Menú
miércoles, 07 diciembre 2022

Laura García Prior o el gusto por aprovechar todo lo que nos rodea

Entrevista a Laura García Prior

18 nov 2022 / 07:50 h - Actualizado: 17 nov 2022 / 20:06 h.
"Artes plásticas"
  • Laura García Prior. / Fotografía cortesia de la Sra. García Prior
    Laura García Prior. / Fotografía cortesia de la Sra. García Prior

Lo artesano gusta, está muy de moda. Cualquier producto hecho con cuidado, con el mimo suficiente como para hacerlo especial, se cotiza al alza y suele ser un regalo que gusta mucho o un adorno que imprime carácter a la casa o un objeto inolvidable o que hace imposible olvidar. Lo artesano se hace importante y no son muchos los que son capaces de hacer un buen trabajo manual.

Laura García Prior dedica mucho tiempo a las manualidades, a crear objetos desde su creatividad. Vive en Málaga. Dice de sí misma que es una apasionada de las manualidades, del cartonaje y del scrapbooking. Supone que su carga creativa como artista le viene heredada de su tío pintor. Siendo niña ya hizo un Belén de plastilina que expusieron en el colegio; en BUP hizo, en la asignatura de hogar (antes los niños hacían tecnología y las niñas hogar), una casita en miniatura (en alzado) que también expusieron en el centro educativo.

‘Hago manualidades desde pequeña porque me gustan mucho estas cosas. Me evado mucho cuando las hago y, por cierto, lo hago por hobby, es puro ocio. Pero, además, tengo la suerte de que la gente me compra cosas. No tengo ni página web ni nada de eso, las cosas funcionan gracias al boca en boca. Gustan las cosas que hago y poco más’.

Laura García Prior o el gusto por aprovechar todo lo que nos rodea

Aunque parezca mentira, todavía hoy se pueden encontrar personas que no necesitan de la Internet de forma esencial.

‘No tengo web porque en el momento de iniciar todo esto de las manualidades mi hijo el pequeño era muy pequeño; yo no tenía disponible el tiempo que es necesario para dedicarse al 100 por cien a cualquier actividad de esta índole. Además, existe una enorme competencia en el mercado y eso hay que saber y poder gestionarlo. Si comenzaba con la web me iba a faltar tiempo y decidí reducirlo todo a un tamaño manejable. Internet te ayuda a sacar la creatividad que tienes dentro. No consiste en copiar sino en fijar la atención y convertir ideas en propias, en utilizarlas como principio para crear algo nuevo. Nada más que eso’.

Pues cada producto artesanal cuesta un dinero importante si lo comparamos con lo fabricado de forma industrial. Tal vez hubiera merecido la pena...

‘Las manualidades tienen fama de venderse muy caras, pero es que el proceso que hay detrás de cada artículo acabado es muy extenso y el precio del material que se utiliza, si se quieren hacer las cosas bien, es muy elevado. Cualquier cosa que, a primera vista, parece muy sencilla, te puede llevar tres o cuatro días de trabajo. Algunos proyectos necesitan meses para ser acabados. Y con los niños tan pequeños casi nada merece la pena porque no das de sí lo suficiente para hacerlo’.

Laura García Prior o el gusto por aprovechar todo lo que nos rodea

¿Su trabajo es completamente artesanal?

‘Totalmente. Desde crear una moldura de pasta a utilizar una servilleta de papel para decorar un plato o una bandeja, todo es artesanal. Yo me especialicé (durante la pandemia) en las cajas. Siempre me gustaron mucho y disfruto personalizándolas con esos miles de distintos papeles que se pueden encontrar en el mercado. Me gusta trabajar con el cartón contracolado (que consigo en las administraciones de lotería ya que reciben los décimos con ese cartón protector; pregunto si van a tirar lo que tienen y lo reciclo; también se puede comprar, claro), un material que es duro y se puede trabajar muy bien. Esa es mi terapia más importante y se lo recomiendo a todo el mundo. Así, durante el confinamiento, enseñé a través de mis redes sociales lo que hacía y me encargaron un par de cosas. Así empezó todo’.

¿Qué se debe tener en casa para empezar con las manualidades?

‘Con un cutter, una tabla de corte, unos papeles y unas pinturas se puede empezar a trabajar. No es necesaria una inversión importante. Otra cosa es que quieras dedicarte al scrapbooking porque eso ya es otra cosa; para hacer scrapbooking hay que comprar cartón, la decoración de los libros, telas... Y los materiales, a veces, son caros. Tengo mi pequeño taller en casa y lo lleno a base de lo que compro, de lo que me regalan y de lo que encuentro para reciclar’.

Laura García Prior o el gusto por aprovechar todo lo que nos rodea

¿Se puede vivir de las manualidades?

‘Si tienes un negocio en el que vendas los productos e impartas clases, es posible. De cualquier otra forma, es muy complicado’.

¿Parece que son las mujeres las que están más interesadas en las manualidades?

‘Somos mayoría, pero también hay muchos hombres que las hacen y las hacen muy bien. No los conozco personalmente aunque los sigo en Youtube . Pero como siempre, el tabú igualdad existe en ambos sexos y siempre se ha conocido más esta profesión por las mujeres’.

¿Se podría decir que las manualidades hacen que la forma de mirar el entorno cambia, que es una forma de entender las cosas?

‘Cuando viajo al extranjero, siempre visitó tiendas de manualidades para coger ideas. En Países donde hace mucho frío son más dados a hacer manualidades por el clima y a fabricar regalos; en EEUU y Europa del Norte tienen costumbre de hacer las tarjetas de Navidad que por cierto son preciosas. Es más fácil comprarlas pero la satisfacción de hacer cualquier cosa por ti mismo es una maravilla. En el momento de crear tienes la mente activa, las manos en movimiento (es muy importante tener las manos activas porque, de alguna manera, afecta a la salud) y la creatividad va apareciendo a medida que avanzas en asuntos técnicos y en experiencia’.

Soy un manazas ¿puedo dedicarme a las manualidades?

‘Nadie puede decir que es un manazas y que no puede hacer manualidades sin haberlo intentado. Si uno no se pone no puede saber si será capaz o no. Es lo mismo que pensar que solo se puede usar para trabajar lo comprado o lo que está nuevo. Todo se puede reciclar, sea lo que sea se puede utilizar para hacer manualidades. Por ejemplo, las cápsulas del café se pueden convertir en un broche. Por ejemplo, un pallet de obra se puede convertir en un mueble (eso es bricolaje, pero sirve de muestra). Por ejemplo, una caja de fresas puede llegar a ser una mesita para el baño’.

Ya lo sabe, cualquiera puede hacerlo. Disfruten.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos