Menú
Bienal de Flamenco

La Yerbabuena rayando lo sublime

Eva la Yerbabuena abrió ayer la programación teatral de la Bienal con un espectáculo desnudo de ornamento que raya lo sublime (****)

11 sep 2022 / 15:01 h - Actualizado: 11 sep 2022 / 15:31 h.
"Flamenco","Bienal de Flamenco"
  • La Yerbabuena rayando lo sublime

Tras recibir el pasado jueves 8 el Giraldillo Internacional de Flamenco, ‘Ciudad de Sevilla’, Eva La Yerbabuena inauguró ayer la programación teatral de la vigésimo segunda edición de la Bienal con un espectáculo desnudo de ornamentos, aunque repleto de momentos sublimes que dieron buena cuenta de su magisterio.

Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola recibe al público sentado en una silla, al fondo del escenario, con una mirada abierta y un estatismo casi desafiante. Una vez apagadas las luces, Eva nos brinda con un prólogo cargado de teatralidad que apunta a un discurso intimista e introspectivo, hasta que su partenaire la viste con una suerte de traje negro de volantes a medio terminar (está abierto y sujeto con un lazo por detrás) y a partir de ahí ella se entrega a la búsqueda de la verdad del flamenco con un baile por solea repleto de subidas imposibles y remates desafiantes. Un torrente de poderío y dominio que nos brindó un sinfín de figuras e imágenes sublimes que nos dejaron sin aliento.

Parecía difícil seguir subiendo a partir de ahí, tal vez por ello Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola se adueña del micrófono y la obra vuelve a entregarse a un discurso teatral con una serie de preguntas retóricas, cargadas de ironía, que Juan, micrófono en mano, dirige a la bailaora. Esa escena cambia el negro por el blanco con una especie de túnica primitiva. Juan Kruz se la enfunda y le suelta el pelo, pero cuando intenta peinarla ella le quita el cepillo y se pasea por el patio de butacas hasta encontrar a Merche Esmeralda, a quien lleva de la mano al escenario para, una vez, allí, pedirle que la peine. Se trata, sin duda, de un hermoso símbolo con el que tributa un sentido homenaje a sus referentes.

A partir de ahí toda la obra se llena de símbolos que ahondan en una mirada al flamenco como un arte misceláneo en continuo movimiento. Como el número de la nana, que Eva baila junto a Juan con una bombilla dentro de la túnica, a la altura del pecho, o la pieza con aires sefardí que Pilar Amalé interpreta cantando y tocando la viola de gamba, o la bata de cola roja que Eva se enfunda solo de cintura para abajo para entregarse al desenfreno de los tangos, o la seguiriya final, con la que la genial bailaora se dirige al corazón del flamenco desnuda de ornamentos, con Juan siguiéndola por el escenario con un espejo, buscando el efecto de refracción del que parte el concepto de la obra, esto es, encontrar la propia identidad teniendo contrastando la mirada interior con la mirada del otro. Lástima que ese efecto impidiera que la seguiriya alcanzara su cenit.

Cabe destacar el hermoso contraste que supone el repertorio tradicional de las letras los cantes, con los que tanto Miguel Ortega como Alfredo Tejada y Antonio Gómez ‘El Turry` rayaron la excelencia, al igual que Paco Jarana a la guitarra y Dani Suárez y José Manuel Oruco a la percusión. Este último nos brindó también una pincelada de baile que nos supo a poco.

No es un espectáculo redondo. En principio se iba a hacer en el espacio de la antigua Fábrica de Artillería, cuyas características y dimensiones son muy distintas a las de un escenario teatral. Tal vez por ello la obra abusa un tanto de los silencios y los tiempos muertos y termina con un final un tanto descafeinado.

La ficha

Obra: Re-frac-ción (desde mis ojos)
Lugar: Teatro de la Maestranza, 10 de septiembre
Compañía: Eva La Yerbabuena
Coproducción: Eva Yerbabuena Cía. en coproducción con Théâtre de Nîmes, Scène Conventionnée d’intérêt national – art et création - Danse Contemporaine, Teatros del Canal, Bienal de Sevilla y CCN Malandain Ballet Biarritz/ Festival le Temps d'aimer la danse.
Composición y creación musical: Paco Jarana
Dirección musical: Paco Jarana y Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola
Dirección escénica, concepto y diseño de escenografía: Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola
Coreografía de la nana: Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola
Diseño de iluminación: Fernando Martín y Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola
Vídeo, imágenes, film: Greg Blakey
Intérpretes: Eva la Yerbabuena y Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola (baile), Paco Jarana (gitarra), Pilar Amalé (viola de gamba), Miguel Ortega, Alfredo Tejada y Antonio Gómez ‘El Turry`(cante), José Manuel Oruco (baile y percusión) y Dani Suárez (percusión).
Calificación: 4 estrellas


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos