfermedad termina con él.

Bien narrada, posee una esmerada puesta en escena y una excelente labor interpretativa en la que destacan Rupertt Everet, Edwin Thomas o Colin Firth. Es pues un relato juicioso y entretenido que engrandece y humaniza a un gran artista. The Happy Price termina siendo el epílogo que cierra la estimulante y transgresora vida de un gran hombre, la denuncia de la maldad de unas normas que condenaron a la persona y maltrataron al creador.

La ficha

The Happy Prince ***

Alemania, Bélgica, Italia, Reino Unido 2018 104 min.

Dirección Rupert Everett Intérpretes Rupert Everett, Colin Firth, Colin Morgan, Edwin Thomas, Emily Watson, Tom Wilkinson.

Drama. Special Screenings


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016