jueves, 05 agosto 2021
18:03
, última actualización

«Muchas veces, viendo una película, digo: ¡Ah, es verdad! Si yo salía aquí»

Nuria Mediavilla es actriz de doblaje, y la voz en español de Kate Winslet, Angelina Jolie o Uma Thurman

Julio Mármol julmarand /
12 jun 2021 / 04:00 h - Actualizado: 12 jun 2021 / 04:00 h.
"Cine","Titanic","Entrevista"
  • Nuria Mediavilla.
    Nuria Mediavilla.

Cuenta Cabrera Infante en Cine o sardinas la historia de un amigo, fanático de Bogart, que se pasaba los días buscando gabardinas en las sastrerías de Madrid, y entornaba enigmática y turbulentamente los ojos ante todas las mujeres que le pedían un cigarro. Su idolatría acabó, sin embargo, en cuanto vio una película de Bogie en versión original. La voz nasal y gangosa del protagonista de Casablanca no tenía nada que ver con las de su icono, que era grave y masculina. Descubrió que a quien en realidad admiraba era al Bogart cañí, o sea, a Rafael Navarro, José Luis Sansalvador y compañía (Bogart tuvo tantos dobladores como imitadores). Pocas veces nuestra voz es sólo nuestra. Por eso, si esta entrevista pudiera escucharse, no se oiría únicamente la voz de Nuria Mediavilla, sino también la de Angelina Jolie, la de Kate Winslet, la de Uma Thurman o la de Winona Ryder. En cambio, quien habla es Nuria.

Actriz de voz, de doblaje, dobladora o actriz a secas. ¿Qué término prefiere?

Actriz de doblaje.

¿Ha notado una evolución en el sector del doblaje desde que comenzó a trabajar?

Una muy grande, porque yo empecé a trabajar con 7 años y tengo 55, así que he visto básicamente de todo. Se ha producido una evolución enorme.

¿Para bien, para mal o para ambas?

Para todo un poco. Técnicamente, se ha evolucionado para bien en algunas cosas, aunque también es cierto que el desarrollo de la técnica ha influido en que la cuestión artística no sea tan fluida. Se gana en unas cosas pero se pierde en otras. La evolución más fuerte que veo, sobre todo en estos tiempos, es que poco a poco se ha ido perdiendo el tiempo que tenemos en la sala. Se ha ido yendo cada vez más deprisa, con lo cual la cantidad de trabajo que antes hacías en una mañana se ha duplicado o triplicado. Eso implica que no tenemos tiempo para realizar nuestro trabajo como debería ser, lo que conlleva el que hoy en día haya un doblaje mucho más mecanizado, más industrial, y menos artesanal.

¿Es difícil ponerse en la piel de un personaje desde la sala de doblaje?

No, porque esa es nuestra técnica y es lo que aprendemos a hacer. Nuestra técnica consiste en poder entender o comprender qué pautas ha seguido el actor original para desenvolver el papel que está haciendo, y nosotros nos colocamos en ese lugar.

¿Le ha costado dejar atrás a algún personaje en particular? Alguno que la haya seguido al exterior de la sala de doblaje, y del que no ha podido desprenderse durante unos minutos.

Hasta que aprendí a poner límites, me llevaba a todos los personajes a mi casa. Por eso, yo siempre digo que en el doblaje es tan importante saber entrar como saber salir.

Ha hecho tanto papeles trágicos como cómicos así que ¿qué es más fácil? ¿Reír o llorar?

La verdad es que por igual. La dificultad radica en llorar o reír de una manera determinada.

¿Doblar a una gran actriz como Kate Winslet o Uma Thurman es un reto añadido?

Al contrario, es mucho más fácil porque ellas te guían. Nuestro trabajo consiste en entender lo que han hecho ellas, y si ellas lo tienen claro y están seguras de lo que han hecho, para nosotros es mucho más fácil seguirlo.

¿Qué lleva a que te seleccionen para doblar a una determinada actriz?

En mi caso [Uma Thurman, Angelina Jolie o Kate Winslet], se debe a que yo empecé a doblar a estas actrices. Nadie te adjudica nada. Normalmente, solemos doblar a unas actrices o actores determinados.

¿Entran en juego la forma de interpretar o el parecido de la voz?

Entra el juego el criterio del director de doblaje y el de la distribuidora. Ellos deciden qué actor o actriz de doblaje puede gestionar mejor un papel.

¿Algún papel en particular en su filmografía?

Me quedo con muchos: Maléfica, Kill Bill, Titanic...

¿Le ha pasado alguna vez que, viendo la televisión, se ha sorprendido de repente al escucharse en un capítulo o en una película en la que no recordaba haber trabajado?

Muchísimas veces. Yo llevo muchos años trabajando, así que no recuerdo todo lo que he hecho. Titanic lo recuerdas, pero porque grandes producciones como esa son una pequeña parte en la profesión de un actor de doblaje. Después, hay muchas apariciones puntuales en capítulos o en películas poco conocidas, con lo que se quedan en un recodo de la memoria y se olvidan. Me ha pasado muchas veces el estar viendo una película y decir: ¡Ah, sí, es verdad! Yo salía aquí.

¿Cómo por ejemplo?

Ay, no lo sé [se ríe] Lo mismo que no lo recordaba en su momento, vuelvo a olvidarlo inmediatamente después.

Cuando la reconocen, ¿le suelen pedir que repita alguna frase en concreto?

No me suelen reconocer, pero sí es cierto que la gente lo pide. Lo que ocurre es que yo soy bastante especial en eso, y no me gusta entrar ahí porque no soy imitadora y no me dedico a recrear frases. Estoy puesta al servicio de una actriz, que es quien hizo y a quien le pertenece la película, así que personalmente no me gusta hacerlo.

¿Cree que se valora el doblaje en España?

No lo sé. Dicen que no está muy bien visto. Yo creo que la gente no sabe muy bien qué es el doblaje y en qué consiste hacerlo bien o mal. Cuando hablamos del valor del doblaje, suele aludirse a la cuestión “versión original vs doblaje”, y yo creo que esa es otra batalla. Pienso que las películas deberían estrenarse en todos los idiomas posibles para que la gente las pueda entender. Para mí, lo esencial es abordar el doblaje según esté bien o mal realizado. ¿Qué es un doblaje bien hecho? Aquel que es lo más fiel posible a la versión original, y eso es lo que la gente no valora porque ni siquiera lo tiene en cuenta. Consumir cine que ha sido correctamente doblado no es traicionar al actor ni al producto original.

La interpretación de Kate Winslet en Mare of Easttown ha sido muy celebrada. Entendiendo que muchos de los que la hemos aplaudido hemos visto la serie doblada, ¿siente que una parte de esos halagos van a parar a usted?

No es que vayan a parar a mí, porque yo no tengo nada que ver en esto. Pero es lo que decía antes, cosas así permiten apreciar la diferencia entre un buen y un mal doblaje. Si la gente ve a Kate Winslet y disfruta de su interpretación es que he podido ser lo suficientemente neutra, transmitiendo su actuación sin quitarle ni añadirle nada.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla